OPINIÓN | La banca quiere cobrar por los depósitos pero no pagar por las hipotecas

En septiembre cobrarán a todas las empresas por sus cuentas... y después a los particulares

  • La Ley Hipotecaria impide pagar intereses a los préstamos, pero solo afecta a los nuevos
Eduardo Segovia
Bolsamania | 26 ago, 2019 06:00 - Actualizado: 10:27
ep presidentela asociacion espanolabanca aeb jose maria roldan 20190620125609
El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María RoldánAPIE - Archivo

Los tipos de interés cada vez más negativos nos llevan, en teoría, a un mundo al revés en que tendremos que pagar por guardar nuestro dinero en los bancos y ellos nos tendrán que pagar por prestárselo (como ya sucede con muchos bonos). Pero la banca española pretende quedarse solo con lo bueno para ella -cobrar intereses a los depósitos- y evitar lo malo -pagárselos a los créditos-. De hecho, ha conseguido que esto último se incluya en la Ley Hipotecaria. ¿La banca siempre gana? Pues cuidado: esta norma solo afecta a los préstamos nuevos, no a los que vienen de la burbuja.

Esto es como lo del rescate -que fue a las cajas de ahorros gestionadas por políticos, no a los bancos-: si una entidad gana dinero, se lo queda ella; pero si lo pierde y quiebra, lo tenemos que poner los contribuyentes con la excusa de proteger a los depositantes (¿para qué está el Fondo de Garantía de Depósitos?). No se puede pretender que el libre mercado se aplique solo cuando me favorece a mí. Si hay libre mercado para los beneficios y los dividendos, debe haberlo para quebrar (esto último solo se ha aplicado a los sufridos accionistas del Popular). Del mismo modo, si lo hay para cobrar por los depósitos, debe haberlo para pagar por los préstamos.

Sin embargo, la banca española está muy acostumbrada a salirse casi siempre con la suya en estas cuestiones (a veces no, como en las cláusulas suelo, aunque hizo falta que el Tribunal de la UE enmendara la plana al Supremo). En otros países no es así: en Dinamarca ya se ha comercializado la primera hipoteca con tipo negativo, y del -0,50% nada menos. Pero aquí nuestros políticos (de todos los colores) han accedido a que la Ley Hipotecaria prohíba expresamente que el cliente cobre intereses por su préstamo.

El problema para la banca en este caso es que la norma no es retroactiva y, por tanto, solo se aplica a las hipotecas firmadas después de su entrada en vigor en junio. Antes de eso, muchas entidades obligaban a sus clientes a renunciar por escrito al eventual derecho a cobrar intereses, para curarse en salud. Pero las hipotecas que no lo contemplen expresamente, en teoría, deberían cobrar intereses, como ha informado Bolsamanía (en realidad, hacerles firmar esa renuncia viene a reconocer que ese derecho existía antes).

Es algo que tendrán que dirimir los tribunales y que llegará al Supremo. A buen seguro, cuando el euribor alcance niveles que superen los diferenciales (muy estrechos) que se aplicaban durante la burbuja, vamos a ver una oleada de demandas de los despachos y asociaciones de consumidores especializados en demandar a la banca. Porque hay millones de hipotecas sin esas cláusulas: entonces, era impensable que los tipos estuvieran por debajo de cero. En función de hasta dónde lleguen los tipos negativos y durante cuánto tiempo, puede suponer un importante quebranto para el sector.

COBRAR POR LOS DEPÓSITOS: TODOS A LA VEZ

¿Y los depósitos? ¿Van a cobrarnos a los particulares por guardar nuestro dinero? De momento, ya están imponiendo intereses a las empresas e instituciones (incluyendo el propio FROB) y el mensaje oficial del sector es que "es difícil" cobrar a los particulares... pero ninguna entidad lo descarta. De hecho, Bloomberg vaticina que -si el BCE cumple lo anunciado y baja más los tipos- será inevitable que caiga "el último tabú".

El problema en este caso es quién le pone el cascabel al gato: quién es el primero que cobra. Porque el 'first mover' corre un enorme riesgo de fuga masiva de clientes hacia los competidores que esperen un poco más para imponer intereses a las cuentas. Por eso, lo previsible es que se pongan de acuerdo para hacerlo todos a la vez, como ya han hecho en el caso de las empresas: 0,30% a todas a partir de septiembre, como adelantó Bolsamanía. Quizá la CNMC tenga que decir algo sobre esta concertación para fijar precios.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión