ep economiaempresas- mediamarkt iberiaaliaebayvenderproductosla plataforma de ecommerce
Persona usando una tablet. MEDIAMARKT - Archivo
58,190$
  • 0,340$
  • 0,59%

Todo lo que nos rodea es smart: los smartphone, las smart tv... pero pueden dejar de serlo. Al menos, un poco. Este es otro de los daños colaterales de la crisis de los chips, cuya sequía ha puesto en jaque a la electrónica de consumo, que como resultado se está 'atontando'.

Como no podía ser de otra manera para facilitar el juego de palabras, los coches son el primer sector que está dando marcha atrás.

Pongamos a Nissan como ejemplo. La fabricante nipona, con base en Yokohama, ha dejado ya a "cientos de vehículos" sin sistema de navegación, según informa Bloomberg. Dodge, ha dejado de ofrecer al mercado sus camionetas (o pickups) con su característico espejo retrovisor inteligente. Incluso Renault ha dejado de ofrecer su Arkana SUV con una pantalla digital situada tras el volante.

La cosa no acaba ahí. Peugeot ha vuelto al velocímetro analógico en uno de sus modelos, y la fabricación del Silverado de General Motors también se ha visto privada de una de estas 'features' que necesita de chips para funcionar. "Los empleados de Stellantis están buscando soluciones creativas para minimizar el impacto en nuestros vehículos", ha reconocido al medio una representante de la marca.

NADA DE RECUPERACIÓN HASTA 2022

"Probablemente esto se va a poner peor antes de mejorar, lleva mucho tiempo poner en marcha toda esta capacidad", ha alertado Stacy Rasgon, que cubre a la industria de los semiconductores para Sanford C. Bernstein. Según su informe, "millones" de ventas de coches se perderán este año por culpa de esta crisis.

La sequía global de chips, o 'efecto PlayStation', como le llaman algunos por la también escasez de stock de las consolas de nueva generación, PS5 y Xbox Series X por culpa de esta crisis, están dejando algunas postales para el recuerdo. De una de ellas se hacían eco en ZeroHedge, al mostrar a cientos de coches Ford 'varados' en Kentucky a la espera de sus chips para completar su ensamblaje.

Precisamente, Ford ha sido la última gran automovilística que ha recortado sus previsiones de producción para este año por culpa de la crisis de semiconductores. El consejero delegado de Intel, Pat Gelsinger, ha reconocido recientemente durante una entrevista para la CBS que "tenemos por delante un par de años para poder abastecer esta demanda en todos los sectores". Días antes, los expertos de Morgan Stanley también fecharon para "bien avanzado 2022" la recuperación de esta sequía.

Noticias relacionadas

contador