bed bath beyond, bed, bath
6,090$
  • -0,100$
  • -1,62%

Entre finales de 2020 y principios de 2021, usuarios de Reddit y otras comunidades online se lanzaron en masa a comprar acciones de GameStop, provocando que los títulos se catapultasen por encima del 1000% en el transcurso de dos semanas. La minorista de videojuegos fue la primera acción ‘meme’ (valores que ganan gran popularidad en Internet impulsados por inversores individuales), y la siguieron otras como la cadena AMC o las tecnológicas Nokia y BlackBerry. Más recientemente, Bed Bath & Beyond (BBB), compañía especializada en la venta de artículos para el hogar, ha recogido el testigo. Sus títulos llegaron a acumular una subida superior al 300% en lo que llevamos de agosto... que se ha esfumado por completo en solo dos días.

En las últimas sesiones, el precio de la acción de Bed Bath & Beyond se ha desmoronado hasta valer menos de la mitad entre el 18 y el 19 de agosto. Las caídas se han producido después de conocerse que el inversor activista Ryan Cohen, curiosamente presidente actual de GameStop y fundador de la tienda para mascotas Chewy, haya vendido su participación de casi el 10% en Bed Bath & Beyond. La presencia de Cohen no es casual y es que los casos de GameStop y Bed Bath & Beyond son más similares de lo que parece a simple vista, aunque su desenlace y las consecuencias para la imagen y percepción del joven inversor desde luego no serán las mismas.

RECORDANDO GAMESTOP

En noviembre de 2020, tras adquirir su participación en GameStop, Cohen escribía una carta dirigida al consejo de administración en la que aseguraba que la compañía carecía “de la mentalidad, recursos y plan necesarios para convertirse en una empresa dominante en el sector”. “GameStop tiene que evolucionar hacia una empresa tecnológica y no seguir siendo un minorista de videojuegos que da demasiada prioridad a su presencia en tiendas físicas y tropieza con el ecosistema online”, explicaba Cohen, quien criticaba la caída del 85% en cinco años del valor.

Si bien era difícil predecir el ascenso del minorista de videojuegos, pues la compañía había dejado de ser vista como un valor atractivo por muchos inversores tradicionales. De hecho, fue la considerable posición corta del fondo de cobertura Melvin Capital la que inició la 'rebelión' de Internet contra Wall Street. Recordamos que una posición corta, en esencia, es apostar a que la acción se hundirá y obtener un beneficio de ello.

Un grupo de usuarios de Reddit y de otros foros de Internet decidieron unirse, comprar todas las acciones de GameStop que pudiesen y forzar la subida del precio en lo que pareció ser una 'vendetta' contra el mercado de valores. El resto es historia: un montón de usuarios ganaron dinero por el camino, otros no y Melvin Capital acumuló pérdidas de casi 7.000 millones de dólares en un mes. Con este y otros precedentes, el mercado se preguntaba esta semana si podríamos ver otro episodio similar con Bed Bath & Beyond.

EL CASO DE BED BATH & BEYOND

Cohen reveló por primera vez su participación de casi el 10% en BBB el pasado 6 de marzo. El lunes 7, el activista inversor escribió una carta pública muy crítica con el entonces consejero delegado de la compañía, Mark Tritton, en la que señalaba que "Bed Bath se beneficiará más en esta etapa aportando simplicidad a su plan: terminar de fortificar la infraestructura, realizar las mejoras restantes en la flota de tiendas y priorizar el surtido básico y las correcciones de inventario para satisfacer la demanda a corto plazo”.

"En casi dos años y medio de mandato del señor Tritton, Bed Bath ha tenido un rendimiento inferior al índice S&P Retail Select Industry en más de un 58% en términos absolutos y se enfrenta a un descenso de aproximadamente el 29% en las ventas de todo el año con respecto a los niveles anteriores a la pandemia", escribió Cohen.

Asimismo, el inversor denunció que los directivos recibían compensaciones “exageradas” (el pago a altos cargos en 2021 fue de 36 millones de dólares). “El señor Tritton debería reconocer que los directores ejecutivos que reciben compensaciones exageradas y buscan publicidad frecuente también invitan a expectativas mucho más altas en lo que respecta al crecimiento y la creación de valor para los accionistas", criticó el inversor.

