Las herramientas que la Fed tiene a mano frente a una nueva recesión económica

El siguiente paso podría ser reiniciar la flexibilización cuantitativa (QE)

@GiancarloPrisco
Bolsamania | 24 sep, 2019 13:08 - Actualizado: 13:10
cb powell fed sh1

El pasado miércoles 18 de septiembre el presidente de la FED, Jerome Powell, anunció el recorte de los tipos de interés de los 0,25%, llevándolas en el rango 1.75-2%.

Es el segundo descenso consecutivo, después de lo de julio.

El concepto expreso de Powell es que la política monetaria futura está limitada por el desempeño de la economía. Solo si será necesario, la serie de recortes continuará.

Una noticia más importante ha eclipsado la tan importante reunión de política monetaria.

El Banco Central Americano ha intervenido con decisión inyectando liquidez. La intervención fue necesaria porque los tipos de los FED Funds aplicados a los bancos comerciales habían subido hasta un 10%, demostrando un preocupante vacío de liquidez.

Una crisis de liquidez llevaría inevitablemente a una disminución del crédito, con evidente impacto económico, incluso hay que pensar que podría haber algo atrás mucho más preocupante.

Probablemente la Fed se ha enfrentado a un problema temporal, aunque hay algunos aspectos que invitan a no subestimarlo:

- el último precedente fue en el 2008;

- por cuatro días consecutivos la liquidez no ha satisfecho la petición de los bancos;

- 75 billones de dólares es el máximo esperado para este tipo de intervención;

- además de lo que ya se ha hecho, la FED ha anunciado una nueva inyección de 75 billones de dólares hasta el 10 de octubre;

- en total se trata de más de mil millones de dólares en menos de un mes, equivalente aproximadamente a 5 años y medio del QE recientemente anunciado por Draghi (que implica la inyección de 20 billones de euro por mes).

Lo más alarmante es la falta de explicaciones por parte de la Reserva Federal. Lamentablemente, a partir de 2008, el mercado estadounidense se ha vuelto cada vez menos transparente (recordamos al triple A a Lehman Brothers poco ante del quiebre) y el primero en subirlo serán los pequeños inversores cuando surja la verdad. Por eso, la falta de transparencia en el tiempo provocara una pérdida de confianza, que se verá también en las cotizaciones del mercado financiero, aunque se quedara cómo siempre una medida manipuladora de la economía real.

Hablando de nuevo de la FED, un descenso en territorio negativo de los tipos es algo muy improbable, debido a los bajos resultados que se obtendrían. No podemos, todavía, excluir pequeños ajustes hasta el final de este ano (en el rango 1,75%-2%).

Otra herramienta disponible para la Reserva Federal es la “forward guidance”, las indicaciones sobre los siguientes pasos del banco central, que ha demostrado ser eficaz en la fase de recuperación desde la última recesión y aún podría serlo. La forward guidance podría referirse al compromiso de eximir de aplicar aumentos de tipos durante un cierto período, o hasta que se alcancen ciertos objetivos. Sobre el tema de los objetivos, una opción también podría ser revisar al alza la meta de la inflación, que daría a los mercados una señal clara de una actitud más que complaciente.

Si la combinación de una política de tipos cero y una orientación tranquilizadora no funcionara, el siguiente paso podría ser reiniciar la flexibilización cuantitativa (QE). En el balance de la Fed, ahora hay bonos por 3.750 mil millones de dólares, 750 mil millones por debajo del pico alcanzado hace dos años: por lo tanto, hay espacio para un reinicio potencial, especialmente si consideramos que no hay un límite al alza y que las emisiones de deuda de los Estados Unidos han subido en línea con el déficit presupuestario.

Concluimos mirando el grafico diario del índice S&P500.

El nivel para buscar nuevos largos empieza desde los 3023, con objetivo 3053 y 3077. Necesitamos una buena rotura de ese nivel para que se cumpla esa posibilidad. Al mismo tiempo, hasta que no haya señales bajistas, es inútil anticipar reversiones. Hay que observar sell off continuativos y con grandes excursiones, algo similar a lo que pasó al principio de agosto, pero que no tuve continuación. Por esa semana vigilar los 2960 a la baja, porque la perdida de ese nivel podría llevar el precio cerca de los 2900.

Hasta que el SP no pierde los mínimos de mayo (zona 2727), cualquier corrección debe ser vista como tal y también una ocasión para volver a comprar a precios mejores.

¡Feliz semana y buen trading a todos!

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión