El BoE mantiene los tipos sin cambios y espera un menor crecimiento por el Brexit

Señala que si hay Brexit caótico echará mano de los estímulos de todo tipo

Noemí Jansana
Bolsamania | 01 ago, 2019 13:12 - Actualizado: 15:19
mark carney boe

Como era ampliamente esperado, el Banco de Inglaterra (BoE por sus siglas en inglés) ha mantenido sin cambios los tipos de interés al 0,75% y también ha votado a favor de no introducir variaciones en sus medidas no convencionales de estímulo monetario, por unanimidad. No obstante, ha recortado las proyecciones de crecimiento del organismo coincidiendo con un desplome de la libra hasta mínimos de casi tres años. La advertencia del organismo, según los expertos es que el divorcio con la Unión Europea (UE) entraña ahora riesgos notables de arrastrar al país a la recesión.

De este modo, los miembros del Comité del BoE han votado en bloque a la hora de mantener en 10.000 millones de libras esterlinas (10.974 millones de euros) la emisión de reservas del banco central para financiar la compra de deuda corporativa, así como de continuar con el programa de 435.000 millones de libras esterlinas (477.388 millones de euros) de compra de bonos soberanos.

En su análisis, la institución ha señalado que, tras crecer un 0,5% en el primer trimestre del año, se prevé un estancamiento de la actividad en el segundo trimestre, una evolución ligeramente más débil de lo anticipado el pasado mes de mayo.

El regulador monetario presidido por Mark Carney ahora pronostica un crecimiento del PIB del 1,3% para 2019 y 2020, por debajo del 1,5% y 1,6% respectivamente de sus proyecciones anteriores en mayo. Estas previsiones se hacen bajo el supuesto de que Reino Unido evite un Brexit caótico.

El Banco espera que la inflación, que actualmente se encuentra en el objetivo del 2%, supere esta meta a dos y tres años vista, y por un margen mayor al previsto en mayo.

En las actas de la reunión de agosto, el banco central señaló que el mayor riesgo de un Brexit caótico había llevado a una "depreciación marcada del tipo de cambio de la libra esterlina", que está cerca de un mínimo de tres años frente a sus divisas rivales, y que desde mediados de julio, la incertidumbre comercial sobre Brexit se había vuelto "más arraigada".

En su comparecencia de prensa, Carney ha reconocido que en el caso de que el abandono de la UE "se produzca sin pacto y sin transición, la libra esterlina probablemente caerá, las primas de riesgo sobre los activos del Reino Unido aumentarán y la volatilidad se disparará".

Del mismo modo, ha señalado que los preparativos de los gobiernos y las empresas para este escenaeio son vitales para reducir los costes de transición potencialmente perjudiciales para una relación de comercio con la UE. "Esos preparativos no pueden eliminar los ajustes económicos fundamentales a un nuevo acuerdo comercial que implicaría un Brexit sin acuerdo", ha advertido Carney.

El banco añade que el crecimiento subyacente parece haberse desacelerado desde 2018 por debajo del potencial de la economñia, lo que refleja tanto el impacto de la intensificación de las incertidumbres relacionadas con el Brexit en la inversión empresarial como un crecimiento global más débil en el comercio.

DOBLE ORIENTACIÓN A FUTURO

"El aumento de la incertidumbre sobre la naturaleza de la retirada de la UE significa que la economía podría seguir una amplia variedad de caminos en los próximos años", ha apuntado la institución. Los expertos coinciden en señalar que, en tal contexto, el banco central insinúa que podría recortar los tipos y asegura que la senda apropiada de su política monetaria dependerá del equilibrio entre los efectos del 'Brexit' en la demanda, la oferta y el tipo de cambio.

De este modo, el BoE ha reiterado que la respuesta de su política monetaria al Brexit, cualquiera que sea la forma que adopte, "no será automática" y podría, por tanto, ir en cualquier dirección, aunque ha subrayado que "en todas las circunstancias, el Comité establecerá la política monetaria de manera adecuada para lograr el objetivo de inflación del 2%".

No obstante, si hay un Brexit suave, las tasas de interés podrían aumentar, dijo el Banco de Inglaterra en su informe trimestral de inflación. "Suponiendo un Brexit suave y se produzazca cierta recuperación en el crecimiento global, es probable que se forme un margen significativo de exceso de demanda en el mediap plazo. Si eso ocurriera, el Comité juzga que los aumentos en las tasas de interés, a un ritmo gradual y de forma limitada, serían apropiados para devolver la inflación de manera sostenible a la meta del 2%".

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión