ana patricia botin santander conferencia
Ana Botín, presidenta del Banco SantanderSANTANDER
3,54€
  • 0,00€
  • 0,11%

Santander ha logrado, tras seis reuniones, convencer a los sindicatos y alcanzar un principio de acuerdo con ellos sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que aplicará en la plantilla de su red después de comprometerse a rebajar el número de afectados en unos 490, hasta 3.223 empleados. A pesar de que no ha llegado a igualar las condiciones del anterior ajuste, la mayoría de los sindicatos está satisfecha con el acuerdo y ha mostrado su voluntad de suscribirlo, con la excepción de CGT, que desde un inicio rechazó apoyar cualquier acuerdo.

La entidad ha mejorado las condiciones que ofreció a la representación de los trabajadores al inicio de las negociaciones y, en algunos aspectos, ha ido más allá del acuerdo para el ERE de servicios centrales que aplicó en 2017, poco después de hacerse con Popular tras su resolución. Sin embargo, no ha llegado a poner sobre la mesa una de las condiciones que los sindicatos reclamaban, principalmente igualar las prejubilaciones con el 80% del sueldo que pagó entonces.

Durante el proceso de negociación, algunos sindicatos lamentaban que en el proceso anterior salieron del banco trabajadores con sueldos más altos y con mejores condiciones y “ahora a la plantilla de la red le vienen con rebajas”. “Sería muy difícil explicar [por parte de Santander] que un trabajador tiene peores condiciones que el compañero suyo que salió en el ERE anterior, cuando en algún caso, además, el que se quedó quería irse y no le dejaron”, criticaban otros.

El acuerdo del ERE de servicios centrales contemplaba prejubilaciones al 80% del salario pensionable a trabajadores desde 55 años y bajas incentivadas desde los 50 años con el mismo porcentaje de renta, aunque con un límite de 380.000 euros. A los trabajadores con una antigüedad inferior a quince años también les ofreció el 80% del sueldo.

Las condiciones del ajuste de la red son sensiblemente peores. Solamente en uno de los tramos de edad, el de trabajadores de 59, 60 y 61 años, la entidad ofrece prejubilaciones con el 80% del sueldo. Para el resto de rangos de edad el abono es menor, del 78%, el 75% o el 60% en el caso del tramo menos beneficiado, el de entre 50 y 54 años.

Precisamente, este tramo es en el que existen más diferencias en comparación con el ERE anterior, en el que este colectivo recibió el 80% del sueldo. Sin embargo, desde los sindicatos valoran positivamente que la entidad haya incluido finalmente a los empleados de entre 50 y 54 años en el ERE, cuando no tenía ninguna intención de hacerlo.

El colectivo de trabajadores de menos de 50 años es, en comparación con el ERE anterior, el más beneficiado, pues está incluido en la oferta de indemnizaciones del ajuste y cuenta con primas de entre 5.000 euros y 30.000 euros dependiendo de la antigüedad, más una prima de 2.000 euros por trienio si se presentan voluntarios y una indemnización de 40 días por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades.

El ajuste se aplicará indistintamente a trabajadores de Popular y de Santander, dado que ya conforman una sola plantilla. En todo caso, estas condiciones son mejores que las que recibieron los trabajadores de la entidad absorbida en el último ERE que Popular acometió en solitario tras acordar en 2016 con los sindicatos prejubilaciones para mayores de 55 años con entre el 65% y el 75% del sueldo, dependiendo del rango de edad. Es decir, que los trabajadores de Popular que decidieron quedarse en el anterior ERE y quieran salir en este saldrán beneficiados.

Fuentes del mercado estiman que el coste de este ajuste para Santander será inferior a 1.000 millones de euros, si bien la entidad nunca ha querido proporcionar información sobre este aspecto. El banco calcula, por otra parte, que la mejora de eficiencia por la integración de Popular le ahorrará otros 250 millones, como explicó durante la presentación de su plan estratégico.

LOS SINDICATOS, CONVENCIDOS PARA FIRMAR

Por el momento, la entidad ha convencido con su propuesta final al 80% de la mesa de negociación y la mayoría de los sindicatos están dispuestos a firmar, con la excepción de CGT, que desde un inicio se negó en rotundo a suscribir cualquier acuerdo, informan fuentes sindicales, que añaden que STS aún no ha tomado una decisión.

CCOO y UGT firmarán el próximo lunes el acuerdo sobre el ERE con la entidad al considerar que Santander ha tenido en cuenta algunas de sus propuestas, principalmente la rebaja del número de afectados, a pesar de que no llega a igualar las condiciones que pactó para el ajuste de los servicios centrales, que se llevó por delante 2.592 puestos de trabajo. Entonces pagó prejubilaciones al 80% del salario pensionable a trabajadores desde 55 años y bajas incentivadas desde los 50 años.

Noticias relacionadas

contador