berkeleymineracb11
Berkelay.
0,25€
  • 0,01€
  • 2,07%

La minera Berkeley ha presentado esta semana un informe anual con 'claros y oscuros'. Por un lado, la compañía se ha mostrado optimista sobre la evolución del proceso para la puesta en marcha de su mina de uranio en Retortillo (Salamanca). Pero, por otro, el informe incluía unos resultados del año fiscal 2020 claramente malos (pérdidas de 42,8 millones de dólares australianos) y una serie de advertencias que, de materializarse, pondrían en serio peligro su tremendo rally bursátil del 200% en el año.

Berkeley obtuvo en agosto, en plena crisis del coronavirus, la licencia urbanística del Ayuntamiento de Retortillo, lo que evidencia que el proyecto avanza. La autorización para la construcción de la planta de concentración de uranio como instalación radiactiva (NSC II) es ahora la única aprobación pendiente. En julio, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) emitió un informe favorable a la solicitud presentada por la empresa para renovar la autorización previa de la mina. El siguiente paso es que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico apruebe esta autorización y fije su plazo de vigencia.

Aunque la propia empresa da a entender en el informe anual que espera una resolución favorable, advierte de que todo este proceso acarrea riesgos, burocráticos y de otro tipo, que podrían afectarle a medio plazo.

LOS RIESGOS

1. - Incertidumbre regulatoria y burocrática. Berkeley asume que sus actividades están sujetas a las regulaciones y aprobaciones del Gobierno. "Cualquier cambio adverso importante en las políticas gubernamentales o la legislación de España que afecte a las actividades de minería, procesamiento, desarrollo y exploración de minerales de uranio, leyes de impuesto sobre la renta, regulaciones de regalías, subsidios gubernamentales y asuntos ambientales puede afectar la viabilidad y rentabilidad de la mina de Retortillo", avisa. La empresa añade que es imposible asegurar que nuevas normas y reglamentos no sean promulgadas o que las normas y reglamentos existentes no se apliquen de una manera que pueda penalizar lo intereses del grupo.

2. Necesidades adicionales de capital. La emisión de pagarés convertibles, por valor de 65 millones de dólares, suscritos por el fondo soberano de Omán, la Oman Investment Authority (OIA), ha proporcionado a Berkeley el capital para completar las necesidades iniciales en la mina de Salamanca. Sin embargo, la empresa explica que, debido a la demora en la recepción de la autorización por parte del ministerio, ha estado financiando sus necesidades de explotación en curso, "lo que ha reducido la cantidad disponible para financiar la construcción completa". Esta situación, avisa, continuará mientras la autorización siga pendiente -en el informe no da una fecha prevista para conocer la resolución-. "Como resultado del retraso, la compañía espera que, tras la recepción de (la autorización del Gobierno), y con el fin de financiar plenamente la construcción completa de la mina de Salamanca en estado de producción estable, se requerirá la recaudación de fondos adicionales para cubrir los costes de capital del desarrollo de la mina y para financiar el capital de trabajo hasta que se logren flujos de caja positivos".

3. Fluctuaciones en los precios de las materias primas. Las subidas en el precio del uranio por los problemas de abastecimiento provocados por la crisis del Covid-19 han beneficiado a Berkeley en los últimos meses, pero la compañía reconoce que la volatilidad en los precios del uranio supone un riesgo. "La producción futura, si es que hay alguna, de la mina de Salamanca dependerá de que el precio del uranio sea adecuado para que estas propiedades sean económicas. La compañía no participa actualmente en ninguna operación de cobertura o de derivados para gestionar el riesgo del precio de las materias primas, pero a medida que avance el proyecto, esta política se revisará periódicamente".

4. Aumento de los costes. Como resultado de los gastos "sustanciales" que implican los proyectos de las minas, Berkeley advierte de que los desarrollos son propensos a sobrecostes materiales en comparación con el presupuesto. Los gastos de capital y el tiempo necesarios para desarrollar nuevas minas son considerables, y los cambios en el coste o en los programas de construcción pueden aumentar "considerablemente" tanto en tiempo como en capital necesarios para construir la mina, avisa.

5. Negativas condiciones financieras a nivel global. Las condiciones financieras mundiales pueden afectar desfavorablemente al crecimiento y la rentabilidad de la empresa. "Muchas industrias, incluida las de recursos minerales, se ven afectadas por estas condiciones de mercado. Algunos de los principales efectos de la actual agitación de los mercados financieros son la contracción de los mercados de crédito, que ha dado lugar a una ampliación del riesgo crediticio, las devaluaciones y la gran volatilidad de los mercados mundiales de valores, productos básicos, divisas y energía, así como la falta de liquidez del mercado. La desaceleración de los mercados financieros u otras condiciones económicas pueden afectar negativamente al crecimiento de la empresa y a su capacidad para financiar sus actividades", concluye Berkeley.

Noticias relacionadas

contador