• Por primera vez en su historia, supera los 400.000 millones en recursos de clientes
ep gonzalo gortazar valoraresultadoprimer trimestre2018 20190403150618
Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBankEUROPA PRESS - Archivo

CaixaBank se desmarca de la próxima ronda de fusiones bancarias en España. El banco catalán, que ha ganado un 67% menos hasta junio tras provisionar 1.155 millones de euros por el virus, cree que “podemos salir de esta crisis sin ninguna operación corporativa” porque, “con el tamaño que tenemos, podemos hacer las cosas que queremos”. El grupo también ha avanzado que espera cerrar el año con resultados positivos y que está guardando dinero para pagar un dividendo lo antes posible, previsiblemente a comienzos de 2021. Sus previsiones pasan porque el ‘veto’ del BCE no se extienda más allá del 1 de enero del próximo año.

“Hemos anticipado las decisiones más duras para salir solos y salir pronto” de la crisis económica originada por el Covid-19. “No buscamos negociaciones ni hacer una operación, nuestro crecimiento base es orgánico”, ha resaltado Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, en la última presentación de resultados semestrales del banco. Para corroborarlo, el directivo ha resaltado un hito del banco, quien, por primera vez en su historia, ha superado los 400.000 millones de euros en recursos de clientes.

El grupo bancario español, con 400.675 millones en recursos, ha registrado crecimientos del 7,5% y del 0,4% en depósitos y seguros de ahorro, respectivamente, aunque su gestión de activos ha caído un 3,7% por las fuertes pérdidas en los mercados financieros desde marzo. “Ya somos el banco que más escala tiene en España”, ha subrayado su responsable, con una cuota de mercado alta en cada segmento de negocio que crece año tras año. Por esta razón, “tenemos menos beneficios que sacar de una hipotética operación corporativa”.

No obstante, ha puntualizado que “no podemos decir que no a las oportunidades corporativas si surgen y si los números salen”, aunque reconoce que “no son nuestro camino”.

A nivel sectorial, el consejero delegado de CaixaBank considera que “las entidades financieras españolas son solventes y tienen liquidez”, por lo que están mejor preparadas para afrontar la crisis sanitaria y económica del coronavirus de lo que lo estuvieron en 2008, tras la quiebra de Lehman Brothers. “Aunque es lógico que la rentabilidad puede salir tocada, partimos de unos niveles de morosidad más razonables, no ha habido una burbuja en los activos financieros y los clientes están más desapalancados”, ha argumentado Gortázar, de tal forma que “hay muchos elementos para pensar que el sector financiero va a poder aguantar”.

A su juicio, “en general, el sector ha hecho lo que ha tenido que hacer, y eso no hubiera sido posible si no hubiera tenido buena salud”.

PERSPECTIVA POSITIVA PARA LOS DIVIDENDOS

Gortázar se ha mostrado más optimista que sus homólogos en España con la vuelta a los pagos de dividendos por parte de la banca. Basándose en las propias declaraciones escritas de Andrea Enria, presidente del Consejo de Supervisión del BCE, donde se menciona la “naturaleza temporal y excepcional” de la recomendación de no repartir beneficios hasta pasado el 1 de enero de 2021, el consejero delegado de CaixaBank se ha aventurado a pronosticar que ve difícil una prórroga más allá de esa fecha. “Estamos guardando dinero para pagar un dividendo", previsiblemente a comienzos de 2021, porque "estimamos que el BCE lo permitirá a final de año”, y ha concretado que será en metálico, “el dividendo de verdad”, desmarcándose así del reciente ‘scrip dividend’ anunciado por el Santander.

Noticias relacionadas

contador