OPINIÓN | Liberbank vuelve al radar de Abanca y Unicaja se queda empantanada

El mercado espera una nueva oferta de la gallega tras el fiasco de febrero

  • Unicaja sufrirá un 'overhang' por el 10% que tiene que vender la Fundación...
  • ... Y la incertidumbre sobre un futuro que ahora queda en el aire
Eduardo Segovia
Bolsamania | 17 may, 2019 06:00 - Actualizado: 10:35
ep unicajaliberbank 20190514192006
Unicaja y LiberbankEP - Archivo

La ruptura de las negociaciones de fusión entre Liberbank y Unicaja -cuyas causas reales desveló Bolsamanía- deja a las dos entidades en situaciones muy distintas. La primera vuelve a estar en el radar de Abanca, que pretende volver a lanzar una oferta tras el intento fallido de febrero, como también adelantó este medio; de ahí que el mercado haya reaccionado positivamente a la ruptura. Pero Unicaja se mete en una enorme incertidumbre: la Fundación debe vender el 10% y se queda sin excusa para el ajuste de plantilla. No parece que Braulio Medel haya salido ganando esta vez, como era costumbre.

LIBERBANK
0,361
  • -1,69%-0,01
  • Max: 0,37
  • Min: 0,36
  • Volume: -
  • MM 200 : 0,42
17:38 17/06/19
UNICAJA BANCO
0,772
  • -0,90%-0,01
  • Max: 0,79
  • Min: 0,77
  • Volume: -
  • MM 200 : 1,09
17:38 17/06/19

El intento de Abanca se frustró básicamente por la precipitación al filtrarse sus intenciones (algo de lo que la totalidad del mercado culpa al consejero delegado de Liberbank, Manuel Menéndez). Se vio obligada a anunciar el lanzamiento de una opa pero cometió dos graves errores: la condicionó a la realización previa de una due diligence y ofrecía efectivo para los minoritarios y canje de acciones para las antiguas cajas de Liberbank. La CNMV se lo impidió -el entorno de la entidad gallega asegura que antes les había dado su visto bueno- y tuvo que retirar la oferta.

Ahora, la intención de Juan Carlos Escotet es volver a la carga, puesto que ya hizo un primer intento en 2017, tumbado por el BCE . Pero esta vez con la lección aprendida. La parte de la due diligence es la más fácil de resolver: se fiará de la que ha hecho Unicaja. Mayor problema supone conseguir la financiación para lanzar una oferta 100% en 'cash'. Como paso previo, el banquero venezolano ha fusionado su holding, del que colgaba el 86,79% de Abanca, con la propia Abanca. Y sigue sin saberse si la famosa posición del 7,8% de Liberbank revelada por Bank of America Merrill Lynch y después deshecha era de Abanca o Escotet.

Hay que recordar que, para poder salirse de Abanca -mediante una venta o una salida abolsa-, Escotet necesita una operación corporativa que engorde su tamaño y que le permita justificar la necesaria reducción de oficinas y plantilla para mejorar su eficiencia (la peor de toda la banca española). Y la única presa factible que le sirve para ese objetivo es Liberbank.

Por tanto, volverá a intentarlo. La referencia es el precio de la opa fallida de febrero: 0,56 euros por acción. Y si, por lo que sea, tampoco saliera adelante esta vez, Liberbank seguirá siendo objeto de deseo: es el más pequeño de los bancos de las antiguas cajas de ahorros, cotiza en bolsa, está bastante saneado y ya ha hecho el grueso del ajuste de plantilla.

UNICAJA SE METE EN UN JARDÍN

Situación opuesta es la de Unicaja, que queda empantanada tras la ruptura de las negociaciones. La entidad malagueña también necesita una operación corporativa para poder justificar, primero, y para poder acometer, después, el ajuste de plantilla que tiene pendiente. Liberbank era el objetivo perfecto, pero sus accionistas se negaban a aceptar un canje 60/40 (el que resulta del tamaño de sus activos) si tenían que arrimar el hombro para ese ajuste, ceder la presidencia y trasladar la sede a Málaga. La proporción de trabajadores era de un 66% de Unicaja y un 33% de Liberbank.

Sin embargo, el empecinamiento de la Fundación Unicaja (la antigua caja de ahorros) en no bajar del 30% de la entidad fusionada -lo que exigía que Unicaja Banco controlara el 60%- ha echado por tierra el proyecto. Con lo cual, Unicaja vuelve a la casilla de salida y necesita otra fusión, para la que los únicos candidatos son Kutxabank (inviable por motivos políticos) o Ibercaja (que va a plantear exigencias parecidas a las de Liberbank y, además, es más grande).

¿'OVERHANG' O AS EN LA MANGA?

Con el añadido de que, a partir de ahora, su cotización va a sufrir lo que se llama 'overhang': la Fundación debe vender el 10% del capital-para quedarse en el 40%- en noviembre como muy tarde, lo cual impone un freno a su potencial de subida en bolsa, porque el mercado sabe que, si sube mucho, la fundación venderá y volverá a caer.

Parece, por tanto, que a Braulio Medel (presdente de la Fundación y verdadero factótum de Unicaja Banco) ha dado su primer paso en falso, después de una carrera en la que se negó a salvar CCM y CajaSur, y en la que acabó poniendo de rodillas al FROB después de cinco años de negociaciones para quedarse con Caja España-Duero (Ceiss). ¿O quizá el viejo zorro tiene guardado algún as en la manga? ¿Una fusión de Unicaja con Abanca? A los dos les solucionaría la papeleta, desde luego. Todo es posible con estos dos jugadores en la partida.

Consigue gratis el libro de 105 paginas "Lecciones de un trader de éxito"