ep el piloto espanol de motogp marc marquez repsol honda en el test de catar
El piloto español de MotoGP Marc Márquez (Repsol Honda)REPSOL MEDIA
8,33€
  • -0,13€
  • -1,54%

El coronavirus ha hundido a Repsol en bolsa, pero al mismo tiempo ha disparado su rentabilidad anual por dividendo por encima del 8%, la más elevada del Ibex 35. No es un consuelo para los accionistas que ya estaban invertidos en la petrolera, pero sí puede ser un buen aliciente para los cazadores de dividendos y los inversores de largo plazo que estaban esperando una corrección para posicionarse.

Las acciones de Repsol cerraron en 14,04 euros el pasado 17 de enero, justo antes de que la crisis del coronavirus comenzara a ocupar los titulares de la opinión pública. Desde entonces, han encadenado una importante racha bajista que ha llevado al valor hasta 10,39 euros por acción. Una corrección del 26% que puede explicarse por varios factores.

En primer lugar, la cotización de Repsol está muy ligada al precio del petróleo Brent, que el pasado 17 de enero cotizaba en 65 dólares y que ahora cotiza ligeramente por encima de 51 dólares, una caída del 21% que ha impactado de manera similar en la cotización de la petrolera.

Los inversores anticipan una menor demanda mundial de crudo por parte de China, principal consumidor a nivel mundial, debido al impacto del coronavirus en la actividad económica del gigante asiático. "Si miramos los informes preliminares, en lo que se refiere al volumen de consumo de petróleo en China, ya observamos una disminución considerable", ha señalado el presidente de la empresa petrolera rusa Gazprom Neft, Alexandr Diúkov.

"China claramente ha tomado medidas para contener el virus y apoyar a la economía frente a la epidemia. Hay indicios preliminares, incluidos testimonios de la OMS, de que las primeras medidas están funcionando, pero será un desafío reactivar la economía", afirma David Page, estratega de AXA Investment Managers.

Por si esto fuera poco, la expansión del coronavirus a otros países como Irán, Corea del Sur e Italia, aumenta aún más la incertidumbre sobre el impacto del coronavirus en la economía mundial y, por extensión, en la demanda de petróleo. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) afirma que "hay pocas dudas de que el virus tendrá un impacto mayor sobre la economía y el petróleo que el SARS", la enfermedad respiratoria que impactó la economía en 2003.

"A falta de una resolución rápida de la epidemia, los efectos en la demanda surgirán en la próxima serie datos de actividad económica, pero las complicaciones por el lado de la oferta son problemáticas por sí mismas y son mucho menos 'tratables' mediante estímulos políticos", añade David Page.

Por otra parte, Repsol sorprendió a los inversores a mediados de febrero con una provisión de 837 millones de euros por un litigio relacionado con la compra de Talisman Energy, la compañia canadiense que compró en 2015.

Además, la presión de Estados Unidos a las petroleras presentes en Venezuela es una fuente de incertidumbre adicional, sobre todo para los inversores internacionales. Por último, los analistas de Berenberg han considerado demasiado optimistas las previsiones financieras, debido a que están realizadas con un precio del Brent de 65 dólares.

No obstante, hay analistas como los de Bankinter que se muestran más positivos, y mencionan sobre todo la atractiva rentabilidad por dividendo del grupo. La compañía va a mantener la retribución a sus accionistas, que alcanzará 1 euro por acción en 2020, según ha confirmado a la Comisión Nacional de Mercados y Valores (CNMV). Una atractiva rentabilidad, sobre todo al precio actual.

Noticias relacionadas

contador