Las hipotecas fijas disparan sus tipos pese a que el Euribor lleva 3 años negativo

Las hipotecas variables se encarecen aunque el índice de referencia es inferior a cero

Elena Lozano
Bolsamania | 04 jun, 2019 06:00 - Actualizado: 10:24
hipotecas casa llaves

El Euríbor está a punto de cumplir tres años y medio en terreno negativo y no parece que vaya a remontar pronto. Este índice, al que se referencia la mayoría de las hipotecas, no pasa de cero desde febrero de 2016 y cerró mayo en el -0,134%, frente al -0,112% del mes anterior, lo cual beneficia a los clientes con hipotecas variables en un momento en el que los préstamos a tipo fijo no dejan de crecer.

El índice se ha alejado de los mínimos históricos que tanteó en febrero del año pasado, en el -0,191%, pero tras unos meses en los que avanzaba hacia terreno positivo ha retomado su senda descendente. Lleva tres meses cayendo tras haber alcanzado el -0,108% el pasado mes de febrero, si bien la caída de abril a mayo ha sido más brusca que las de los meses anteriores.

El Euríbor, que se calcula en base a un año, es el tipo de interés al que se prestan los grandes bancos europeos el dinero entre ellos y al que se referencia la mayoría de los préstamos hipotecarios. Por ello, su evolución está íntimamente ligada a la política monetaria que el Banco Central Europeo (BCE) decide poner en marcha, que desde hace ocho años es una política de tipos bajos (Mario Draghi, que se retira este año del supervisor, jamás ha subido los tipos).

Los bancos aplican a este índice un diferencial, habitualmente de entre el 1% y el 3%, que es el que marca finalmente la cuota que debe abonar el cliente. Por ello, las hipotecas a las que les toque revisión este mes verán su cuota encarecida a pesar de que el Euríbor cierra el quinto mes del año de nuevo en negativo. Concretamente, los clientes a los que le toque revisar su cuota en mayo pagarán unos 3 euros más al mes (calculado con Euríbor +1% en préstamos de 120.000 euros a 20 años).

Con el Euríbor en negativo y sin previsión de que pase a terreno positivo en el corto plazo, los bancos están potenciando las hipotecas a tipo fijo, lo que ha llevado a que la contratación de estos préstamos aumente frente a la de los de tipo variable. Ya suponen el 40% del total, según los últimos datos del Colegio de Registradores de la Propiedad, Bienes Muebles y Mercantiles de España. En algunas comunidades autónomas, de hecho, ya se formalizan más hipotecas fijas que variables.

Y este número crecerá con la entrada en vigor de la nueva ley hipotecaria, prevista para el 16 de junio. El Banco de España ya ha alertado de que la nueva legislación subirá el precio de las hipotecas, dado que los bancos deberán asumir mayores costes, a pesar de que fomentará la competencia entre entidades.

EL IRPH, EL ÍNDICE DE LA DISCORDIA

El Euríbor no es el único índice al que se referencian las hipotecas. Aunque ya está en desuso, algunas hipotecas dependen del Índice de Referencia de los Préstamos Hipotecarios (IRPH), cuyo futuro está en manos del Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

Se espera que este año se pronuncie el tribunal comunitario sobre una cuestión prejudicial planteada desde España sobre la necesidad de anular este índice, que los bancos solían utilizar hace años para el cálculo de las cuotas hipotecarias. El Abogado General del TJUE debía pronunciarse sobre ello este mes de junio, tras lo cual lo haría el tribunal, si bien el pronunciamiento del primero ha sido atrasado hasta septiembre, con lo cual no se sabe aún cuándo se resolverá la cuestión.

Entre las entidades más afectadas por una hipotética resolución desfavorable para las entidades se encuentra CaixaBank, según Credit Suisse, que estima un impacto para todo el sector bancario de unos 3.400 millones de euros. Otras casas de análisis, como Goldman Sachs, van más allá y creen que un pronunciamiento negativo para la banca costaría a las entidades entre 7.000 y 44.000 millones de euros.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión