SoftBank tomará el control de WeWork e inyectará entre 4.000 y 5.000 millones

El grupo japonés controlará un 70% del capital tras salvar a la compañía

César Vidal
Bolsamania | 21 oct, 2019 22:24 - Actualizado: 22:48
weworks-biggest-outside-shareholder-softbank-reportedly-asking-ipo-be-put-hold-because-investors-dont-seem-interested
El ex CEO de WeWork y uno de sus fundadores, Adam NeumannJackal Pan/Getty Images

El grupo japonés SoftBank tomará el control de WeWork tras realizar una inyección de capital que oscilará entre 4.000 y 5.000 millones de dólares, según ha publicado CNBC tras citar fuentes cercanas a la operación.

La operación consistirá en una ampliación de capital que otorgará a SoftBank el control del 70% del capital y valorará el total de WeWork en unos 7.500 - 8.000 millones de dólares. Una cifra muy por debajo de la valoración que la propia SoftBank había dado a la compañía de coworking, cercana a 20.000 millones de dólares, tras haber invertido un total de 10.650 millones.

En los últimos días, WeWork ha negociado también con JPMorgan, uno de sus principales bancos financiadores, una inyección alternativa de capital de otros 5.000 millones de dólares. Esta operación seguiría dando el control del grupo a su fundador, Adam Neumann, que ha sido obligado a dimitir como consejero delegado por dudas sobre su gestión.

WeWork tuvo que cancelar su salida a bolsa por las dudas de los inversores sobre su modelo de negocio. SoftBank ya anunció una primera inyección de liquidez por valor de 1.000 millones de dólares, pero el grupo presidido por Masayoshi Son prefiere tomar el control total del grupo para fijar una estrategia que le haga posible rentabilizar su gran inversión a medio y largo plazo.

La caída del valor de WeWork ha sido dramática. En enero, fue tasada por SoftBank en 47.000 millones de dólares. Sin embargo, al anunciar su intención de cotizar en los mercados, los inversores pusieron en entredicho su modelo de negocio. En el primer semestre, el 'unicornio' estadounidense generó unos ingresos de 1.540 millones de dólares y unas pérdidas de netas de 690 millones. Esto redujo su valoración hasta 20.000 millones de dólares, pero tampoco ha soportado el escrutinio del mercado.

Uno de los grandes problemas de la empresa es su necesidad de liquidez, que esperaba paliar con los 6.000 millones que aspiraba a recaudar de los inversores. Masayoshi Son ya ha encargado recortar los elevados costes de la empresa, que cuenta con nada menos que 47.000 millones de dólares en obligaciones de arrendamiento durante los próximos años, según la información proporcionada antes de su fallida salida a bolsa. En la actualidad, cuenta con 528 localizaciones en 111 ciudades de 29 países.

La última y dolorosa medida que puede verse obligada a tomar WeWork es el despido de 2.000 empleados, el 13% de su plantilla de 15.000 trabajadores. El periódico británico The Guardian señala que estos recortes pueden ser aún mayores debido a su delicada situación económica. En apenas unas semanas, la compañía ha pasado del cielo al infierno.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión