Así será 2017 para el inversor inteligente

Las previsiones han fallado estrepitosamente en 2016, pero siguen siendo útiles

  • El ejercicio estará marcado por el inicio de la presidencia de Donald Trump en Estados Unidos
  • Los analistas anticipan el fin de la barra libre de liquidez y del mercado alcista de bonos
César Vidal
Bolsamania | 17 dic, 2016 08:00 - Actualizado: 23:12
Ibex_Inversores

¿Cómo será 2017? ¿Qué acontecimientos marcarán el rumbo de los mercados financieros globales en los próximos 12 meses? ¿Cuáles son las previsiones de los expertos? Estas y otras muchas son las preguntas que se hacen los inversores tras un 2016 plagado de sorpresas. Un año en el que, precisamente, las previsiones y las estimaciones han fallado estrepitosamente. Aunque esto no quiere decir que no sirvan para nada.

DOW JONES
26.935,070
  • -0,59%-159,72
  • Max: 27.194,75
  • Min: 26.926,68
  • Volume: -
  • MM 200 : 25.744,57
23:15 20/09/19
DAX
12.468,010
  • 0,08%10,31
  • Max: 12.490,84
  • Min: 12.418,50
  • Volume: -
  • MM 200 : 11.735,21
17:45 20/09/19
IBEX 35
9.179,000
  • 0,47%43,00
  • Max: 9.210,90
  • Min: 9.132,20
  • Volume: -
  • MM 200 : 9.090,84
17:38 20/09/19

La obligación del inversor inteligente es analizar la información disponible en los mercados, valorarla y posteriormente tomar las decisiones que considere más convenientes para preservar su capital y, obviamente, intentar conseguir una rentabilidad atractiva, de acuerdo con la asunción de los riesgos que esté dispuesto a asumir.

Sin lugar a dudas, 2017 estará marcado absolutamente por el inicio de la presidencia de Donald Trump en Estados Unidos. En Europa, además, será importante conocer la evolución del proceso de salida de Reino Unido de la Unión Europea. Y el resultado electoral en varias naciones clave, como Francia y Alemania, además de Holanda. Y en España, en particular, un Gobierno en minoría deberá demostrar que puede cumplir sus objetivos pese a depender de socios externos para llevar a cabo sus políticas.

Bank of America Merrill Lynch prevé que se produzca una rotación de activos ganadores con la deflación a ganadores con la inflación

Los expertos de Bank of America Merrill Lynch (BofAML) destacan que, por primera vez desde 2006, no se producirán grandes medidas acomodaticias en materia de política monetaria en los países que forman el G7. Además, prevén que “los tipos de interés y la inflación” sorprenderán al alza. Por ejemplo, la Fed ya ha anticipado en su última reunión que subirá tres veces los tipos en 2017.

Su estimación es que el crecimiento mundial se acelere hasta el 3,5% en 2017 desde el 3,1% en 2016, debido a una aceleración de los estímulos fiscales. También anticipan unas políticas comerciales y de inmigración más duras, un repunte de los salarios y una mayor demanda interna en el G7.

Otra de sus previsiones es que las pérdidas en los bonos limitarán las ganancias en los mercados de materias primas y renta variable, a no ser que el crecimiento de Japón, Europa y China sea bastante mayor de lo esperado o que la productividad de EEUU aumente de manera importante.

En este escenario, prevén unos “retornos fuertes” de los activos ligados a la inflación y “pérdidas” en activos asociados a la deflación. Además, consideran que la tecnología y el envejecimiento de la población seguirán siendo fuerzas seculares importantes, que no detendrán un repunte de la inflación, pero limitarán su magnitud.

BofAML prevé que se produzca una rotación de activos ganadores con la deflación (bonos, grandes empresas, Estados Unidos, tecnología, activos financieros) a ganadores con la inflación (materias primas, pequeñas empresas, Japón, bancos, activos inmobiliarios).

SEIS GRANDES TEMAS DE INVERSIÓN

Estos expertos consideran que durante 2017 habrá seis grandes temas de inversión. El primero de ellos es que la era de la 'barra libre' de liquidez de los bancos centrales llega a su fin. La Reserva Federal seguirá subiendo los tipos en EEUU y el Banco de Japón y el Banco Central Europeo (BCE) terminarán con su política de tipos negativos. En este escenario, los bancos serán los grandes beneficiados y los bonos serán los grandes perdedores.

