¿Qué es la tecnología anti-FcRn y por qué es una amenaza para Grifols?

Los expertos avisan del riesgo que entrañan las próximas novedades en este campo para la farmacéutica, pero matizan su impacto

Nieves Amigo
Bolsamania | 19 sep, 2018 06:00 - Actualizado: 09:20
ep juntaaccionistasgrifols
Junta de accionistas de Grifols.EUROPA PRESS

Hasta tres grandes bancos han manifestado en los últimos tiempos su preocupación por la amenaza que supone para Grifols el desarrollo de la tecnología anti-FcRn, que impactaría directamente en las ventas de inmunoglobulina de la compañía. Barclays se refería a ello a mediados de agosto y Berenberg hacía lo propio a principios de septiembre. Citi también apunta a esta circunstancia en un informe publicado este mismo martes.

GRIFOLS-A
27,280
  • -0,18%-0,05
  • Max: 27,49
  • Min: 27,08
  • Volume: -
  • MM 200 : 25,54
17:38 18/10/19
GRIFOLS PREF.-B-
18,600
  • 0,87%0,16
  • Max: 18,60
  • Min: 18,30
  • Volume: -
  • MM 200 : 17,82
17:38 18/10/19

Varios laboratorios están desarrollando distintas terapias que se utilizan para combatir enfermedades del sistema inmunológico, en concreto enfermedades autoinmunes (en las que el propio sistema inmunológico ataca las células sanas de su cuerpo por error) basadas en anti-FcRn. Estos tratamientos pueden suponer una amenaza para las ventas de inmunoglobulina (IVIG) de Grifols, que está indicada para este tipo de trastornos.

"El potencial impacto de este nuevo tratamiento es difícil de medir, porque no se publican por separado las ventas de IVIG de Grifols, aunque sabemos que es uno de los principales hemoderivados de su división de Biociencias, que genera aproximadamente el 80% de las ventas totales", explica Luis Arredondo, experto de Banco Sabadell.

Arredondo añade que esta amenaza no es algo que vaya a concretarse a corto plazo dado que estas tecnologías "se encuentran en fase de desarrollo", aunque precisa que el mercado seguirá en los próximos meses las novedades sobre el proceso de aprobación de las mismas. Sin embargo, en caso de éxito, el lanzamiento no se producirá a corto/medio plazo.

Javier Mielgo, analista de Mirabaud, reconoce que, a medida que avance esta tecnología, "puede haber preocupación de que acabe compitiendo con la gama tradicional" para combatir las enfermedades autoinmunes, que sería la que desarrolla Grifols, aunque también incide en la idea de que "es un tema a medio-largo plazo". Por ahora, el gigante de los hemoderivados cuenta con una participación en la empresa estadounidense GigaGen, centrada en la investigación de nuevas inmunoglobulinas recombinantes a partir de células del sistema inmunitario, agrega este experto.

BARCLAYS, BERENBERG Y CITI

A finales del pasado mes de agosto, Barclays mantenía su apuesta por Grifols y reiteraba su consejo de 'sobreponderar'. Sin embargo, reconocía que "existen temores respecto a la compañía ante el potencial impacto que podría tener la tecnología emergente anti-FcRn sobre su negocio de inmunoglobulina". "La atención de los inversores debería centrarse en sus próximos resultados trimestrales (de Grifols), además de en el desarrollo de FcRn de cara al futuro", advertían estos expertos.

Dos semanas más tarde, los analistas de Berenberg recortaban el precio objetivo de las acciones de clase A y de clase B de Grifols, aunque los mantenían por encima de los precios actuales de cotización (en 28,30 euros y 24,05 euros, respectivamente). En este caso, los expertos del banco alemán se referían también al "riesgo" del FcRn y lo calificaban de "extremadamente alto". "Los anticuerpos anti-FcRn, que son una nueva clase de terapias dirigidas a las enfermedades autoinmunes, suponen una amenaza creíble para las ventas de inmunoglobulina intravenosa de Grifols", señalaban desde Berenberg. A pesar de ello, estos analistas consideraban que el mercado está dando a estas amenaza más magnitud de la que tienen, al igual que a la probabilidad de que se materialicen y a su impacto financiero si esto acaba ocurriendo.

Finalmente, desde Citi reconocían este martes que distintas pruebas que se van a realizar en 2019 "reavivarán las preocupaciones respecto a la amenaza de los agentes FcRn" y el impacto sobre el negocio de inmunoglobulina de la industria del plasma, pero igualmente matizaban este impacto y aprovechaban para reiterar su consejo de comprar Grifols (con un precio objetivo de 31 euros). "La clave está en que el enfoque FcRn es probable que funcione, pero es poco probable que la heterogeneidad de la enfermedad lleve a que suplante el uso de la inmunoglobulina", señalan desde Citi.

Por su parte, fuentes de la propia Grifols, señalan que "no hacen valoraciones sobre proyectos de investigación de otras compañías en estadios tan tempranos". "La empresa cuenta con una cartera de proyectos de I+D+I amplia, diversificada y de largo plazo que está abierta a explorar nuevas oportunidades", elaboran y destacan que la división de investigación "se basa en un enfoque integral que incluye el desarrollo de proyectos propios y a través de compañías participadas".

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión