• Critican que no presentaron un folleto de opa, sino un anuncio provocado por las filtraciones
ep presidentela cnmv sebastian albella 20181218102601
El presidente de la CNMV, Sebastián AlbellaAPIE

La 'opa fantasma' de Abanca sobre Liberbank va a traer cola. Distintas fuentes de primer nivel implicadas en la operación confirman que la CNMV conoció de antemano y dio su visto bueno al contenido de los hechos relevantes remitidos por la entidad gallega en los que manifestaba su intención de lanzar una opa sobre la asturiana a 0,56 euros por acción condicionada a una 'due diligence' de sus libros. Sin embargo, después publicarlos los tumbó y forzó a Abanca a retirar su propuesta, algo incomprensible tanto para la entidad propiedad de Juan Carlos Escotet como para sus asesores, Merrill Lynch y Linklaters.

Portavoces oficiales de estas tres firmas declinaron hacer comentarios sobre esta información. Un portavoz de la CNMV desmiente haber tenido ese conocimiento previo y solo admite haber solicitado estas comunicaciones ante las filtraciones a la prensa.

Recepitulemos los hechos. El viernes 22 de febrero, el diario Expansión publicó que Abanca negociaba con los accionistas de Liberbank en lanzamiento de una opa sobre esta entidad. La CNMV pidió explicaciones a los implicados, a lo que la primera respondió con un hecho relevante en el que admitía dichas conversaciones, informaba del precio de esa oferta (0,56 euros) y advertía de que antes de lanzarla necesitaría hacer una revisión completa de las cuentas de Liberbank, lo que se conoce 'due diligence'.

Liberbank negó estos contactos, pero esa misma tarde Abanca publicó una carta remitida a su consejo en que se daban todavía más detalles y en la que daba un ultimátum a Liberbank para que le diera acceso a sus cuentas en una semana.

Después de varias reuniones durante el fin de semana, el lunes siguiente, 25 de febrero, el presidente de la CNMV, Sebastián Albella, emitió un durísimo comunicado en el que aseguraba que "la sujeción a ciertas actuaciones de revisión o comprobación, no resultaría admisible en una opa anunciada a la luz de dicho RD de opas". Por ello, le instaba a decidirse a lanzar o no la oferta en un plazo de 10 días "eliminando toda referencia a la sujeción de la oferta a un proceso de revisión".

Ante lo cual, Escotet decidió tirar la toalla al día siguiente y desistir de la operación... al menos hasta ver el resultado de las negociaciones de Liberbank con Unicaja.

UNA ACTUACIÓN IMPROPIA DE LINKLATERS

Estos acontecimientos provocaron sorpresa e incredulidad en el mundo jurídico: "Es impensable que Linklaters -la firma en la que trabajaba Albella antes de asumir su actual cargo- se lance a la piscina con este anuncio sin haberlo consultado antes con la CNMV. Porque el ridículo que ha hecho es impropio de una firma de esa categoría", señalan en otro importante bufete. Las fuentes consultadas confirman que varios despachos competidores se han dirigido a Linklaters para expresarles esta opinión.

En efecto, los abogados de este prestigioso despacho se habían puesto en contacto con el supervisor, siempre según las fuentes, y le habían informado del contenido de los hechos relevantes que iban a enviar, a lo que la CNMV no puso ningún reparo. Por ello, les sorprendió la respuesta negativa de este organismo, máxime con la dureza con la que la expresó.

Los asesores de la operación siguen considerando que la comunicación se ajusta a derecho y que la CNMV la trató como un anuncio de opa cuando no lo era. Simplemente era una comunicación exigida tras una filtración a la prensa en la que se reconocían negociaciones con vistas a una posible operación siempre que una mayoría del capital de Liberbank estuviera de acuerdo y que Abanca tuviera acceso a sus libros, para poder asegurarse de que no estaba pagando un sobreprecio, explica una de estas fuentes.

ALBELLA DIJO DESPUÉS APOYAR LA 'DUE DILIGENCE'

De hecho, el propio Albella se metió en un jardín el mismo 26 de febrero, al asegurar en un acto público que supervisor no se oponía a que Liberbank abriera sus libros a Abanca con el objetivo de poder realizar la 'due diligence'.

“Nosotros, en términos generales, estamos a favor de que cuando hay ofertas planteadas seriamente y de buena fe las compañías faciliten su realización facilitando la revisión de documentación o due diligence”. El fallo, a su juicio, fue que en este caso no se hizo de forma confidencial, un requisito que no figura en la normativa de opas.

Noticias relacionadas