BofAML afirma que “el mayor mercado alcista de la historia en los bonos terminó el 11 de julio de 2016, cuando el bono a 30 años marcó una rentabilidad del 2,088%

El segundo gran tema será el aumento de los estímulos fiscales a escala global, que podrían ascender a 1 billón de dólares entre 2016 y 2017 en Japón, Canadá, Corea del Sur, Europa y Estados Unidos. Esto impulsará la demanda interna y beneficiará a empresas del sector constructor y a empresas de pequeña capitalización.

En tercer lugar, BofAML considera que en 2017 la globalización tocará techo, lo que beneficiará a las pequeñas empresas globales y perjudicará a las grandes tecnológicas. En su opinión, la era del libre comercio y del libre movimiento del trabajo y el capital está llegando a su fin. Como ejemplos, el Brexit y la elección de Donald Trump reflejan el auge de los populismos y de los movimientos anti-globalización. En este escenario, son más probables las guerras comerciales y las de divisas. Las empresas de Reino Unido, Japón, China y México se beneficiarán de las devaluaciones de sus divisas, mientras las grandes multinaciones de EEUU se verán afectadas por la apreciación del dólar en 2017.

En cuarto lugar, BofAML afirma que “el mayor mercado alcista de la historia en los bonos terminó el 11 de julio de 2016, cuando el bono a 30 años marcó una rentabilidad del 2,088% y las expectativas de deflación marcaron un techo”. En este escenario, esperan un repunte de la inflación. Uno de sus activos favoritos son los bancos japoneses. La rentabilidad de la deuda americana a 10 años ha marcado recientemente máximos de los últimos 27 meses.

En quinto lugar, señalan que la “acción de los precios en puntos de inflexión suele ser grande y violenta”. Por ello, esperan una gran volatilidad en el mercado de bonos. En su opinión, adoptar posiciones contrarias al consenso del mercado puede funcionar. Así, señalan a la libra y a la renta variable británica como sus activos favoritos en este escenario 'contrario'.

Por último, BofAML recomienda estar muy pendiente del sector biotecnológico, ya que puede ser uno de los grandes beneficiados debido a una menor regulación en EEUU bajo la presidencia de Trump y a las valoraciones atractivas, tras una caída del 40% entre 2015 y 2016.

UBS: EL MAYOR RIESGO, EL PÁNICO

Desde UBS Wealth Management, comentan que la presidencia de Trump y el Brexit han sido “dos de los shocks más grandes en la historia política moderna”. Estos expertos destacan el riesgo de que en 2017 aumenten las “desavenencias políticas y de proteccionismo”.

UBS señala que ha identificado hasta 28 peligros, pero que “el riesgo más grande que los inversores particulares afrontarán en 2017 no aparece: el pánico”

Para UBS, la victoria de Trump marca “un giro drástico en el statu quo de la economía más grande del mundo”, debido a la promesa de una política fiscal expansiva (menos impuestos a empresas y familias y mayor gasto en infraestructuras). Su previsión es que los beneficios empresariales en EEUU aumentarán un 8% el próximo año, lo que favorecerá a la renta variable americana. También consideran atractivos los títulos del Tesoro de EEUU protegidos contra la inflación, denominados TIPS.

Un segundo tema para estos expertos es el aumento del proteccionismo a escala mundial. En ese escenario, las economías pequeñas y abiertas, que dependen de un único país en sus relaciones comerciales, “son especialmente vulnerables”. Otro de los riesgos es el aumento del proteccionismo mediante las devaluaciones de las divisas.

En opinión de UBS, “la desaceleración del crecimiento mundial a que conduce el proteccionismo creciente es sin duda un factor negativo para los inversores”. En ese escenario, el banco suizo recomienda diversificar las inversiones de manera global.

Sobre los principales riesgos para los mercados en 2017, UBS señala que ha identificado hasta 28 peligros el próximo ejercicio, pero que “el riesgo más grande que los inversores particulares afrontarán en 2017 no aparece: el pánico”. Así, el inversor debe ser consciente de que siempre hay riesgos en el mercado y que lo fundamental es planificar las inversiones, diversificarlas y procurar cubrirse contra riesgos no recompensados.

Para los expertos de UBS, obtener una rentabilidad anual del 5% es un buen objetivo para los inversores en el actual escenario

Por ejemplo, una mayor inflación es negativa para el efectivo, pero positiva para los activos reales y las acciones. Los bonos de alta calidad pueden verse perjudicados por tipos de interés más altos, que a su vez pueden beneficiar a las rentabilidad de los préstamos sénior. “Efectuar una diversificación en diferentes bonos, acciones e inversiones alternativas puede reducir la vulnerabilidad”, afirman estos expertos.

