ep candidato para presidir la comision nacional del mercado de valores cnmv
Candidato para presidir la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)CONGRESO - Archivo

El servicio de mystery shopping de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ya tiene dueño. El supervisor de los mercados ha cerrado ya el concurso que puso en marcha hace tres meses para asignar a una empresa de estudios de mercado la vigilancia de la venta de productos por parte de las entidades financieras en sus redes comerciales. La adjudicación ha recaído en la empresa vallisoletana Telecyl, que puso una oferta sobre la mesa por unos 66.000 euros.

La CNMV puso en marcha este verano un concurso para encontrar una empresa que pudiera ejecutar su mystery shopping, una especie de servicio de ‘espionaje’ cuya función es comprobar si los bancos se ajustan a la normativa a la hora de comercializar sus productos o cometen errores.

A la convocatoria, que tenía un presupuesto inicial de casi 80.000 euros, impuestos incluidos (65.600 euros sin ellos), se presentaron siete compañías, entre ellas Telecyl, que llevó a las puertas de la CNMV una oferta por algo menos de 66.000 euros. Tras los tres meses que ha durado el proceso, este grupo, procedente de Valladolid y propietario de la firma de marketing Madison, se coronó como vencedor y tiene hasta final de mes para formalizar el contrato.

No es la primera vez que el supervisor del mercado de valores realiza un ejercicio de mystery shopping.

La CNMV, ya con Sebastián Albella a los mandos, puso en marcha en 2017 su primera prueba, de la que obtuvo conclusiones como que algunas entidades emitían recomendaciones implícitas verbales no reconocidas como asesoramiento, utilizaban fichas comerciales que recogían mal la información relevante en la venta de los fondos de inversión o presentaban insuficiencias a la hora de informar a los clientes sobre riesgos y costes.

1.200 VISITAS DURANTE DOS AÑOS

Así, Telecyl deberá, de acuerdo con el pliego de licitación de este servicio, ofrecer este servicio de mystery shopping durante dos años, en los que tendrá que realizar al menos una comprobación de las tácticas de venta de las entidades encargada por la CNMV y efectuar, como mínimo, cien visitas. El máximo establecido en el pliego es de cinco comprobaciones y 1.200 visitas.

Los "clientes" encargados de realizar estas comprobaciones deberán tener un perfil determinado por la CNMV en relación con su formación académica, su experiencia inversora previa, su apetito por el riesgo o su nivel de conocimientos financieros.

Estos falsos clientes, llamados shoppers, tendrán el encargo de recabar información de interés del supervisor de los mercados en relación tanto a documentos informativos como a información verbal facilitada por las entidades investigadas. Ellos deberán estar preparados para actuar como clientes y cumplimentar la documentación que las entidades les requieran.

Noticias relacionadas