La carta también sugería a la empresa "explorar alternativas estratégicas que incluyan la separación de Buybuy Baby, que podría posicionarse para pagar la deuda, poner efectivo en el balance y continuar reduciendo su número de acciones, creando así un valor significativo para los accionistas". El resultado fue una escalada de los títulos por encima del 85%, aunque finalmente el repunte se limitó al 34%.

Posteriormente, el 25 de marzo, la compañía anunció que había llegado a un acuerdo con Cohen para que éste nombrara directamente a tres consejeros independientes, dos de los cuales se unirían a un comité especial que buscaría alternativas estratégicas para Buybuy Baby. “Nuestro negocio de Buybuy Baby es un tremendo activo y estamos comprometidos a liberar todo su valor”, explicaba Tritton tras el anuncio de esta decisión. Para entonces, según FactSet, la participación de Cohen ascendía al 11,82%.

Avancemos hasta finales de junio, concretamente hasta el miércoles 29. Bed Bath, cuyas acciones cotizaban por debajo de los 5 dólares, publica los resultados de su primer trimestre fiscal, un período negro que se salda con una reducción de los ingresos interanuales del 25%, hasta los 1.460 millones de dólares, un recorte de las ventas comparables del 23% y una pérdida de 339 millones de dólares, más del doble de lo que esperaba el consenso; en el mismo período del año anterior, la empresa perdió 71,8 millones de dólares, casi cinco veces menos.

Con la publicación de estas cifras, la compañía anuncia que Tritton abandona su cargo y que Sue Gove se convierte en la consejera delegada de forma interina. Entre tanto, Cohen lanzaba un dardo envenenado al consejero saliente en su cuenta de Twitter: “Estoy harto de ver cómo los ejecutivos fracasados ganan millones en compensaciones sin riesgo mientras los accionistas cargan con el muerto”.

El 7 de julio, Gove compraba 50.000 acciones de Bed Bath & Beyond por un precio total de 230.500 dólares; asimismo, otros dos altos cargos de la empresa, Harriot Edelman y Jeff Kirwan, adquirieron otras 10.000 acciones cada uno. Los títulos, compradas a un precio medio de 4,6 euros en el caso de Gove y 4,9 en el caso de Edelman y Kirwan, se dispararon un 24% al cierre de la jornada hasta alcanzar los 5,58 dólares. El valor se mantendría en esos niveles hasta dentro de exactamente un mes.

ASCENSO BREVE, CAÍDA FUGAZ

El jueves 4 de agosto, las acciones de Bed Bath & Beyond cerraron en 6,15 dólares; el siguiente lunes, su valor prácticamente se había duplicado, llegando al cierre del día en el nivel de los 11,41 dólares, máximos de los últimos tres meses. ¿El motivo? “Creemos que se está produciendo un estrangulamiento de posiciones cortas (‘short squeeze’)”, señalaba Evan Niu, analista en Ortex, en declaraciones recogidas a ‘Reuters’, hipótesis a la que se sumaba David Madden, analista de mercados de Equiti Capital, quien señaló que "un asombroso 46% del capital flotante de Bed Bath & Beyond son posiciones cortas". "Como vimos con GameStop en enero de 2021, el desvanecimiento de las acciones meme puede provocar una volatilidad colosal. Si sigue subiendo, podría alcanzar los 20,00 dólares", advertía este experto.

El frenesí de compras minoristas continuó en las siguientes jornadas y recibió un impulso el pasado martes 16. Ese día, se conoció que Cohen poseía directamente 9,45 millones de acciones de la compañía, cuyo valor, según ‘CNBC’, asciende a 119,4 millones de dólares; del total, más de1,6 millones eran opciones compra, las cuales valdrían otros 1,8 millones de dólares adicionales. De acuerdo con esta información, dichas opciones tenían unos precios de 60, 75 y 80 dólares.

Fue la revelación de esto último lo que alertó al mercado, ya que Cohen estaba apostando a que el valor subiría abruptamente en las próximas jornadas. La noticia hizo que los inversores minoristas siguieran comprando en masa estas acciones, al tiempo que el valor se seguía disparando hasta llegar al nivel de los 23,08 dólares a cierre del miércoles 17 de agosto.

