luis-gallego-pdg-iberia
5,44£
  • -0,07£
  • -1,27%

Iberia llegará a Noruega en 2019. La aerolínea que preside Luis Gallego está a punto de cerrar un año “intenso”, como él mismo ha expresado, pero tiene planes de seguir creciendo en 2019. Estrenará ocho rutas y nueve aviones y reforzará su operación tanto en Europa como en América.

Con esta hoja de ruta, la aerolínea mantendrá un crecimiento de su capacidad de 6% anual, tal y como marca su plan hasta 2023 y a pesar del “contexto actual, con alta competencia, problemas de control en Europa y los precios más altos del combustible”, ha expresado Gallego.

De los nuevos destinos destaca especialmente su llegada a Noruega, terreno de uno de los rivales que más guerra está dando, Norwegian Airlines. La noruega se ha abierto paso en las rutas ‘low cost’ de largo radio hacia América presionando la operación de las aerolíneas del grupo IAG (British Airways, Iberia, Vueling y Aer Lingus).

Iberia vuela a Nueva York, Boston, Chicago, Los Ángeles, Miami y, desde abril, a San Francisco. Desde España, Norwegian tiene rutas desde Madrid y Barcelona a Nueva York y Los Ángeles. Además, desde la Ciudad Condal vuela a San Francisco y, tras una breve suspensión, ha recuperado la ruta a Miami que anunció el pasado mes de junio para comenzar a operarla el próximo abril, confirman fuentes de la compañía a este medio.

Pero el último pulso ha sido el anuncio de una ruta a Boston con tres frecuencias a la semana y precios por debajo de los 200 euros por trayecto para “romper el monopolio de Iberia desde Madrid”, como explicó el responsable de relaciones institucionales de la aerolínea, Alfons Claver.

MÁS AVIONES Y MÁS VUELOS

A Iberia no le tiembla el pulso. A partir de verano volará a Oslo y a Bergen. Mientras que el vuelo a la capital noruega empezará en junio y se mantendrá todo el año, el de Bergen se programará, para testear su operación, solo entre junio y octubre.

Además de las ciudades noruegas, sumará otras ciudades europeas a su red: Génova (Italia), Bastia (Francia) y Corfú (Grecia). Con Iberia Express volará a Bari (Italia) y Zadar (Croacia), y Air Nostrum sumará Verona (Italia) a su lista de destinos.

En el largo recorrido, Iberia también apuesta especialmente por ampliar capacidades y reforzar rutas. A lo largo de 2019 recibirá otros cuatro aviones Airbus 350-900 después de haber dado la bienvenida a la flota a dos de ellos este año. Estos aviones se dirigirán a dos de sus rutas ya en operación para aumentar la capacidad: Chicago y Buenos Aires.

Latinoamérica es también terreno que Norwegian quiere disputar a Iberia y a sus compañeras en IAG, como Level y British Airways. Mientras Iberia aumenta también el número de frecuencias a las capitales latinoamericanas, con hasta 10 vuelos a Bogotá, siete a Montevideo y Río de Janeiro o ruta diaria a Quito, la ‘low cost’ tiene previsto empezar a operar sus rutas desde Madrid y Barcelona a Buenos Aires el próximo año y, recientemente, ha anunciado sus primeros vuelos a Brasil: volará a Río desde Londres desde marzo.

LA OPA EN SUSPENSO

Mientras ambas intensifican su oferta comercial, ninguna ha vuelto ha hablar de la posibilidad de que IAG se haga con la noruega. El grupo que dirige Willie Walsh entró en el capital de Norwegian el pasado mes de abril. Con una participación inferior al 5%, IAG reconoció que su intención era dialogar para una posible compra.

Las conversaciones se torcieron en siguientes semanas y para junio, Norwegian aseguraba haber rechazado ya dos ofertas de IAG por considerar que “infravaloraban” la aerolínea y desde la matriz de Iberia descartaban entrar en “una guerra de ofertas”. Desde entonces, todo ha sido especulación y otros se han interesado en la noruega -como Lufthansa-, aprovechando la presión de su situación financiera, pero por el momento no hay nada en claro. La última señal desde Noruega la lanzó el fundador y CEO de Norwegian, Bjorn Kjos, lanzó un guiño a su rival diciendo que si bien la aerolínea no está en venta, “IAG es una gran compañía a la que vender”.

Tampoco qué hará IAG con su participación. Consultado al respecto, Gallego ha declinado hacer comentarios. La última alusión la hizo Walsh en la última presentación de resultados. Tras ver su participación diluida por una ampliación de capital -quedando en poco menos de un 4%-, el ejecutivo de IAG reiteró que no serán socio inversor de la noruega y que, si no hay avances en las negociaciones, venderán su participación “el próximo agosto o incluso antes”.