Entre los principales riesgos, aparecen preocupaciones económicas como una posible recesión en EEUU, un aterrizaje brusco en China, un estancamiento secular del crecimiento mundial, un aumento de la inflación, la estanflación y un mayor proteccionismo.

También hay riesgo de errores en la política monetaria de los bancos centrales, ya sea por un aumento demasiado rápido de los tipos en EEUU, por devaluaciones competitivas de las divisas o por el 'taper tantrum' del Banco Central Europeo. Además, UBS menciona riesgos en el sistema financiero, como una posible crisis de pensiones y seguros, una crisis bancaria en Europa, litigios, caída de las reservas en moneda extranjera de China, una crisis de deuda en Japón o problemas de liquidez en el mercado.

Para UBS, obtener una rentabilidad anual del 5% es un buen objetivo para los inversores, que puede lograrse invirtiendo en renta variable americana y de los mercados emergentes, en préstamos sénior de EEUU (alternativa a la renta fija), en divisas de los mercados emergentes como el real brasileño, el rublo ruso y la rupia india.

Como sucesos políticos con más riesgo, UBS menciona las elecciones en Alemania y Francia, una posible crisis política en la Unión Europea o una crisis en Venezuela. Y como riesgos geopolíticos, aparecen las crisis migratorias, la escalada del conflicto en Oriente Medio, el aumento del terrorismo internacional y una mayor antiglobalización. Por último, como shocks exógenos, UBS contempla los precios crecientes de los alimentos, la escalada del precio del petróleo, la restricción de dólares, sucesos climáticos o pandemias.

Otra de las opciones, para los inversores con una alta tolerancia al riesgo puede ser “apalancar una cartera de riesgo medio en vez de invertir directamente en una cartera de riesgo elevado”. Otro de sus consejos consiste en apostar por opciones alternativas de inversión, como los 'hedge funds' y activos no cotizados.

Por último, UBS considera que hay opciones más interesantes para invertir en 2017 que la renta variable europea. En cualquier caso, a los inversores expuestos a Europa les recomiendan empresas con elevada exposición a mercados emergentes o que distribuyan dividendos atractivos.

GOLDMAN SACHS: ESCENARIO DE RETORNOS BAJOS

Por su parte, los expertos de Goldman Sachs consideran que uno de los temas de 2017 será el mayor crecimiento económico, que a su vez provocará más riesgos y también un ligero aumento de los retornos. No obstante, habrá “escasez” de oportunidades de inversión, pero a ese mayor crecimiento económico esperado.

La valoración de la renta variable y “especialmente” de los bonos permanece muy elevada en relación a sus estándares históricos

Las condiciones financieras están mejorando y los estímulos fiscales que se prevén en Estados Unidos y otras economías desarrolladas reforzarán las presiones inflacionistas que ya están en marcha. “Con la producción y el empleo cerca de su potencial, esto refuerza nuestra convicción de que la Fed subirá tipos tres veces en 2017”, señalan estos expertos, en línea con lo anticipado por la Fed en su última reunión.

Goldman afirma que la tasa media de crecimiento a escala mundial ha bajado tras la crisis financiera y que la valoración de la renta variable y “especialmente” de los bonos permanece muy elevada en relación a sus estándares históricos, así que esperan retornos bajos en la mayoría de activos. Por ello, los inversores se verán forzados a estrategias alternativas para obtener más rentabilidad. Una de las razones que mencionan estos expertos es que el envejecimiento de la población sigue afectando a la tasa de participación en el mercado laboral, lo cual lastra la productividad de muchas economías.

En conjunto, Goldman ha elevado su previsión de rentabilidad para el conjunto de todos los activos hasta el 2,7% desde el 1,5% en 2016. En su opinión, las mejores oportunidades se encuentran en acciones asiáticas excluyendo Japón, con un potencial de retorno del 12,5%. Por el contrario, en Japón anticipan un retorno negativo de la renta variable del 3,7% en el índice Topix.

Como conclusión, y volviendo a la operativa que todo inversor inteligente debe llevar a cabo en los mercados, recuerde que lo fundamental es tomar sus propias decisiones, de acuerdo a la información disponible, a su perfil de riesgo, a sus objetivos de rentabilidad y al horizonte temporal planificado. Tener un plan, preservar el capital y no dejarse llevar por el mercado. Estos consejos no le garantizan ganar dinero, pero seguramente le evitarán perderlo.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión