ep archivo   edifcio de repsol
Archivo - Edifcio de Repsol.EUROPA PRESS - Archivo
12,530€
  • 0,265€
  • 2,16%

Los analistas de Bankinter creen que Repsol ya no se merece contar con un consejo de 'compra' y rebajan su recomendación a 'neutral'. También recortan su precio objetivo, que pasa a ser de 13,3 euros por acción, frente a los 18,2 euros previos. Entre las razones para este movimiento la entidad destaca la corrección del precio del petróleo así como la incertidumbre derivada del nuevo impuesto que previsiblemente se introducirá a compañías del sector y el impacto en sus cuentas.

En cuanto al sector del petróleo y gas, los analistas explican que el crudo pierde inercia en un contexto de desaceleración de la economía a nivel global. "Ello se produce a pesar de que los motivos que han provocado un fuerte alza del precio del petróleo este año se mantienen: guerra Rusia-Ucrania y disrupciones en los suministros. En cualquier caso, tras el fuerte avance en 2022, el sector pierde atractivo. Dicho esto, Repsol es una empresa multienergética y su producción de gas supera a la de petróleo".

Sobre el impuesto a las compañías eléctricas, hay que recordar que el Gobierno ha propuesto gravar durante dos años el 1,2% de las ventas totales de las energéticas que facturen más de 1.000 millones de euros anuales, así como una sanción para aquellas compañías que trasladen el impuesto a los usuarios. "Las más afectadas son aquellas que concentran la mayor parte de su negocio en España. Por ello, de confirmarse el impuesto, Repsol sería una de las más perjudicadas y ello impactaría directamente en el valor", consideran.

No obstante, Bankinter destaca que Repsol es "una de las compañías del sector que presenta mejores perspectivas: balance saneado y fuerte generación de caja, presencia en el área de renovables y dividendo atractivo".

Además, los analistas de la entidad creen que una de las grandes fortalezas de Repsol es su retribución al accionista. La compañía "ofrece una rentabilidad por dividendo muy atractiva (5,4%)". En su opinión, el dividendo "es sostenible, por el alza de los precios del petróleo y gas y por su balance saneado".

Noticias relacionadas

contador