ep el presidente de bankia jose ignacio goirigolzarri durante la presentacion de resultados anuales
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri.BANKIA
0,90€
  • 0,00€
  • -0,49%

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha afirmado que el Consejo de Administración de la entidad aplicará la “máxima prudencia” a la política futura de dividendos, porque en la situación actual el mantenimiento de un alto nivel de solvencia “va a ser totalmente prioritario”, y ha anunciado que el Consejo de Administración ha decidido renunciar a cualquier distribución de carácter extraordinario en 2020.

De esta forma, el objetivo de repartir 2.500 millones de euros entre los accionistas, que recogía el Plan Estratégico 2018-2020, lanzado en un contexto económico muy diferente, “es evidente que tiene que ser revisado y queda condicionado al efecto que pueda tener esta crisis”, según ha añadido.

"Nuestra política debe ser de máxima prudencia a la hora de fijar el dividendo de 2020"

“Además, pensamos que nuestra política debe ser de máxima prudencia a la hora de fijar el dividendo con cargo al ejercicio 2020”, ha afirmado Goirigolzarri, quien ha agregado que “dado que nosotros no tenemos una política de reparto de dividendos a cuenta, contamos con todo el año para analizar el impacto real de esta crisis antes de definir la retribución final del ejercicio”.

Así, ha asegurado que “en esa definición, que comenzará ya en los resultados correspondientes a este primer trimestre del año, les reitero que nos conduciremos con criterios de extrema prudencia”, ya que “uno de los puntos fuertes de nuestro banco es su alto nivel de solvencia, y mantener esa ventaja es prioritario”.

PRIORIDAD EN LA SOLVENCIA

El presidente de Bankia ha defendido que plantear esta prudencia en el reparto de dividendos “es la mejor forma de anticiparnos a un entorno incierto y, además, es la mejor manera de tener un gran músculo financiero para ayudar y financiar nuestra economía, a las empresas y a las familias españolas”.

En su discurso en la Junta General Ordinaria de Accionistas, celebrada de manera telemática este viernes, ha indicado que “nos encontramos ante una situación que está poniendo a prueba las costuras de nuestra sociedad y de nuestra convivencia, y es en estos momentos cuando todos debemos sacar lo mejor de nosotros mismos en términos de solidaridad, compromiso y responsabilidad individual”.

El capital es el mejor seguro ante cualquier tipo de imprevisto, y es lo que permite a las entidades financieras desarrollar su operativa de una forma segura”, ha subrayado Goirigolzarri, quien ha recordado que la entidad cerró el ejercicio 2019 con una “extraordinaria” situación de capital, ya que el CET 1 fully loaded alcanzó el 13,02%, con lo que se mantiene como líder de los grandes bancos españoles.

En este sentido, ha afirmado que “si bien es cierto que en el negocio bancario siempre es importante tener un balance saneado y capitalizado, esto es especialmente relevante ante momentos de gran incertidumbre como los que tenemos ahora por delante”.

Goirigolzarri ha puesto en valor los “puntos fuertes” y las “ventajas competitivas” de Bankia para afrontar la coyuntura actual: “Notables fortalezas financieras, gran músculo comercial y un esquema de gestión responsable que guía nuestro propósito como empresa y delinea nuestra estrategia”.

El presidente de Bankia, que ha trasladado su “apoyo” y “solidaridad” a los afectados por la crisis del Covid-19, ha reconocido que “tenemos mucho trabajo por delante, y no va a ser un trabajo fácil”, porque en la crisis del coronavirus es, desde el punto de vista económico, “difícil predecir hasta dónde llegará su efecto y su duración”.

En todo caso, y tras destacar la inmensa labor del sector sanitario y de muchas industrias para mantener servicios básicos a disposición de los ciudadanos estos días, ha hecho un llamamiento “a la esperanza”, ya que, aunque “esta crisis no tiene nada que ver con la que soportamos en la década pasada”, las lecciones aprendidas “permitirán una gestión mucho más eficaz” en la actualidad.

A modo de ejemplo, ha asegurado que el Banco Central Europeo (BCE) está reaccionando con rapidez y contundencia desde el primer momento, que España tiene ahora una estrategia de anticipación desde el punto de vista fiscal con un claro finalismo y el déficit público será reactivo, y que las ayudas a la economía son rápidas y de notable volumen.

Y aunque ha señalado que “todavía tenemos lagunas de respuestas, especialmente en Europa, donde hay falta de contundencia, armonización y solidaridad de la política fiscal”, también ha puesto en valor que “esta discusión se está planteando en semanas y no en años, como en la anterior crisis”. Esto le ha llevado a concluir que “aunque el éxito, que es contener el impacto económico, no está asegurado, sí estamos reaccionando mejor y más rápido, lo que supone que, en esta ocasión, va a ser más factible lograrlo”.

Goirigolzarri ha destacado también la fortaleza con la que el sector financiero afronta esta coyuntura derivada de la evolución del Covid-19, algo que ha considerado es absolutamente diferencial y da a los bancos un papel fundamental para trabajar de la mano de la administración para ayudar a familias y empresas. “Hoy, gracias al trabajo de todos estos años, el sector no es el problema, sino que forma parte de la solución”, ha asegurado.

A este respecto, el presidente de Bankia ha explicado las medidas que ha puesto en marcha la entidad en las dos últimas semanas para apoyar a sus clientes. Así, además, de adaptar los procesos y sistemas internos para cumplir con las medidas impulsadas por el Gobierno en el Real Decreto del estado de alarma, la entidad está ofreciendo soluciones adicionales.

Goirigolzarri ha avanzado que la entidad va a ofrecer en los próximos días moratorias de capital de seis meses en los créditos al consumo de particulares y autónomos afectados por la situación generada por el coronavirus, y también alargará hasta seis meses la moratoria en las hipotecas de los particulares que cumplan los requisitos contemplados en el Real Decreto del Gobierno, que estableció inicialmente el retraso en los pagos en un mes.

Noticias relacionadas

contador