ep economiaempresas- acs construira un intercambiadorautopistastexas282 millones
El presidente de ACS, Florentino Pérez.ACS

ACS

22,95€
  • -0,77€
  • -3,25%

Sorprende lo mal que lo está haciendo ACS en este comienzo de año. La constructora tiene acostumbrado al mercado a ser un valor discreto que no da complicaciones y, sin embargo, ha sido habitual durante enero verla un día sí y otra también en el lado más negativo de la tabla del Ibex. Estas caídas han pillado a los analistas a contrapié. Mientras más de un 70% aconseja actualmente 'comprar', según FactSet, la constructora se desmarca con descensos de más del 15% en el acumulado del año, lo que le lleva a ser el peor título del Ibex, sólo por detrás de Sabadell (que la destronó el viernes tras su batacazo).

De momento, ACS sumó este pasado viernes una nueva jornada de retrocesos pronunciados (-3,8%) que le lleva a cotizar en el entorno de los 30 euros. Desde una perspectiva técnica, después de romper el soporte de los 32,30 euros, podría caer hacia los 29,50 euros. Aun así, los expertos de Bolsamanía destacan que es un valor alcista en términos de largo plazo.

LAS MALAS NOTICIAS

Las malas noticias han sido las causantes de estos descensos, unas noticias de las que parece le está costando recuperarse. La 'peor' de ellas, que le llevó a dejarse un 5,34% el pasado 23 de enero, ha sido el anuncio de un impacto en las cuentas de 2019 de 400 millones debido a la decisión de su filial australiana, Cimic, de no continuar invirtiendo en su participada de Oriente Medio, BICC. Cimic provisionará la totalidad de los riesgos contraídos con BICC, lo que tendrá ese efecto negativo de 400 millones.

Aunque ACS ha destacado que este impacto "será compensado" por la mejora en los resultados operativos y por las plusvalías obtenidas en 2019, lo que llevará a que su beneficio del año pasado se sitúe "en línea con lo previsto" (950 millones de euros), al mercado no le ha gustado esta noticia, que confirma a Cimic como una fuente de incertidumbre para la compañía. Cabe recordar que a mediados de julio del año pasado ACS se dejaba un 4,17% en una sola jornada por unos pobres resultados de Cimic. Unos meses antes, en mayo, la constructora presidida por Florentino Pérez perdía más de un 3% también en una única sesión después de que una firma de análisis de Hong Kong pusiera en duda las cuentas de Cimic de 2018.

Este mes también se ha hablado de los problemas que tiene Atlantia (socio de ACS en Abertis, con un 60% del capital) en Italia con la renovación de las concesiones a su filial Autoestrade, que tiene que ver con el derrumbe del puente Morandi, en Génova, cuyo mantenimiento dependía de la compañía y que causó la muerte a 43 personas. La agencia de calificación Fitch recortó a principios de enero el ráting de Atlantia a 'BB', aunque estos últimos días se han publicado informaciones sobre la relajación de la postura del Gobierno italiano respecto a las concesiones. Las dudas en torno a Atlantia generan incertidumbre sobre Abertis y un posible recorte en su calificación, con la consiguiente revisión del dividendo a la baja. El peso de Abertis en la valoración de ACS es de en torno al 18%, según los expertos, que creen sin embargo que los problemas de Atlantia no tienen por qué tener un impacto directo en la valoración de Abertis y, por ende, en ACS. Algunos medios publicaban recientemente que serán precisamente los dividendos de Abertis los que salven el ejercicio 2019 de ACS tras el fiasco de Cimic.

En paralelo a todo esto está la formación del Gobierno de coalición PSOE-Podemos en España que, tal y como publicó Bolsamanía a mediados de mes, tiene intención de frenar las megainversiones en obra pública, aspecto que repercute en compañías como ACS. Las grandes inversiones en obra pública van a ceder protagonismo ahora a otras prioridades, como cercanías, intermodalidad (que incluye nuevos conceptos de movilidad) e innovación tecnológica.

Con todo, este comienzo de año también ha traído noticias más positivas, como la venta a Galp de su cartera fotovoltaica en España con una plusvalía de 330 millones de euros, ganancia que se incluirá en las cuentas de 2019. Esta noticia, sin embargo, no fue recibida con especial alegría en bolsa.

ACS publicará sus resultados del año pasado el próximo el próximo 18 de febrero, tras el cierre del mercado. El consenso espera una mejora del beneficio neto hasta los 1.085 millones desde los 915 millones de 2018.

Noticias relacionadas

contador