Accionistas que fueron a la OPS de Bankia declaran sentirse "estafados" y "engañados"

Declaran que compraron los títulos confiando en la palabra de los gestores del banco

"Te hacían creer que eras VIP", afirma una inversora

Elena Lozano
Bolsamania | 29 may, 2019 13:22 - Actualizado: 13:32
ep rodrigo rato presidentebankia
Rodrigo Rato, Presidente De Bankia BANKIA

BANKIA

1,645

17:38 19/08/19
0,77%
0,01

El juicio por la salida a bolsa de Bankia ha acogido este miércoles las declaraciones testificales de varios accionistas que acudieron a la operación, que han dicho sentirse “estafados” y “engañados” por el banco. Según han declarado, acudieron a la Operación Pública de Suscripción de Bankia, que se llevó a cabo en julio de 2011, con la confianza de que obtendrían rentabilidad que les transmitieron los empleados del banco.

“Nos sentíamos estafados o engañados por parte de Bankia, que nos había ofrecido una cosa y al final fue una mentira o un engaño”, ha afirmado uno de los afectados llamados a declarar a preguntas de su abogado. Este accionista invirtió 6.000 euros. Según ha afirmado, tenía unos “ahorros a tipo fijo” en un producto que vencía en el verano de 2011, momento en el cual el director de su oficina le propuso invertir ese dinero en la salida a bolsa de Bankia, que le presentó como “una operación interesante”.

“Le dimos crédito y decidimos comprar”, ha añadido y ha relatado después que nadie le dijo que fuera a tener “unos beneficios brutales” con esta operación, pero sí que mantendría la inversión que en un principio tenía a plazo fijo.

Ha declarado también un accionista que dice no tener “estudios” y que acudió a la salida a bolsa a propuesta de su gestor de la oficina de Bankia. “Tenía confianza en él, ellos me decían dónde tenía que firmar (…) yo no lo leía [los documentos], pero tampoco lo entendería, seguramente”, ha apuntado. “Me sentí mal, engañado por ellos”, ha añadido.

Otro de los inversores compró acciones de Bankia por valor de 15.000 euros a través de su sucursal de BBVA y, según ha afirmado, no tuvo conocimiento del folleto de salida a bolsa. Reclamó a BBVA por la pérdida de su inversión.

Un tercer accionista ha confesado que terminó comprando acciones para que le dejaran "un poco en paz", dado que le insistieron varios empleados de su oficina para que comprara acciones. "Nos dijeron que nos iban a dar más rentabilidad que lo que nos estaban dando. Que había entrado [a la entidad] de presidente Rodrigo Rato, que había sido el mejor ministro", ha añadido.

CONFIANZA EN LA ENTIDAD

La mayoría de los afectados han apuntado a la confianza en los empleados del banco como razón principal para acudir a la operación. Una de las inversoras, a las que se lo ofrecieron por teléfono, ha dicho: “Te hacen creer que eres VIP”. “Me forzaban para que cogiera más cantidad [de acciones]”, ha afirmado, para después señalar que no conocía el riesgo de perder toda la inversión. “Yo siempre decía que si era mucho riesgo no... yo cosas facilitas”, ha añadido.

“Cuando llevas en la entidad desde 1960 tienes confianza en lo que te están ofreciendo”, ha afirmado otro de los inversores, que ha añadido que no puede “culpar mucho a los empleados de la entidad, porque también compraron acciones y preferentes” y “algunos fueron presionados” para ello.

Otro de los accionistas ha declarado que confió en el empleado de la entidad que le vendió las acciones. “Los empleados nos lo ofrecían por motivo de que ellos también lo estaban comprando y era un producto muy fiable y con unos intereses altos (...) hice una visita rutinaria de que vas a hacer un papeleo y me lo ofrece la empleada del banco”, ha relatado.

"UNA INVERSIÓN RENTABLE"

Entre los declarantes se encontraba un ingeniero y economista que defiende haber leído el folleto de salida a bolsa y haber analizado los estados financieros de la entidad antes de acudir a la operación.

“Pensé que no me iba a hacer rico, pero lo consideraba una inversión que a medio o largo plazo era rentable”, ha dicho y ha explicado que le pedían invertir más de lo que finalmente compró. Además, se fió de los empleados del banco, del que era cliente desde cuarenta años antes: “Cuando ellos mismos iban a comprarlo, era una cuestión de si se hunde el banco os hundís vosotros también”.

En todo caso, ha explicado que acudió a la operación por la confianza en los empleados y porque se lo “pidieron”, pero que, si no lo hubieran hecho, no habría comprado acciones, porque no lo consideraba “una operación lo suficientemente atractiva”.

La fiscal del caso, Carmen Launa, ha hecho mucho hincapié a sus preguntas a los accionistas de la entidad sobre la publicidad de la operación y, de hecho, algunos de los afectados han afirmado que acudieron a la salida a bolsa porque vieron en la publicidad del banco emitida por televisión que era una buena operación. Es el caso de uno de ellos, que invirtió junto a su familia 5.000 euros, y que se siente “estafado y engañado”. “Te están vendiendo una cosa que después resultó ser falsa”, ha dicho, para después añadir: “Me dijeron que al cabo de dos, tres o cuatro años podía ser rentable, pero no a corto plazo”.

RECLAMAN LOS GASTOS JUDICIALES

Los accionistas que han declarado y que sí reclaman a Bankia la devolución de su inversión han explicado que no se acogieron al mecanismo que la entidad puso en marcha en 2016 para devolver a los inversores las cantidades invertidas más un 1% de interés porque esta opción no les permitía recuperar lo que ya habían pagado a sus abogados al haber presentado la demanda antes de que existiera este mecanismo.

En el caso de uno de los declarantes, el coste asciende a los 1.000 euros. “Me lo contó mi abogado [la oferta de Bankia], pero yo ya había pagado unos gastos que eran superiores a los intereses... unos 1.000 euros”, ha explicado. Este accionista ha declarado que se fió de su gestor en la entidad, dado que ya había acudido a otra OPS y “siendo cliente no crees que no te la van a colar”.

Otro de los afectados ha explicado que, aunque no sabe muy bien cuánto ha pagado a su abogado por este caso, estima que serán unos 300 o 400 euros. Él invirtió en la salida a bolsa unos 1.200 euros.

El letrado representante de Bankia ha cuestionado a varios inversores que aceptaron esta oferta si han informado a Adicae de que no debe reclamar esas cantidades, a lo cual todos han respondido que creen que sí. La defensa de la entidad, de hecho, durante la fase de cuestiones previas ya pidió que no tuvieran legitimidad algunos representados por Adicae, a los que ya se había devuelto su inversión.

La entidad, a través de este mecanismo, ha devuelto casi 1.900 millones de euros a 225.100 cuentas inversoras ya día de hoy sigue dispuesta a devolver su inversión a los accionistas que fueron a la salida a bolsa que lo soliciten a cambio de desistir en sus acciones judiciales.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión