traders-dudan-cotizacion-wall-street
Reuters
28.036,22
  • 31,33
  • 0,11%

Wall Street ha cerrado con signo mixto tras la publicación de los datos de empleo en EEUU correspondientes al mes de agosto. La economía americana creó 130.000 nuevos trabajos, ligeramente por debajo de los 158.000 proyectados por el consenso de analistas. Por su parte, la tasa de paro se mantuvo en el 3,7%, en línea con lo esperado. La Bolsa de Nueva York ha descontado también tras la palabras de Jerome Powell, quien ha señalado que la Fed "no anticipa una recesión a nivel global ni tampoco en EEUU". En el cómputo semanal, los índices han avanzado entre un 1,5% y un 1,8%.

Sobre los datos de empleo, el salario medio por hora trabajada repuntó un 0,4%, hasta el 3,2% interanual, una décima por encima de las previsiones. Tras estos datos, el consenso descuenta en un 93% que la Reserva Federal de EEUU (Fed) bajará los tipos de interés en 25 puntos básicos en su próxima reunión del 18 de septiembre.

Pese a los temores sobre una recesión, la renta variable estadounidense ha rebotado con fuerza en las dos últimas jornadas, debido a la menor tensión geopolítica en Hong Kong, la menor posibilidad de un Brexit duro en Reino Unido y la confirmación de que China y EEUU reanudarán sus negociaciones comerciales en el mes de octubre.

INTERVENCIÓN DE JEROME POWELL

"Hay riesgos significativos que estamos analizando, pero la economía de Estados Unidos se encuentra en una buena posición. La economía global se está desacelerando desde mediados de 2018, entre otras cosas por la incertidumbre sobre el comercio global. Continuaremos valorando todos los factores y actuaremos según corresponda para sostener la expansión".

Son las palabras de Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), durante su participación en el Instituto Suizo de Estudios Internacionales de la Universidad de Zurich. El banquero central ha añadido que "los datos de empleo conocidos este viernes (en EEUU) son consistentes con un mercado laboral fuerte".

Powell ha añadido que la Fed "no está anticipando una recesión global ni tampoco en EEUU". Sobre la economía americana, ha señalado que "el mercado laboral sigue fuerte, al igual que el gasto de los consumidores, y la inflación continúa cerca del objetivo del 2%".

En relación a la incertidumbre que ha provocado la guerra comercial entre EEUU y China, ha reconocido que está afectando "a las decisiones de inversión de las empresas". En este sentido, ha señalado que "utilizaremos las herramientas monetarias para sostener la expansión económica porque es nuestra obligación".

OTROS MERCADOS

En otros mercados, el euro se deprecia un 0,1%, hasta 1,1025 dólares. Por su parte, la libra se deprecia un 0,3%, hasta 1,2292 dólares. Además, el petróleo West Texas cae un 2,1%, hasta 55,11 dólares. En el mercado de deuda, la rentabilidad del bono americano a 10 años repunta hasta el 1,55%, mientras el rendimiento del bono a 2 años sube hasta el 1,53% y el del bono a 3 meses se mantine en el 1,95%.

La curva de tipos ha deshecho su inversión en los plazos de 2 a 10 años, lo que da un respiro a los inversores que siguen temiendo una recesión para la economía estadounidense. Desde Pantheon Macroeconomics, han señalado que "otros dos meses de caídas en el sector manufacturero como la registrada en agosto dejarían a EEUU enfrentando una recesión totalmente innecesaria y autoinfligida".

Es por ello que los inversores han dado tan buena acogida al reinicio de las negociaciones comerciales con China. Además, el buen dato del sector Servicios conocido este jueves también refuerza la idea de que el consumo se mantiene fuerte en EEUU y la economía no caerá, al menos por el momento, en recesión. Los expertos de Berenberg han comentado que, mientras este sector mantenga su fortaleza, el peligro de recesión para la economía es limitado.

Noticias relacionadas