La libra está condenada si Boris Johnson es primer ministro, dicen los expertos

May dimite este viernes y el partido conservador inicia el proceso para elegir sucesor

Virginia Mora
Bolsamania | 07 jun, 2019 06:00 - Actualizado: 14:34
boris johnson brexit reino unido

Theresa May dice adiós. Tal y como anunció hace dos semanas, este viernes dimite al haber sido incapaz de sacar adelante el Brexit en el plazo previsto, y deja paso a un nuevo líder en el partido conservador que será el encargado de llevar a buen puerto el divorcio de Reino Unido con la Unión Europea. El que tiene más papeletas para hacerse con el cargo es Boris Johnson, aunque los expertos alertan de que si gana la libra está condenada.

"La libra, ya débil, caerá más si Boris Johnson es primer ministro". Así de contundente es Nigel Green, CEO de la firma de asesoramiento financiero deVere Group. En un informe señala que la divisa británica sufrirá "otra hemorragia nasal" si el exalcalde de Londres gana la carrera por la sucesión de Theresa May, a la que ya se han presentado once candidatos. Hoy por hoy es el mejor posicionado en la contienda, lo que podría llevar al 'cable' a terreno inhóspito.

Según este experto, "una mayor presión a la baja afectaría a la libra esterlina en este escenario debido a la mayor probabilidad de que el Reino Unido se vea inmerso en un Brexit sin acuerdo". Johnson es férreo defensor de la salida sin acuerdo, una línea que ha explotado aún más tras la victoria del Partido del Brexit que lidera Niguel Farage en las pasadas elecciones europeas. Muchos analistas señalan que el partido conservador podría optar por Johnson como revulsivo, para evitar la pérdida de apoyo entre los electores, aunque otros como Green creen que podría ser una mala elección, y no solo para la moneda.

"Brexit aparte, una victoria de Johnson aumentaría la volatilidad de la libra esterlina. Es conocido por su estilo errático y tiene una larga historia de errores y controversias. Si logra el puesto más alto de Reino Unido, sus comentarios sin guión pueden provocar movimientos bruscos en la divisa", mantiene el responsable de deVere Group. El problema es que la libra ha sufrido duros golpes en los últimos tres años, desde que los británicos votaron a favor del divorcio con la UE, y la pérdida de valor frente a otras monedas ha contribuido a "reducir el poder adquisitivo de la población y el nivel de vida".

Como dicen desde deVere Group, "una libra más débil significa que las importaciones son más costosas y que el aumento de los precios repercute en los consumidores". Y aunque la caída de la moneda es buena para las exportaciones británicas, lo cierto es que la mitad de las mismas dependen de componentes importados. Además recuerda Green, la debilidad de la libra es también una "mala noticia" para los turistas británicos, que deben pagar más por viajar al extranjero.

Aunque el gran damnificado si gana Johnson y la libra cae sería el sector de los servicios financieros, que es uno de los más grandes e importantes de Reino Unido (representa un 6,5% del PIB británico). "Sufrirá un duro golpe porque se erige sobre la inversión extranjera, que pone toda su fe en una libra fuerte", dice este experto. "La debilidad de la libra se ha convertido en la 'nueva normalidad' desde el referéndum. Pero si Boris Johnson atraviesa la puerta negra del 10 de Downing Street como primer ministro se puede esperar que la caiga aún más", concluye Green.

¿CÓMO ELEGIRÁN LOS 'TORIES' A SU NUEVO LÍDER?

Según lo previsto, los conservadores elegirán a su nuevo líder, que se convertirá además en primer ministro, a finales de julio. La contienda promete ser dura, ya que hay once candidatos en liza que se presentan para suceder a May. Lo que preocupa al mercado es que el elegido busque una ruptura limpia con la UE, por lo que el temor a un Brexit duro se ha incrementado desde que la 'premier' anunció su marcha.

El proceso será supervisado por un organismo del partido conservador, el Comité 1922, que se encargará de velar por que todos los candidatos cumplan los requisitos (deben estar respaldados por al menos ocho legisladores 'tories'). El plazo para recibir las candidaturas se abrirá y cerrará el mismo día, el 10 de junio, y unos días después comenzarán las votaciones para ir reduciendo la lista hasta que solo queden dos candidatos, que tendrán un mes para convencer a sus compañeros. Y es que el partido conservador ha dicho que quiere tener cerrada la sucesión para el 22 de julio.

Hasta que haya nuevo líder, Theresa May seguirá al frente del partido y del Gobierno británico.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión