Santiago Niño Becerra, nino becerra, becerra, economista

El economista Santiago Niño Becerra ha vuelto a analizar los presupuestos para 2016 que aprobará el Gobierno de Mariano Rajoy antes de la celebración de las próximas elecciones generales. Además de considerar que son imposibles, cree que apenas podrán aplicarse, ya que se obligará al Gobierno a modificarlos poco después del comienzo del año.

“Visto lo visto lo que pienso es que son unos presupuestos imposibles”, señala en un artículo publicado este viernes en ‘La Carta de la Bolsa’. Esto se debe a que considera que los datos en los que se basa “son de papel”, al presentar una tasa de crecimiento del 3% del PIB que tiene en cuenta “factores que no dependen de España”.

Lea también: El Gobierno devolverá la paga extra a los funcionarios en una nómina separada. Aprobará el decreto ley la próxima semana

LOS PRIMEROS PRESUPUESTOS APROBADOS EN AGOSTO

De entrada, al catedrático de Estructura Económica le llama la atención que “por vez primera en la historia presupuestaria de España los presupuestos se presentan y discuten en agosto, en plena canícula, con media población española desconectada”. “¿Por qué se ha aceptado eso con tanta facilidad?”, se pregunta.

Por este motivo, pensó que los Presupuestos Generales del Estado para 2016 “iban a ser durísimos” y que “sería la herencia que se dejaría al siguiente Gobierno”. “Pero visto lo visto lo que pienso es que son unos presupuestos imposibles”, opina.

"En el escenario en el que se halla Europa y en particular España modificar unos presupuestos al alza es impensable"

“En el escenario en el que se halla Europa y en particular España modificar unos presupuestos al alza es impensable, pero es perfectamente posible hacerlo a la baja”, considera Niño Becerra. Por este motivo, cree que sucederá lo siguiente: “Estos presupuestos van a ser aprobados porque el partido en el Gobierno cuenta con mayoría ultrabsoluta en el Parlamento”.

Después, tras las elecciones de diciembre, el siguiente Gobierno, “independientemente de su color y de su composición, recibirá una llamada telefónica”. “Como tarde en febrero tendremos subidas de impuestos y recortes de gastos que volverán a ser calificados de ‘consolidación fiscal’. Y ya está”, vaticina el economista.

Lea además:

Roubini: el miedo a China es una falsa alarma y la respuesta ha sido 'excesiva e irracional'

Niño Becerra: ¿por qué no se conocen los criterios sobre los que se plantean los sueldos de los altos directivos?

Niño Becerra explica la seis lecciones que hemos aprendido de la crisis de Grecia

Niño Becerra: ¿por qué el salario mínimo es tan bajo en España? Porque las empresas no son productivas

Niño Becerra reflexiona sobre el triunfo de la mediocridad en las grandes empresas