Manual de chartismo: Capítulo 13

¿QUÉ ES UNA TENDENCIA PRIMARIA, SECUNDARIA O TERCIARIA?

Si observamos un chart, podemos comprobar que las cotizaciones se mueven siguiendo tendencias. Esto significa que durante un cierto periodo de tiempo las cotizaciones tienden a seguir una trayectoria que es predominantemente ascendente o descendente. Si la trayectoria es descendente, nos encontramos en una tendencia bajista, el origen de la cual, esta en que hay más vendedores que compradores. Por el contrario si la trayectoria es alcista, nos encontramos en una tendencia alcista, originada por una mayor participación de los compradores que los vendedores.

Según su duración las tendencias se pueden clasificar en primarias, secundarias o terciarias. La tendencia primaria es aquella que dura desde varios meses hasta años. Son amplios movimientos alcistas o bajistas y que traen como resultado una variación de la cotización superior al 25 por ciento y dura un ciclo bursátil completo. Esta tendencia es seguida por el inversor a largo plazo y determina que el mercado sea alcista o bajista.

La tendencia secundaria dura desde tres semanas a varios meses. Son reacciones intermedias importantes opuestas a la tendencia primaria, es decir son interrupciones dentro de las grandes tendencias primarias. Generalmente corrigen desde un tercio a la mitad del último movimiento primario, aunque se debe interpretar de una forma muy flexible. Son útiles para invertir a medio plazo, y si se dominan son la forma más rentable de invertir en bolsa, pues doblan la rentabilidad de la inversión exclusiva en el ciclo primario y no tiene los riesgos y pérdidas del ciclo terciario.

La tendencia terciaria o menor, dura tres semanas como máximo. Son breves fluctuaciones dentro de la tendencia secundaria y son muy manipulables por los operadores de los mercados, por lo que los beneficios a veces no compensan las fuertes pérdidas que se producen en los fallos. Al operar a tan corto plazo, se tiene tendencia a vender demasiado rápido cuando se gana, y a mantener las posiciones cuando se pierde, con la esperanza de recuperar las pérdidas.

¿QUÉ ES UN SUELO REDONDEADO?

Es una figura de cambio de tendencia que se forma por agotamiento progresivo de las fuerzas vendedoras y lento despegue de las fuerzas compradoras. Es un proceso lento, ya que hace falta mucho tiempo para que la figura se complete. Los suelos redondeados, o fondos redondeados se encuentran preferentemente en valores de segunda o tercera fila y de escaso volumen de negocio. La formación de la figura es plana y lenta, observándose un completo paralelismo entre la curva de cotizaciones y el gráfico del volumen. Al descender la curva de cotizaciones para formar el fondo del suelo redondeado, desciende igualmente el volumen de negocio, el cual puede llegar a niveles mínimos, casi nulos. Luego al subir lentamente la curva de cotizaciones subirá también el volumen.

Esta figura también se conoce con el nombre de soperas (bowls). Una sopera o suelo redondeado después de una gran bajada es de gran importancia, ya que señala generalmente el cambio de tendencia primaria de un título. Una vez terminada la figura, la curva de cotizaciones seguirá subiendo lentamente y con muchas reacciones técnicas. Es importante que en el punto más bajo de estos suelos redondeados el volumen de contratación sea igualmente bajo. De vez en cuando sucede que en el punto bajo de un suelo redondeado existe un escape prematuro. Durante un par de sesiones las cotizaciones suben de manera muy violenta, para luego volver a su cauce primitivo. Constituye una señal de alerta, una anticipación de la gran subida que suele acaecer al completarse la figura.

De todas las maneras en que una tendencia puede cambiar, ésta es la forma menos violenta y más tranquila. Un tipo especial de suelo redondeado es el suelo durmiente, que es semejante pero mucho más largo y más plano (la curva de cotizaciones en el suelo durmiente tiene forma cóncava). En el suelo redondeado, no se pueden hablar de diferentes fases, tan sólo de un lento y constante movimiento descendente de la curva de cotizaciones hasta tocar el fondo del suelo con un volumen prácticamente inexistente. A partir de este momento desde el fondo de del suelo o sopera, empieza a subir la curva de cotizaciones de forma gradual y con muy pocos cambios en el ritmo de la subida hasta alcanzar el borde derecho de la sopera, en donde se produce un fuerte incremento del volumen de contratación.

Es una figura de larga duración, suele durar desde tres meses a varios años, y por esta razón, la mejor manera de descubrirla es usar gráficos largos (semanales o mensuales). El precio objetivo mínimo de la cotización una vez completada la figura, es igual a la profundidad de la sopera, y gana fuerza con el tamaño y duración del suelo. Pero igual que el suelo redondeado es una figura de formación lenta, también el movimiento alcista para alcanzar el precio objetivo es igualmente lento y con numerosas correcciones técnicas.

Por ejemplo AGF Unión Fenix (ver chart), después de un largo ciclo primario bajista, formó durante varios años un enorme suelo redondeado de perfecta forma cóncava, con un volumen decreciente en la primera fase de formación de la figura, pero que luego se disparó de forma explosiva hacia el final de la misma. Este suelo redondeado tiene un potencial alcista muy fuerte, con un objetivo en los alrededores de las 3.700 Ptas. pero dada la naturaleza de la figura este objetivo puede tardar años en conseguirse, y antes de alcanzarlo se producirán numerosas correcciones técnicas.