ep sede repsol
Sede de RepsolREPSOL - Archivo

Repsol ha caído en bolsa (-3,48%, 8,43 euros) tras anunciar un recorte del 35% en su dividendo para 2021, hasta 0,6 euros por acción. Bolsamanía ya había anticipado que la petrolera estudiaba recortar su dividendo un 45% para adaptarlo a las actuales condiciones del mercado.

  • 8,45€
  • 1,83%

La cotización de la compañía ha sido muy volátil a lo largo del año y ha marcado mínimos de los últimos años en 5,04 euros, pero ha rebotado con gran fuerza por encima de 8 euros durante el mes de noviembre, aunque todavía se encuenta lejos de su máximo anual, situado en 13,71 euros antes de la pandemia.

Por tanto, hay que enmarcar la recogida de beneficios actual en ese escenario de mercado. Tan sólo en el mes de noviembre, el valor acumula una impresionante subida del 58%.

La petrolera ha presentado hoy su Plan Estratégico para el periodo 2021-2025, que marcará la transformación de la compañía en los próximos años y supondrá una aceleración en la transición energética, "asegurando la rentabilidad y el máximo valor para los accionistas", según ha explicado en un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Uno de los pilares en los que se asienta el nuevo plan es la remuneración al accionista, que tiene el objetivo de ser uno de los 'pay out' "más atractivos del sector y del Ibex", por lo que la compañía combinará el pago en efectivo con la recompra de acciones.

De esta manera, a pesar de sacrificar parte de esa remuneración al accionista para abordar este crecimiento -tras alcanzar casi el euro por acción bajo la fórmula de 'scrip dividend' en 2020-, en 2021 el dividendo será de 0,60 euros por título ('scrip dividend' más dividendo en efectivo).

Esto supone un recorte del 35% respecto a los 0,916 euros por título en que abonó en 2020 mediante dos pagos, 0,424 euros en enero y 0,492 en julio. La cantidad se incrementará progresivamente a lo largo del plan, hasta alcanzar los 0,75 euros por acción.

Así, prevé un incremento del 25%, desde esos 0,6 euros de 2021, en esa retribución a sus accionistas a lo largo del periodo, con una fase de crecimiento a partir de 2023 que le permitirá superar esa cota del euro por acción, incluyendo la recompra de acciones que se realizaría a partir de 2022, en 2025.

La política de retribuciones ha sido aplaudida por los analistas de Bankinter, quienes consideran que Repsol cuenta con un dividendo "muy atractivo que es sostenible en el tiempo". La rentabilidad por dividendo actual es del 12,7%. Además, como explican, a partir de ahora el dividendo pasará a ser en efectivo, dejando atrás el 'script dividend'. "Establece un dividendo mínimo para los próximos años garantizado y en función de la evolución del mercado irá subiendo", destacan.

PLAN PARA EL NUEVO LUSTRO

La nueva 'hoja de ruta' lanzada por el grupo, el segundo plan desde que Josu Jon Imaz asumió las riendas ejecutivas de la compañía, incide así en un proyecto para transformar Repsol en el horizonte de la próxima década, pero manteniendo como pilares la generación de caja que permitirá financiar esta apuesta por el crecimiento y una retribución atractiva para los accionistas.

La empresa invertirá un total de 18.300 millones de euros en el próximo lustro (2021-2025) para acelerar su plan de transformación hacia una compañía cero emisiones netas y ser protagonista en la transición energética, informó la empresa.

Noticias relacionadas

contador