Las diez claves de la posible megafusión que negocian Renault y Fiat Chrysler

Los analistas consideran que sería más positiva para FCA que para Renault

César Vidal
Bolsamania | 29 may, 2019 06:00 - Actualizado: 10:29
ep economiamotor- renault presentaez-flex un electrico conectadocompactoreparto de ultimo kilometro
Modelo EZ-Flex de Renault, un eléctrico conectado y compacto para el reparto de último kilómetroRENAULT

RENAULT

56,450

13:09 17/09/19
-1,16%
-0,66

Renault y Fiat Chrysler Automoviles (FCA) estudian su fusión para crear el tercer mayor fabricante mundial de coches. Una operación que ha sido planteada por FCA y que se realizará íntegramente mediante un canje de acciones. Además, la fusión se realizaría entre iguales. Es decir, Renault controlaría el 50% de la futura compañía y FCA el otro 50%. Se trata de una operación muy relevante para el sector automovilístico, valorada en 33.000 millones de euros y que puede analizarse mediante 10 claves.

1. Sentido estratégico. Este posible movimiento corporativo coincide con la ralentización de la demanda mundial y los crecientes desafíos tecnológicos. Sin embargo, Werner Stäblein, analista de Scope Ratings, considera que no es suficiente para hacer frente a los costes de la industria y los retos tecnológicos. "Hay dos razones para el escepticismo: los límites de las economías de escala y la dificultad de ejecutar sin problemas los planes de fusión", afirma este experto.

La operación "es típica de los acuerdos de fusión que indican que el ciclo económico está cambiando", añade. Los grandes fabricantes enfrentan grandes inversiones por el endurecimiento de las regulaciones ambientales, que está estimulando la demanda de vehículos eléctricos, y por la transformación de los automóviles de un medio de transporte principalmente cómodo, a sistemas de información y entretenimiento móviles, compartidos y posiblemente autónomos.

"Si unimos estas dos tendencias, queda claro por qué los fabricantes de equipos originales se ven tentados a repartir los costes de desarrollo y producción entre las grandes empresas por volumen, sobre todo cuando las ventas corren el riesgo de reducirse", afirma Stäblein.

2. El automóvil eléctrico. "Pero la economía de la motorización eléctrica es diferente de la economía del motor de combustión interna", añade. La mecánica es mucho más sencilla, mientras que las materias primas (níquel, litio y cobalto) representan costes de batería significativos que la escala adicional sólo puede comprimir un poco.

Las células de la batería actual tienen un contenido de níquel de entre el 45% y el 50%. Las investigaciones del gobierno de EEUU sugieren que aumentar la producción de paquetes de baterías de 60 kWh cinco veces, hasta 500.000 unidades, puede reducir los costes en sólo un 12%, suponiendo que los precios de los insumos no cambien, concluye Stäblein.

3. Ventajas y riesgos. "Una combinación de los dos grupos podría ser positiva sobre el crédito en general, ya que tiene sentido estratégico y podría crear un elevado volumen de sinergias. Sin embargo, también consideramos significativos riesgos de ejecución de una transacción a gran escala, dada la complejidad de las operaciones de negocio de los dos grupos, particularmente en vista de la alianza existente de Renault con Nissan y Mitsubishi", ha explicado la agencia Moody's.

4. Diversificación geográfica. Los expertos de UBS destacan el potencial para "fuertes sinergias" en Europa. En su opinión, Renault ayudaría a FCA a cumplir las exigencias sobre emisiones contaminantes en la Unión Europea "a un coste mucho menor que en solitario". Además, le proporcionaría una "amplia presencia en Rusia".

Por su parte, FCA otorgaría a Renault exposición a Estados Unidos a través de su "fuerte y rentable" presencia en el negocio de las 'pickups' y del floreciente mercado de los SUVs. También una sólida presencia en América del Sur, aunque el banco suizo añade que ninguna de las dos empresas cuenta con una gran presencia en China.

5. El Gobierno francés. Para UBS, una de las claves será conocer la postura de los grandes accionistas de Renault, como el Gobierno francés, que controla un 15% del capital. El ministro francés de Finanzas, Bruno Le Maire, ha señalado que el Ejecutivo galo pedirá determinadas garantías para respaldar un eventual acuerdo, con el que reduciría su participación del 15% a un 7,5% en la entidad combinada.

París ha solicitado que se mantengan los empleos y las plantas actuales de Renault en Francia, así como estar "bien representada" en la dirección de la posible nueva empresa. Le Maire también ha reclamado que el acuerdo tenga lugar en el marco de la alianza entre Renault y Nissan.

6. El papel de Nissan. Y es que otra de las claves será comprobar el apoyo de Nissan a la operación. JPMorgan comenta que "entendemos que Nissan ha formado parte de las conversaciones con Renault" y que la firma nipona debe dar su visto bueno a la operación, ya que "Renault tiene previsto lanzar el 70% de sus modelos en arquitectura conjunta con Nissan en 2023". El grupo japonés controla un 15% del capital y de momento ha señalado que está abierta a "discusiones constructivas". El presidente de Renault, Jean-Dominique Senard, ha viajado hasta Japón para discutir la operación, que rebajaría la participación de Nissan hasta el 7,5%.

7. El accionista de control. El accionista de control, según los cálculos realizados por JPMorgan, sería Exor, el holding holandés de la poderosa familia Agnelli, propietaria de la Juventus y máximo accionista de Ferrari. Exor controlaría entre un 14% y un 15% de la futura compañía, que contaría con unas ventas totales de 8,7 millones de vehículos al año.

John Elkann, presidente de Exor y del grupo FCA, probablemente asumirá la presidencia de la compañía combinada, mientras que el presidente de Renault, Jean-Dominique Senard, ocuparía el puesto de consejero delegado.

8. Los números de la operación. FCA ha anticipado que espera obtener unas sinergias de 5.000 millones de euros una vez alcanzado el sexto año del eventual acuerdo, según destaca Bank of America Global Research, a raíz de 1.000 millones durante los primeros cuatro años y quinientos durante los dos siguientes. Por su parte, los costes de integración se situarían entre 3.000 y 4.000 millones de euros durante los primeros cuatro ejercicios.

9. Deutsche Bank muestra su escepticismo. Desde el banco alemán consideran que el "principal activo" de FCA es su negocio en América del Norte, pero a su vez esto ofrece "pocas sinergias" a Renault, que no tiene presencia en la región. Además, Deutsche añade que "los activos europeos de FCA no son gran cosa", ya que las líneas de fabricación en Italia son "antiguas" y la reestructuración en ese país será "difícil".

Además, las emisiones de CO2 de FCA se encuentran "entre las peores" del continente. Sobre la ecuación de canje, estos analistas recuerdan que está calculada "sobre el último precio de Renault", que a su vez ha bajado hasta "mínimos de cinco años" en bolsa. Su conclusión es que "la operación parece positiva para FCA, pero nos preguntamos qué aporta a Renault".

10. JPMorgan se muestra más positivo. Desde JPMorgan se muestran más positivos y afirman que la fusión "crearía un campeón global" con fortaleza en todo el continente europeo y también en el continente americano. Además, señalan que "esta operación puede ser el catalizador que necesita la acción de Renault, ya que bajo una compañía combinada, desbloquearía el valor de la compañía", que se ha visto penalizada en bolsa en los últimos meses.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión