ep sede de telefonica ubicada en ronda de la comunicacion madrid espana
Sede de Telefónica en Madrid.Eduardo Parra - Europa Press

El Gobierno ha dejado en el aire cuándo se celebrará la subasta de las operadoras de telecomunicaciones que permitirá el despliegue del 5G, el próximo salto tecnológico. La crisis del coronavirus la pospone, porque iba a celebrarse de forma inminente. De esta forma, la tecnología tendrá que esperar pero, al mismo tiempo, las compañías, como Telefónica, ganan tiempo en su propia tesorería.

  • 4,46€
  • 1,45%

De momento, la fecha de la subasta del denominado segundo dividendo digital (que también supondrá el cambio de los canales de televisión) es una incógnita. El Ministerio de Economía asume que se retomará lo antes posible una vez pase el estado de alarma provocado por el Covid-19. Por ello, el sector da por hecho que estará atada antes de que concluya el año. También, porque hay que cumplir con los plazos que ha marcado Bruselas.

De esta forma, Telefónica gana tiempo y liquidez. El coste de la subasta y cuánto pondrá en la puja cada compañía también son una incógnita. Pero hay pistas. Alemania ya la ha realizado y ha marcado el rumbo.

DESINVERSIONES

En junio del pasado ejercicio, la compañía presidida por José María Álvarez-Pallete se adjudicó 90 MHz en ese país (aproximadamente, el 20% de la subasta) con un coste aproximada de 1.425 millones de euros. Eso sí, no los tiene que pagar de golpe, porque alcanzó un acuerdo de diferimiento del pago, que realizará en plazos anuales sin intereses hasta el año 2030, en lugar de un pago total inicial, según explica en el informe anual del último año.

Ahora, sin subasta en España, Telefónica gana liquidez en un contexto de crisis por la pandemia en el que ha dejado congelada su operación de venta de activos en América Latina. Un continente donde sólo considera prioritario Brasil y donde ha puesto todas sus operaciones en revisión. En la presentación de resultados del pasado 20 de febrero, Álvarez-Pallete aseguró que las operaciones estaban próximas, sin embargo, el coronavirus ha cambiado desde entonces el escenario corporativo. De esta forma, al menos, cualquier desinversión queda ya para el segundo trimestre del año.

Lo que no cambia (también de momento) es su política de retribución al accionista. La compañía ha asegurado en los últimos días que mantiene su previsión de abonar como dividendo 0,4 euros por acción. De ellos, la mitad los abonaría en diciembre de este año y el resto en junio de 2021.

Noticias relacionadas

contador