ep archivo   logo de endesa 20231204115004
Logo de EndesaENDESA - Archivo
17,420€
  • -0,130€
  • -0,74%

Endesa ha comunicado este miércoles sus resultados de 2023, ejercicio que ha cerrado con un beneficio neto de 742 millones de euros, un 71% menos que en el ejercicio precedente. Según ha explicado la compañía, el año ha estado "marcado por impactos extraordinarios". Ha influido especialmente "el menor Ebitda, las mayores amortizaciones y pérdidas por deterioro, y el aumento de los costes financieros, afectados también por una negativa actualización financiera de provisiones".

El beneficio ordinario neto se ha situado, por su parte, en 951 millones de euros, lo que supone una caída del 60% respecto a los 2.398 millones cosechados en 2022. Y es que, ha detallado la compañía, el ejercicio se ha visto "impactado por circunstancias extraordinarias, especialmente en el negocio del gas y de carácter regulatorio".

"El ejercicio se encuadra en un contexto de progresiva normalización del mercado energético derivada de la caída de un 64% en el precio promedio del gas (índice TTF) y, en consecuencia, de un 48% en el precio medio en el pool eléctrico ibérico hasta 87 euros/MWh", ha remarcado la compañía, que explica que también se ha producido "un descenso de la demanda del 2,1% en términos ajustados, lo que pone aún más de manifiesto la necesidad de acompasar el desarrollo de energías renovables con políticas de electrificación de la economía".

Además de este contexto operativo, dice, el ejercicio 2023 "ha estado marcado por efectos totalmente extraordinarios que han impactado en la compañía, especialmente en el negocio del gas y de carácter regulatorio, como han sido los efectos de la minoración de precios (clawback) o el impuesto del 1,2% sobre los ingresos liberalizados".

El Ebitda (resultado bruto de explotación) se ha situado en 3.777 millones de euros en el año, lo que supone un 32% menos que en el ejercicio precedente, cuando fue de 5.565 millones, como resultado de impactos extraordinarios en el negocio del gas y provisiones para digitalización. En concreto, Endesa señala que se incluye "un impacto negativo por el retroactivo de 450 millones, resultado de un laudo arbitral sobre un contrato de suministro de gas, y el registro de una provisión para digitalización de 165 millones", mientras que en 2022 contó con el "impacto positivo de la venta del negocio de movilidad eléctrica a la matriz Enel". En términos comparables, Endesa ha logrado un Ebitda de 4.392 millones, un 18% menos que en 2022.

Aunque en 2023 el grupo ha logrado una "sólida generación de caja" gracias a la "positiva gestión del capital circulante regulatorio (abonos pendientes de saldos regulatorios a la compañía por parte de las administraciones públicas)", que eleva el flujo de caja al cierre del año hasta los 4.697 millones de euros. El capital circulante regulatorio, no obstante, se ha reducido hasta los 554 millones.

Endesa destaca, además, que durante el año ha añadido 600 megavatios (MW) de nueva capacidad renovable, alcanzando los 9.900MW. Incluyendo la nuclear, alcanza ya un 78% de su capacidad instalada peninsular libre de emisiones de CO2. Y el 80% de la producción peninsular estuvo igualmente libre de emisiones, siete puntos más que en 2022, ha explicado.

En 2023 la compañía, además, ha cerrado su última central de carbón peninsular, en As Pontes, y ha avanzado en la materialización de los dos primeros procesos de transición justa en la Península Ibérica: en España, el de Andorra (Teruel), y en Portugal, el de Pego (región de Abrantes).

"Se mantiene la positiva evolución comercial, con un crecimiento del volumen de clientes eléctricos en el mercado libre hasta los 6,9 millones", explica, y dice que 2023 ha sido "un ejercicio marcado por un endurecimiento de las condiciones competitivas". Con ello, "el número total de clientes se consolida en 10,5 millones", ha indicado Endesa, que suma ya una red de puntos de recarga de 19.300, un 39% más.

Por su parte, la inversión acometida en el año asciende a 2.304 millones -un leve descenso del 2% respecto al año anterior, cuando se registró el récord histórico de la compañía-, destinada en un 72% a la red de distribución y las renovables (repartido en un 38% y un 34%, respectivamente). A la generación convencional se ha dedicado otro 15% de la inversión anual, mientras que el negocio de comercialización de luz, gas y servicios de valor ha absorbido un 12%.

El grupo tiene ya vendida de antemano el 95% de su producción propia para 2024 y en torno al 85% en 2025 y 50% en 2026, lo que sitúa a la empresa en una "situación favorable en el actual contexto de normalización progresiva de los precios mayoristas".

Endesa explica también que está avanzando en el proceso de venta de una participación minoritaria en su cartera de proyectos fotovoltaicos en operación, "encontrándose actualmente en la fase final del proceso". No da más detalles al respecto.

José Bogas, consejero delegado de Endesa, señala que "tras un 2023 afectado por circunstancias extraordinarias, mantenemos para el presente ejercicio un retorno a la senda de crecimiento basado en la normalización de las condiciones del mercado". En concreto, apunta, "confiamos en una normalización de los márgenes del negocio del gas y de la generación convencional".

"Prevemos además un impacto muy limitado del actual contexto de precios gracias a nuestra estrategia de venta anticipada de la producción propia. Por todo ello, reconfirmamos los objetivos anunciados en el pasado Capital Markets Day: lograr un Ebitda de entre 4.900-5.200 millones, lo que supondría un alza de entre el 11% y el 18%; y elevar entre el 60% y el 70% el beneficio ordinario neto, hasta el rango de 1.600-1.700 millones".

Noticias relacionadas

contador