• La cotización en mínimos de Bankia y la deriva judicial del BBVA por el 'caso Villarejo' impulsanla operación
ep el presidente de bankia jose ignacio goirigolzarri en su despacho
El presidente de Bankia, José Ignacio GoirigolzarriBANKIA - Archivo

El PNV mete presión para acelerar la fusión entre BBVA y Bankia ante una posible caída del Gobierno. El grupo vasco ya obtuvo a principios de año un compromiso por parte de Pedro Sánchez para que la operación saliera adelante, como publicó en exclusiva Bolsamanía, pero el coronavirus frenó esos planes. Ahora, el PNV quiere acelerar la operación y que no se demore más allá del principio del otoño, según fuentes conocedoras de la situación, porque teme que Podemos salga del Gobierno y que el presidente tenga que convocar nuevas elecciones.

  • 1,02€
  • -0,59%
  • 3,08€
  • -1,41%

Fuentes cercanas a Ajuria Enea aseguran que el partido da una alta probabilidad a que la coalición de gobierno entre PSOE y Unidas Podemos se rompa porque las condiciones que impondrá la UE para que España pueda acceder al rescate (recortes, reducción del déficit y reformas estructurales) serán inaceptables para Pablo Iglesias. De ahí que pretenda acelerar al máximo la operación, que fue su principal exigencia para apoyar la investidura de Sánchez, antes de que este pueda saltar por los aires.

Los Presupuestos Generales del Estado para 2021 son la ocasión para plantear de nuevo esta exigencia. Aitor Esteban, portavoz del PNV en el Congreso, ha recordado a Sánchez que “debe apoyarse en los partidos de la investidura”. Aunque Ciudadanos se ha abierto a negociar los presupuestos, el grupo vasco seguirá siendo imprescindible ante la previsible retirada del apoyo de ERC. Muestra de este poderío es que ha logrado que el País Vasco y Navarra logren administrar en su territorio el Ingreso Mínimo Vital.

Como ha venido informando Bolsamanía, la fusión de Bankia y BBVA cuenta con el apoyo de la primera entidad, del Gobierno y del BCE, y la única oposición hasta ahora venía de la cúpula del banco vasco. Esta resistencia puede ceder por la situación judicial de su presidente, Carlos Torres, debido al ‘caso Villarejo’. En el mundillo financiero se da por hecho que el sucesor de Francisco González en BBVA será imputado por este caso. Aunque finalmente se salve de una condena, la espada de Damocles de la imputación -que podría extenderse a todo el consejo- le hace mucho más proclive a la fusión planteada por el PNV.

Para 'vender' la operación a su consejo, Torres debe convencerle de dos cosas. La primera es que obtendrán importantes sinergias (aunque las fuentes consultadas sostienen que no podrían materializarse hasta bien entrado el 2021 por lo mal visto que estaría un ERE tan grande en la situación actual). La segunda es que la ecuación de canje será beneficiosa para el banco azul; es decir, que no se pagará prima sobre la cotización actual de Bankia, o bien esta será mínima.

Precisamente, Bankia cotiza en niveles muy próximos a mínimos históricos, en torno a los 1,02 euros por acción, con una capitalización en torno a 3.000 millones, lo cual es otro argumento que puede utilizar Torres. En su contra, la baja rentabilidad del banco con sede en Valencia. Pero lo que favorece a los accionistas del BBVA perjudica a los de Bankia, encabezados por el Estado, que es dueño de más de un 60% de Bankia a través del FROB. El argumento para aceptar la fusión sería que la participación del FROB tendrá más 'upside' (potencial alcista) en un banco mucho más grande y diversificado que en Bankia en solitario.

EL PAPEL DE GOIRIGOLZARRI

El papel de José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, en la posible operación también tiene mucha importancia. A pesar de que Goirigolzarri no es nacionalista, su perfil de 'Neguri' gusta al PNV y volver al BBVA sería su venganza después de ser despedido como consejero delegado por FG, el 'enemigo íntimo' de los 'Neguris', en 2009 tras atreverse a postularse como su sucesor en la presidencia. En 2012, salió de su prejubilación para ser presidente de Bankia y de BFA.

Según las fuentes consultadas, Goirigolzarri ve con muy buenos ojos la integración de Bankia en BBVA y considera que sería una buena opción para que el Estado salga de una vez de su capital, algo que siempre ha reclamado. Aunque sería BBVA quien integraría a Bankia, una de las exigencias del PNV es que Goirigolzarri sea quien presida el banco resultante, algo para lo que se barajan varias opciones.

DEVOLVER EL BRILLO A BILBAO A COSTA DE BARCELONA

El PNV es sabedor de que es prácticamente imposible que los principales órganos de dirección y unidades de negocio del BBVA regresen a Bilbao, lo que le importa es recuperar el centro de decisión. Incluso no descarta recuperar alguna rama menor del banco azul, como la Fundación BBVA.

Igualmente, sigue aspirando a devolverle a la ciudad vasca el lustro perdido en el terreno empresarial, a pesar de que la presencia de las históricas familias de Neguri en el capital del BBVA es mínima. "Pero el PNV no lo ve así: ellos consideran que con solo 6 diputados, controlan el Gobierno y tienen más influencia que los partidos catalanes, y que, con menos del 2%, controlan Iberdrola. Su intención es hacer lo mismo en BBVA gracias a la fusión con Bankia", señala una fuente cercana a la formación política.

Además, cuentan con el declive de Barcelona como sede empresarial a consecuencia del procés soberanista, lo que dará más protagonismo a ciudades como Valencia o Bilbao, que el PNV querría convertir en el segundo polo de riqueza de España.

Noticias relacionadas

contador