traders-wall-street-marches-bourse
Traders de Wall Street.
25.706,09
  • -361,19
  • -1,39%

Wall Street ha registrado este viernes fuertes pérdidas que han superado el 2% después de los test de estrés que la Reserva Federal (Fed) ha realizado a la banca. Los principales índices estadounidenses han vuelto a los números rojos después de las ganancias del 1% que registraron este jueves gracias a los buenos datos de PIB en Estados Unidos y de peticiones semanales de desempleo. Y en el conjunto de la semana, han también han registrado abultados retrocesos, con el Dow Jones como el índice más afectado al dejarse más de un 3%.

La Fed ha anunciado, tras llevar a cabo sus habituales (y anuales) test de estrés, que ata en corto a las entidades financieras e impondrá restricciones a sus dividendos. Tras esta noticia, las acciones de las principales entidades estadounidenses han cotizado con fuertes pérdidas. Por ejemplo, Goldman Sachs ha cedido más de un 8,6%, mientras que JP Morgan y Morgan Stanley han retrocedido un 5,5% y un 3,5%, respectivamente.

El regulador ha precisado que sólo permitirá su pago en base a una fórmula vinculada a las recientes ganancias de un banco. Las limitaciones fueron recibidas, como era de esperar, por caídas de entre el 2 y el 3% por el sector este jueves. Especialmente llamativo fue el caso de Wells Fargo, la mayor prestadora del país, que empezó la sesión con fuertes subidas y acabó cediendo un 3%. En la jornada de hoy se ha dejado un 7%.

En el ámbito empresarial también ha destacado Nike, con una caída del 7,5%. Los inversores deshacen posiciones después de que el fabricante de ropa y equipamiento haya anunciado unas pérdidas de más de 700 millones por el confinamiento, seguido del cierre masivo de sus tiendas en todo el mundo. Su facturación también se ha resentido en ese último trimestre del año fiscal al registrar una caída del 38% hasta los 6.313 millones de dólares.

También hay que destacar a Microsoft, que ha perdido un 2% después de anunciar que va a cerrar definitivamente todas sus tiendas físicas, una decisión que le va a suponer un coste de 450 millones de euros. Y dentro del mundo tecnológico, Twitter y Facebook se han desplomado un 7% y un 8%, respectivamente, al conocerse que Unilever va a suspender la publicidad, al menos, hasta final de año.

En otros mercados, el petróleo West Texas, de referencia en Estados Unidos, ha caído un 1,42% al cierre del mercado estadounidense, hasta 38,17 dólares. Además, la onza de oro ha subido un 0,76%, hasta 1.783 dólares, mientras el euro se ha apreciado un leve 0,10% y se cambia a 1,1229 dólares. Por último, la rentabilidad del bono americano a 10 años ha cedido hasta el 0,64%.

Y al otro lado del Atlántico, el Ibex perdido este viernes un 1,26%, ampliando sus pérdidas semanales por encima del 3%. Las plazas europeas han vivido una sesión de vaivenes y finalmente se han decantado por los números rojos tras la apertura de Wall Street. Por su parte, en Asia, las bolsas han cerrado en verde pese al latente temor a un rebrote y con Qantas desplomándose un 9% en el ASX 200 australiano.

Noticias relacionadas

contador