boris-johnson-dement-avoir-menti-a-la-reine

Escocia no está nada contenta con el acuerdo del Brexit que ha logrado cerrar Boris Johnson con la Unión Europea. De hecho, el diputado del Partido Nacional Escocés (SPN por sus siglas en inglés), Drew Hendry, cree que los términos del mismo son "imposibles" para el territorio. "No hay un buen Brexit para Escocia", ha remarcado, diciendo que el documento presentado por el primer ministro es "terrible".

Hendry se ha despachado a gusto contra el acuerdo de Johnson, que este martes se enfrenta a un importante examen en el Parlamento británico. El disgusto de Escocia con el mismo es tal que ya se enarbola la bandera de un nuevo referéndum sobre la independencia. Y es que el SPN cree que dejar la UE afectará duramente a Escocia, por lo que ahora sus ciudadanos quieren otra oportunidad para elegir si deben dejar de formar parte de Reino Unido o quedarse como están, recoge CNBC.

En opinión de este diputado, el trato firmado por Johnson con Bruselas es "terrible" y es un acuerdo "injusto". Hendry que "golpeará a las comunidades" y que "es probable que cause un daño aún mayor una vez que salgamos de la UE". Por eso ha calificado de "imposibles" los términos del acuerdo para Escocia.

Aunque la situación podría ser peor, porque si el acuerdo no logra el respaldo de Westminster y al final hay un Brexit sin acuerdo, eso provocaría la pérdida de 100.000 puestos de trabajo en Escocia, ya que los análisis sugieren que los ciudadanos podrían perder hasta 1.600 libras en ingresos al año, ha dicho Hendry.

La votación de este martes en el Parlamento permitirá a Johnson saber si tiene alguna posibilidad de asegurar su acuerdo del Brexit, y si puede llevarlo a cabo antes de la fecha límite del 31 de octubre. Los legisladores británicos decidirán si permiten que el proyecto de ley sobre la salida de Reino Unido de la UE salga adelante y, si es así, el primer ministro tendrá hasta el jueves para asegurarse los apoyos necesarios en la Cámara de los Comunes, antes de que llegue a la de los Lores.

Aunque no será fácil, porque el acuerdo de retirada de Johnson ha sido recibido con una fuerte oposición por parte de los legisladores británicos, muchos de los cuales han asegurado que era peor que el forjado por su predecesora en Downing Street, Theresa May.

¿SEGUNDO REFERÉNDUM EN ESCOCIA?

La semana pasada el Partido Nacional Escocés, el más grande de la región, pidió una extensión de tres meses del Brexit para tener tiempo de que se celebrasen unas nuevas elecciones generales. Además, la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, criticó el acuerdo de Johnson al entender que conduciría a un Brexit "mucho más duro" en comparación con los acuerdos anteriores.

Hendry ha recordado que un 62% de la población escocesa votó en contra de abandonar la UE y ahora buscan otra oportunidad para decidir di quieren o no ser independientes. "Está claro que Escocia tiene la opción de decidir si quiere tener voz y voto en el Brexit", ha remarcado el diputado escocés, que cree que "está bastante claro que las encuestas que se han llevado a cabo recientemente en Escocia muestran que la gente cree que hay un futuro económico mejor para Escocia como nación independiente dentro de la UE. Y la mayoría de la gente quiere que se vote al respecto".

Noticias relacionadas