chipscb11
Chips.
3,360€
  • 0,020€
  • 0,60%

De 'Chipageddon' a 'efecto PlayStation'. La sequía mundial de chips ha tenido muchos nombres. Y es que ante la escasez de estos componentes, el ser humano va claramente sobrado de creatividad. Una de las industrias más castigadas por esta crisis es la automovilística, pero ¿les afecta realmente a las cotizadas españolas? Echemos un vistazo a CIE Automotive y Gestamp.

"Las automovilísticas aseguraron en un primer momento que solo sería algo del primer trimestre, pero se está alargando más de lo previsto", reconoce Álvaro Aristegui, analista de Renta 4, en declaraciones a este medio.

"Gestamp y CIE tienen un posicionamiento global, pero están más orientadas a Europa (de ahí proceden más de la mitad de sus ventas), por lo que su exposición es menor a regiones como Asia y EEUU (las más damnificadas por esta sequía de chips), y por tanto son menos vulnerables que la media del sector", explica Aristegui.

"Pese a todo, el primer trimestre de este año será mejor que el del 2020", añade. En el caso de CIE y Gestamp, como no cayeron tanto como la media el año pasado, Aristegui tampoco anticipa que reboten con el mismo vigor en este al tener un negocio menos expuesto a la 'zona 0' de la crisis.

"La automoción se vio más impactada (que otros sectores) en 2020 y ese dinero fue a parar a otros productos que también usan chips, como teles u ordenadores, lo que ha agravado aún más esta sequía", apostilla.

¿QUÉ NOS DICE EL ANÁLISIS TÉCNICO?

El analista técnico de Bolsamanía, J.M. Rodríguez, subraya que Gestamp sube un 135% desde sus mínimos del 2020: "Ha dejado atrás la directriz bajista principal y se ha frenado tras su vertical rally frente a una resistencia importante que, de superarla, le llevaría a mirar la zona de los 5,70, y por encima, la de los 6 euros".

Sobre CIE, Rodríguez explica que ha subido un 130% desde sus mínimos de 2020: "Al igual que Gestamp, presenta una impecable directriz alcista". Eso sí, de perforar su soporte más inmediato, en los 21,16, "puede sufrir de cara a las próximas semanas e incluso meses".

CÓMO CREAR UNA SEQUÍA GLOBAL EN DOS SENCILLOS PASOS

Cristian Castillo Gutiérrez, profesor de Estudios de Economía y Empresa de la UOC, disecciona para Bolsamanía el origen de esta crisis, que se debe a dos factores:

El primero derivado por la crisis del Covid: Al inicio de la pandemia, para reducir su avance, los gobiernos impusieron confinamientos que tuvieron, entre otras consecuencias, la reducción en la compra de nuevos vehículos. Así, las empresas de automoción tuvieron que retrasar la entrega de pedidos de semiconductores debido a la paralización de sus líneas de fabricación. Sin embargo, mientras el sector de la automoción quedaba paralizado, el de la electrónica de consumo aumentó (PCs, tablets, etc.); ese incremento fue motivado principalmente por el teletrabajo que obligó a la compra masiva de este tipo de dispositivos".

Castillo señala que, de esta manera, "una gran parte de los semiconductores que estaban destinados para la automoción se destinaron a la electrónica de consumo; Cuando la industria de la automoción empezó a reactivar sus líneas de fabricación, se encontraron que las distribuidoras de semiconductores habían destinado su stock a otras industrias, apareciendo así roturas de stock como las que estamos viendo a día de hoy y que han obligado a empresas como SEAT a realizar un ERTE".

El segundo se encuentra motivado por la lucha comercial por el control de los semiconductores entre EEUU y China: el sector de la automoción siempre ha sufrido situaciones de rotura de stock como la actual, es algo periódico, pero sí que es cierto que nunca se había producido una alocación de stock de forma tan rápida y con una recuperación tan lenta.

Hay que tener en cuenta que China no es potencia en fabricación de semiconductores, pero sí lo es en la compra de éstos ya que la mayoría de la electrónica de gran consumo se produce allí. En el año 2018 China alcanzó el valor de 312.000 millones de dólares en importaciones de semiconductores. Así que su poder en el sector es elevado. En contra, con la administración Trump, EEUU inició la denominada "Red Limpia" que para reducir la presencia de China en el mercado obligaba a que su tecnología no se pudiese utilizar junto a tecnología de la potencia asiática.

Esto genera diferentes tensiones en el mercado ya que los boicots a empresas como Huawei o SMIC, también tensionan el suministro de componentes. El miedo principal de EEUU en relación a China es el plan de este denominado "made in China 2025" en el que busca alcanzar en ese año el 70% de fabricación nacional de semiconductores. Algo que le daría una ventaja muy competitiva y que parece ser que no acaba de agradar a EEUU. Debemos tener en cuenta que en un mundo digitalizado como el nuestro, los semiconductores son un elemento comercialmente estratégico. Así que quien domine el sector dominará el mercado.

¿HAY SOLUCIONES?

Castillo explica que, soluciones a corto plazo, ninguna. "Ahora las empresas afectadas deberán intentar conseguir el stock al mejor precio posible, algo difícil si tenemos en cuenta que quien disponga de él será quien tenga el poder: elegirá a quien darle y por cuánto", señala.

"A medio-largo plazo, hay que conseguir que haya más fabricantes de semiconductores ya que el mercado actual es un oligopolio. Hay muchas cabezas pensantes (diseñadores) pero muy pocos que hacen (fabricantes). Aquí Europa debe jugar un papel fundamental e impulsar su propia fábrica de semiconductores.

Actualmente hay una iniciativa de 17 estados miembro, entre los que se incluye a España, que han firmado una declaración de intenciones para invertir unos 145.000 millones de euros para fomentar la investigación y desarrollar toda la cadena logística necesaria para este tipo de fábrica en territorio nacional. Disponer de más oferta ayudará a reducir estas tensiones en el suministro de componentes", concluye.

Noticias relacionadas

contador