Solo dos de cada diez euros están en los planes de pensiones más rentables

El 40% del patrimonio está en renta variable, el nivel máximo histórico de exposición a bolsa

  • El 56% de las aportaciones se sigue realizando en el último trimestre, según un informe de pensiones
Rubén Escudero
Bolsamania | 11 dic, 2018 06:00 - Actualizado: 09:47
distribuir-plan-de-pensiones-en-funcion-de-tu-edad
Planes de pensiones individuales

Solo dos de cada diez euros en España son destinados a los planes de pensiones más rentables. Sin embargo, el 60% del dinero ahorrado en pensiones privadas se encuentra invertido en los diez planes más grandes, que son todos de la banca pero no se encuentran entre los mejores planes a largo plazo.

Lo pone de manifiesto un informe sobre la industria de planes de pensiones en España, elaborado por Abante Asesores con datos de Inverco. Según este estudio, la concentración es mayor si se desagregan los datos por categoría. En la renta fija, los diez planes más grandes concentran más del 70% del total de la industria, mientras que, en la renta variable, los diez grandes planes aglutinan el 43% del patrimonio.

En cambio, en los planes más rentables hay muy poco dinero invertido, también de forma desagregada por categoría. En los diez planes más rentables (medidos por su rendimiento anualizado a 15 años) de bolsa, únicamente hay un 9,4% del patrimonio y, en los de renta fija a largo plazo, el 25,2%. De esta forma, de media solo dos de cada diez euros en España (un 17,3%) en planes de pensiones individuales, aproximadamente, están invertidos en los productos de ahorro para la jubilación que más frutos dan a sus partícipes.

“Hay planes de pensiones rentables, pero los ahorradores eligen mayoritariamente los más comercializados”, subraya el informe de Abante. De acuerdo a otro informe de VDOS, los bancos tienen una cuota de mercado en planes de pensiones personales de más del 78%. El casi 22% restante se reparte entre grupos internacionales, grupos independientes, aseguradoras y cooperativas de crédito.

A la hora de contratar un plan u otro, los partícipes deben conocer las distintas variables que pueden hacer de su decisión un acierto o un error. Una de las más importantes es la diferencia de rentabilidad entre los productos más grandes y los más rentables. En renta variable, esta diferencia supera el punto porcentual a favor de los segundos (7,86% frente a 6,64%, anualizada a 15 años) y, en renta fija mixta, la diferencia es de más de dos puntos (3,85% frente a 1,79%).

LOS PLANES DE PENSIONES DE BOLSA, EN MÁXIMOS HISTÓRICOS

En estos momentos, el 51% del ahorro para la jubilación en planes está invertido en renta fija y el 40% en renta variable, el nivel máximo histórico de exposición a bolsa en este tipo de productos.

Los planes de acciones han ganado terreno por dos factores complementarios. Por un lado, en los últimos años el activo que más se ha revalorizado ha sido la bolsa, y ha provocado que el patrimonio total acumulado se incremente. Por otro, los partícipes han aportado más dinero a los planes puros de bolsa y a los planes mixtos donde la bolsa está presente debido al entorno de tipos al 0%. Para extraer algo más de rentabilidad, el consejo generalizado de los profesionales es que hay que asumir algo más de riesgo.

EL COSTE DE DEJAR LA APORTACIÓN PARA DICIEMBRE

Aunque las entidades llevan muchos años haciendo campañas de concienciación para sus clientes de las bondades del ahorro periódico en pensiones para desestacionalizar su aportación, en especial las independientes, lo cierto es que el 56,2% de las aportaciones brutas se sigue realizando en el último trimestre del año, según el informe, de media desde 2003 hasta 2017. Entre noviembre y diciembre es cuando los bancos, pero también las grandes aseguradoras, sacan su artillería comercial para la campaña navideña de pensiones, con bonus o regalos materiales a los traspasos o nuevas suscripciones. Y este hecho perjudica en su rendimiento a los futuros pensionistas.

Este comportamiento del ahorrador tiene un coste en la rentabilidad que consigue en el largo plazo. “Si tomamos los precios medios de cierre del Ibex 35, esperar a hacer la aportación al último trimestre habría sido un 2,18% más caro en los últimos 15 años, o un 1,65% en los últimos cinco”, afirma el estudio de Abante.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión