ep el piloto isidre esteve repsol rally team junto al prototipo del dakar 2020 en el puerto de
El piloto Isidre Esteve (Repsol Rally Team) junto al prototipo del Dakar 2020MEDIAGÉ COMUNICACIÓN
8,36€
  • -0,10€
  • -1,21%

Repsol se ha colado en la lista de grandes petroleras europas preferidas por Goldman Sachs de cara a 2020. Los analistas del banco estadounidense han incluido a la empresa española en una lista muy reducida de nombres en las que aparece junto a BP, Total, Eni y Royal Dutch Shell.

Desde Goldman, creen que las grandes petroleras están en el inicio de un período multianual de mejora en los retornos para sus accionistas. En su opinión, la estructura de la industria se concentra y el cambio hacia un modelo de bajas emisiones de carbón crea mayores barreras de entrada, endurece la financiación y la inversión estructural.

Las revisiones negativas de beneficios han sido un lastre para el comportamiento del sector en los últimos doce meses, explica el banco estadounidense. Algo que por otra parte ya anticipaban por los menores precios del crudo que pronosticaron durante 2019, precios del gas natural más bajos y débiles márgenes del negocio de refino.

"Creemos que estos tres problemas se han esfumado y vemos una previsión más brillante de cara a 2020", afirman. Respecto al precio del petróleo, consideran que el consenso ya ha reducido sus previsiones hasta el precio actual, que se encuentra soportado por factores fundamentales como los recortes de la OPEP y el acuerdo comercial entre China y EEUU.

Además, opinan que los bajos precios del gas natural licuado (LNG) también han sido descontados por el mercado y, desde estos niveles, anticipan una subida de las expectativas a largo plazo, conforme entran en operación los grandes proyectos planificados entre 2010 y 2014.

Respecto a los márgenes de refino, creen que han tocado fondo tras la entrada en vigor de la nueva regulación IMO de transporte marítimo, que "brindará apoyo a los complejos márgenes de refino en 2020, como lo demuestra la reciente ampliación de los diferenciales entre el crudo pesado y ligero".

Además, destaca Goldman, la fase final de entrega del ciclo de megaproyectos debería proporcionar a las grandes petroleras un fuerte volumen, flujo de generación de caja (FCF) y mejoras de sus retornos en 2020, lo que respaldará el nivel más alto de rentabilidad del negocio de exploración y producción desde 2012.

Goldman estima un FCF agregado para el grupo de estas petroleras de 68.000 millones de dólares en 2020, lo que impulsará las recompras aceleradas de acciones y el crecimiento de los dividendos. Esto provocará, según sus cálculos, un retorno de efectivo promedio total para los accionistas que oscilará entre el 6% y el 9%.

Esto sigue soportando su visión positiva sobre las petroleras europeas integradas, que cuentan con un potencial alcista medio del 40%, según su valoración. En este escenario, apuestan por compañías con buenas previsiones de crecimiento, como BP, Total y Eni; y con una fuerte generación de flujo libre de caja y altos dividendos, como RDShell y Repsol.

En el caso de Repsol, comentan que "actualmente ofrece uno de los retornos de efectivo más atractivos para los accionistas de nuestra cobertura, respaldado aún más por el programa de recompra de acciones del 5% completado este año, mientras que también está muy bien posicionada para la OMI 2020".

Respecto al grupo francés Total, lo califican como "un ganador estructural de la industria" que ofrece una fuerte generación de flujo de efectivo de entre el 9% y el 10% para 2022, alto crecimiento (5% esperado hasta 2021) y atractivos retornos de efectivo para los accionistas.

En el caso de la británica BP, se encuentra a punto de desarrollar una de las carteras más sólidas de la industria en nuevos proyectos de petróleo y gas, al tiempo que revitaliza sus activos en el Mar del Norte. También está en una posición ideal para aprovechar la IMO 2020 a través de su red de refino altamente compleja en el Medio Oeste de EEUU.

Por último, la angloholandesa RDShell ofrece uno de los retornos de efectivo más sólidos a los accionistas, con un rendimiento por dividendo del 6% y una recompra de acciones que supondrá otro 4% anual en 2020. Al analizar a la italiana Eni, señalan que se está transformando en un negocio de mayor rendimiento, impulsado por el éxito de la exploración, las disposiciones de activos y una sólida cartera de nuevos proyectos.

Noticias relacionadas

contador