Según datos de Capital.com, el volumen de acciones negociadas esos dos días superó los 600 millones entre el 16 y el 17 de agosto para una empresa con apenas 80 millones de títulos en el mercado; las cifras de Vanda Research indican que las compras netas en las últimas tres semanas ascendieron a 229,1 millones de dólares.

"Cuando se ve su nombre (Cohen), se genera una gran expectación. Así que ahora mismo el rumor de las redes sociales está volando en torno a Bed Bath & Beyond y se está extendiendo a otras acciones también", señalaba Dennis Dick, operador minorista de Triple D Trading, en unas declaraciones recogidas por ‘Reuters’.

Entonces, ¿por qué dejaron de subir las acciones de Bed Bath & Beyond? Para entenderlo hay que volver atrás en el calendario, pero tampoco mucho. El martes, 16 de agosto, Cohen presentó una notificación oficial a la SEC por la cual comunicaba su intención de desprenderse de sus títulos. Según datos de Capital.com, esta decisión ha provocado que el sentimiento alcista menguase y que los volúmenes de negociación se redujeran aceleradamente.

Los datos que maneja Capital.com “muestran un cambio en la mentalidad de los operadores de acciones 'memes', que ahora parecen estar menos inclinados a apoyar a las empresas en dificultades a cualquier precio”. David Jones, estratega jefe de mercado de Capital.com, cree que la posible venta de Cohen "parece haber asustado a los fieles de las acciones 'meme'”. “A diferencia del frenesí del pasado con valores como GameStop o AMC, los operadores de BBB parecen más inclinados a seguir la sabiduría institucional que a luchar ciegamente por empresas con malos fundamentos”, ha añadido este experto.

Sin embargo, muchos usuarios se negaban a ver las señales y aseguraban que Cohen no tenía intención de vender. "No ha vendido. El formulario de la SEC es el derecho a vender, no significa que lo vayas a hacer o que lo hayas hecho", señalaba un usuario en Wall Street Bets. Otro, quizás menos cauteloso y más apasionado, lo tenía más claro: "Por supuesto que no ha vendido. Es un simio como nosotros".

A última hora del jueves 18, se produjo el esperado desenlace: Cohen se deshizo de su participación en Bed Bath & Beyond. La venta de casi el 10% de la compañía le reportó cerca de 68 millones de dólares, según señalan distintos medios como 'Bloomberg' o 'Marketwatch'. El viernes 19, la salida fue masiva, llegando a acumular un 43% de descenso en la sesión.

¿Es este un punto de inflexión para los inversores de acciones ‘meme’? Jones cree que sí: “Tal vez hayan aprendido de los frenesíes pasados que, si bien las ganancias a corto plazo pueden ser impresionantes, el sentimiento en los estrangulamientos de cortos puede revertirse con la misma rapidez, por lo que esta vez pueden ser más cautelosos".

Desde su salto a la fama con el episodio de GameStop, la popularidad de Cohen no había hecho más que aumentar. De hecho, el reconocimiento de los inversores minoristas ha ido creciendo todavía más desde su entrada en Bed Bath & Beyond, ganándose una buena reputación entre los inversores minoristas por sus críticas en redes sociales a los altos directivos de empresas que solo buscan engordar su cuenta corriente y a los buitres y especuladores de Wall Street. Tras la venta de su participación en la minorista de artículos para el hogar, las tornas se han cambiado. Basta con entrar en cualquier tuit publicado por Cohen, que lleva inactivo desde el 11 de agosto, para comprobar que sus seguidores se han vuelto en su contra, haciendo mofa de sus palabras.

"Estoy harto de ver cómo los avariciosos inversores activistas ganan millones en compensaciones sin riesgo mientras los accionistas se quedan con la bolsa", escribía @Texasriver43, mientras que @stocktalkweekly, con más de 100.000 seguidores, definía a Cohen como "un hombre cuya palabra dura menos de dos meses". Muchos otros usuarios le dedicaban palabras gruesas al inversor, mientras que otros han declarado que venderán sus acciones de GameStop porque han perdido su confianza en Cohen. Quizás, quien mejor ha sintetizado este caso ha sido el usuario @gurgavin, quien se hizo eco de una de las más famosas frases de 'El caballero oscuro' de Christopher Nolan: "O mueres siendo un héroe, o vives lo suficiente para verte convertido en un villano".

Noticias relacionadas

contador