OPINIÓN | El increíble capote de Goiri a Rato ante el juicio de Bankia

La entidad remite un informe en el que dice que Rato lo hizo todo bien

Eduardo Segovia
Bolsamania | 08 ene, 2019 06:00 - Actualizado: 09:53
ep jose ignacio goirigolzarri presentaplan estrategico 2018-2020bankia 20180427085901
José Ignacio Goirigolzarri presenta el Plan Estratégico 2018-2020 de BankiaEUROPA PRESS - Archivo

Este martes se reanuda el juicio por la salida a bolsa de Bankia en la Audiencia Nacional. Y lo hace con una novedad importante: la entidad que preside ahora José Ignacio Goirigolzarri ha remitido un informe pericial que sostiene que el principal acusado, Rodrigo Rato, no cometió ninguna irregularidad en la operación. Entonces, ¿por qué tuvo que ser rescatada Bankia y por qué el propio Goiri sustituyó a Rato?

El dictamen, encargado al catedrático de la Universidad de Navarra Germán López Espinosa, se fundamenta en dos grandes argumentos que han esgrimido los acusados durante toda la instrucción y en sus comparecencias en el Congreso: que nadie podía esperar la dureza de la crisis que vino después o las exigencias de los 'Decretos Guindos' de 2012 y que las cuentas utilizaban valoraciones basadas en el escenario más probable en ese momento (las valoraciones son subjetivas y "la contabilidad es un chicle", como dijo Francisco González). Le falta el tercero: que el Banco de España estaba al tanto de todo y lo bendijo.

Estos argumentos son bastante cuestionables. Así lo demuestran los informes de la inspección del Banco de España de 2011 y sus alertas (los famosos correos del inspector Casaus) sobre la situación de Bankia, que conocía la cúpula del supervisor y que no reflejaban sus cuentas. Además, este periodista habló con mucha gente del sector, primero, sobre la fusión de Caja Madrid, Bancaja y otras cinco cajas pequeñas, y después, sobre la OPV. Y todo el mundillo financiero era perfectamente consciente de que Bankia era insolvente, de que ni la fusión ni la salida a bolsa solucionaban nada y de que tarde o temprano caería.

Palabras ratificadas por algunos hechos palmarios: el BBVA se negó a participar en la salida a bolsa y el Sabadell vendió las acciones compradas el día del debut de Bankia en bolsa; no esperó ni 24 horas. Más tarde llegaría el famoso informe del FMI que señalaba directamente a la entidad como el mayor riesgo de la economía española, lo que precipitó el rescate. Y eso de convertirse en el mayor riesgo para un país no sucede de la noche a la mañana.

¿POR QUÉ BANKIA AYUDA AL CULPABLE DE SU "MOCHILA"?

Pero, más allá de la debilidad de los argumentos, lo llamativo es que la Bankia actual, la que se queja constantemente de la "mochila" (la herencia recibida de Rato) que debe llevar y que lastra su imagen, se sume al argumento de la defensa del anterior presidente, ahora encarcelado por las tarjetas 'black.

rodrigo rato carcel portada
[Rodrigo Rato, momentos antes de ingresar en Soto del Real]

¿Por qué lo hace? Por un lado, por el coste que tendría una condena que la considere responsable subsidiaria: la entidad ya ha devuelto el dinero a la práctica totalidad de los minoristas que acudieron a la OPV por la sentencia civil del Supremo de 2016, pero los jueces penales no suelen tener las sentencias civiles en cuenta y es posible que le condenen a volver a devolverlo o, al menos, a una sanción importante.

UNA CONDENA SERÍA UN TERREMOTO Y LOS MINORISTAS YA HAN COBRADO

Pero el argumento más relevante es que una condena no beneficia a casi nadie (solo a las grandes empresas e instituciones que no han recuperado su inversión) y perjudica a todo el mundo. Sentenciar que Bankia falseó sus cuentas salpicaría a las auditoras (Deloitte se sienta en el banquillo), al Banco de España -al que Andreu desimputó inexplicablemente, a los Gobiernos del PP y del PSOE y a todo el 'establishment' financiero que arrimó al hombro en la operación (y también al que no lo arrimó pero se calló) porque era una cuestión de Estado.

Esto explica por qué el FROB, el Banco de España, la abogacía del Estado e incluso la Fiscalía -de forma más tibia- se han alineado con las tesis de las defensas en vez de con las acusaciones. El escenario más extendido es que habrá absolución porque, total, Rato ya está en la cárcel y los minoristas han recuperado su dinero. Pero, como sostiene una de las acusaciones particulares, eso sería como si en un juicio por robo pudieras librarte devolviendo lo robado. El falseamiento de cuentas y la estafa a inversores son delitos muy graves que no deben quedar impunes en un país que quiere aparecer como serio y democrático ante los inversores internacionales.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión