ep cartel del banco santander en la ciudad grupo santander comunidad de madrid
Cartel del Banco Santander en la Ciudad Grupo Santander (Comunidad de Madrid)Ricardo Rubio - Europa Press - Archivo
3,56€
  • -0,02€
  • -0,60%

Santander ha llegado prácticamente a un acuerdo con los representantes de los trabajadores para integrar sus planes de pensiones con los de los antiguos empleados de Popular. El banco está dispuesto a realizar aportaciones de 800 euros al año para cada empleado, lo que para la mayoría de los trabajadores que proceden de la entidad absorbida supone una revalorización, aunque el resto, unos 1.200 trabajadores, saldrán perdiendo con el cambio.

El banco que preside Ana Botín debe unificar los planes de pensiones de los empleados que proceden de Popular y los de los que siempre han trabajado en Santander, dado que actualmente conviven dos sistemas diferentes, una anomalía que está prohibida por ley. Asimismo, supone una injusticia entre sus trabajadores, dado que en la práctica supone que la entidad está aportando a los planes de pensiones de sus trabajadores cantidades diferentes.

Santander y Popular tienen dos sistemas completamente diferentes. Mientras que el primero cuenta con un plan de pensiones puro, el segundo incluye en su plan las contingencias profesionales. Además, el de Santander se basa en una única aportación anual, mientras que el de Popular incorpora también la posibilidad de que el empleado aporte voluntariamente la cantidad que quiera, con el compromiso del banco de igualársela.

Las negociaciones para unificar estos planes de pensiones llevan unas semanas en marcha, aunque empresa y trabajadores han llegado ya al acuerdo más importante.

El banco está dispuesto a fijar las aportaciones de los trabajadores originarios de Popular en 800 euros anuales, independientemente de su cargo o antigüedad, lo que implica aumentar las de más de 5.000 trabajadores procedentes de la entidad absorbida. Lo pondrá en marcha en 2020.

El sistema que tienen los empleados llegados al banco con la absorción de Popular contempla aportaciones diferentes para tres colectivos distintos, dependiendo de la antigüedad y el cargo desempeñado. La aportación mínima son 650 euros al año y es la que tiene la mayoría de los trabajadores que se incorporaron a la plantilla de Santander.

APORTACIONES VOLUNTARIAS

Sin embargo, otros empleados saldrán perdiendo con el cambio. Se trata de aquellos que entre las aportaciones del banco, las que elegían voluntariamente hacer y la que duplicaba la entidad sumaban más que los 800 euros anuales que recibirán ahora, por lo que sufrirán una “merma” en sus aportaciones, según informan fuentes de la negociación. La mayoría son trabajadores con años de antigüedad y más de 50 años de edad.

Ante esta situación, la propuesta de los sindicatos era que el banco aportara 800 euros para todos los empleados del grupo menores de 50 años y 50 euros más para los mayores de toda la compañía en España, no solamente los procedentes de Popular.

El banco se ha negado a poner en práctica esta sugerencia, aunque los representantes de los trabajadores han conseguido arrancar a la entidad el compromiso de incrementar las aportaciones en el plazo de dos años, pero no solamente las de este colectivo, sino las del conjunto de la plantilla.

“El banco solo está dispuesto a aceptar una revalorización para todos los trabajadores”, indican las mismas fuentes. En todo caso, parece que el último fleco de la homologación de las condiciones laborales de los empleados de Santander está, casi dos años y medio después de la compra de la entidad, prácticamente cerrado.

Noticias relacionadas

contador