Deoleo se dispara un 40%: quiere 'renacer' en 5 años tras salvarse de la quiebra

Tiene como objetivo lograr un Ebitda de 55 millones para 2023

Ainhoa Murga
Bolsamania | 04 jun, 2019 06:00 - Actualizado: 17:45
ep productosdeoleo 20190405172110

DEOLEO

0,051

15:49 14/10/19
1,20%
0,00

El sector del aceite de oliva atraviesa una "mala situación", pero en Deoleo están dispuestos a embarcarse en un plan estratégico "muy ambicioso" que les devuelva fuerza en un plazo de cinco años, asegura Ignacio Silva, su presidente y consejero delegado. La meta es multiplicar por casi 3,5 su resultado bruto de explotación (Ebitda), hasta los 55 millones, para 2023. ¿Cómo? Apostando por la innovación pero sin perder de vista los costes, ya que acaban de salvar por segunda vez en dos años una quiebra técnica.

El fabricante de marcas de Hojiblanca, Koipe y Carbonell cerró 2018 con pérdidas de 291 millones de euros tras realizar un test de deterioro de activos que derivó en un mordisco en su valoración de 240 millones, la mitad en el negocio en Estados Unidos pero mostrando también que las cosas en Italia no iban bien. Los números rojos de 2018 multiplicaban por 16 las pérdidas del año anterior y reducían un 88% los fondos propios, a 35 millones, colocando a la aceitera de nuevo en causa de disolución.

Para reequilibrar su patrimonio, los accionistas de Deoleo han dado luz verde este lunes a una reducción de capital de 137,67 millones, permitiendo a la compañía esquivar de nuevo la quiebra. Pero esta necesaria medida es solo el comienzo de una recuperación que no será sencilla. "Si miramos hacia delante, la situación no es mejor", ha señalado Silva, que asumió como presidente y consejero delegado el pasado mes de abril -el tercero que pasa por el puesto en lo que va de año-, y que ve necesario "cambiar el modelo" de Deoleo, pero dejar de lado las promociones y la guerra de precios que tanto daño ha hecho a la compañía.

La aceitera está en manos de CVC Partners, que controla un 56% del capital y que aterrizó en la compañía en 2014. El fondo de inversión británico ha trazado un plan estratégico con horizonte 2023 con el que se pretende impulsar el Ebitda en casi un 30% a través de la diferenciación de producto por calidad y buscando oportunidades de innovar con productos con base aceite. La compañía apostará, además, por incrementar su presupuesto destinado a publicidad.

Silva ha defendido que apostar por la calidad del producto es el camino para afrontar el "problema estructural" que vive ahora mismo el sector, con un exceso de oferta y falta de demanda, "una brecha que aumentará en los próximos años debido a una mayor productividad de una parte del sector y la entrada de nuevos productores".

La intención del nuevo CEO es hacer que Deoleo sea "más fuerte" y reconoce que hasta el momento puede que se hayan equivocado tratando de abarcar demasiado, algo que les ha impedido "hacer mejor las (oportunidades) más rentables o de potencial mayor".

"A lo mejor es el momento de una Deoleo no más grande, pero sí más fuerte", ha señalado Silva. Las marcas de la aceitera están presentes en más de 80 países, siendo EEUU uno de sus mercados clave como señalaba la compañía hace dos años. La "obsesión" por ampliar su huella internacional habría sido al tiempo la causa de sus problemas, reconoce su CEO que ve con solidez el mercado español y espera que en EEUU se logren normativas con estándares de calidad que hoy no existen y que ayuden a proteger su sector.

La crisis de la compañía ha pasado factura en bolsa: su valor ha caído más de un 72% en el último año, hasta los 0,047 euros con los que cerró este lunes. Desde 2015, los títulos de Deoleo han caído más de un 88%. Los minoritarios de Deoleo no esconden su malestar ante la situación y acusaron con dureza al equipo gestor de la compañía por la situación en la que se encuentra, pidiendo su dimisión.

NORMATIVA PARA PROTEGER EL ACEITE

Pero para apostar por la calidad es necesario que las autoridades pongan medidas para acabar con la 'guerra del aceite', considera Silva. La proliferación de nuevos competidores ha llevado a una guerra de precios que hizo que Deoleo registrara en 2018 la facturación más baja en década y media, 605 millones de euros, un 12% menos que en 2017.

El consejero delegado de la aceitera afirma rotundo que bajar los precios solo sirve para "comoditizar" el aceite y destruir el sector. Por eso desde la compañía demandan un "marco regulatorio claro, con una ley de trazabilidad que garantice un marco estable a uno de los productos que más puede hacer por la marca España", afirma Silva.

Deoleo se ha disparado un 40,17% este martes en bolsa. La compañía es muy poco líquida y su comportamiento bursátil se caracteriza por una tremenda volatilidad. En los últimos tiempos, en medio de las noticias predominantemente negativas, a vivido sesiones de fuertes caídas, pero también de importantes rebotes. Ayer lunes se dejó un 4%.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión