Los acreedores de DIA critican la espantada de Santander en la negociación con Fridman

Los acreedores confían en que cierre llegue a un acuerdo con LetterOne para evitar la liquidación de DIA

Ainhoa Murga
Bolsamania | 18 may, 2019 06:00 - Actualizado: 09:23
ep dia supermercado
Dia, SupermercadoEUROPA PRESS - Archivo

Banco Santander es el único del grupo de acreedores sindicados de DIA que se resiste a pactar con LetterOne. El fondo de Mijaíl Fridman, que ha logrado el control de la compañía en la opa al hacerse con casi un 70% del capital, tiene como condición para inyectar capital en DIA cerrar un acuerdo con los acreedores de la deuda bancaria y, para sorpresa -y malestar- de los demás bancos, Santander sigue sin dar su brazo a torcer a dos días de la fecha límite.

Dia
0,532
  • -3,13%-0,02
  • Max: 0,56
  • Min: 0,53
  • Volume: -
  • MM 200 : 0,80
17:38 24/06/19

Este lunes, 20 de mayo, cumplen los dos meses contados desde la última junta de accionistas para que DIA ponga solución a su patrimonio neto negativo que, al cierre de marzo, asciende a casi 175 millones. Si no pone los medios para equilibrar sus cuentas y salir de la causa de disolución, tendrá que acogerse a la Ley Concursal y solicitar preconcurso o concurso voluntario de acreedores para blindar los bienes o derechos necesarios para que la empresa siga en marcha de las medidas que quisieran adoptar sus acreedores.

Entre las peticiones de LetterOne a la banca para pactar la deseada estructura de capital viable a largo plazo está que mantenga la deuda existente comprometida y restaure las líneas de confirming y factoring adicionales hasta marzo de 2023. Cuatro años sin vencimientos para poder desarrollar el plan estratégico con el que pretende que DIA recupere una posición de liderazgo en el mercado español. Además, a la vista del deterioro de la compañía en el primer trimestre del año, ha pedido liquidez extra, 380 millones frente a los 170 millones previos.

El acuerdo con los bancos es la condición que pone Fridman para proceder a ejecutar la ampliación de capital de 500 millones para que DIA pueda seguir en marcha. Con ese dinero y los alrededor de 100 millones que obtendrá de la venta de Clarel y Max Descuento, el principal accionista de DIA quiere revertir el patrimonio neto negativo, hacer frente a los 308 millones de los bonos de julio y ejecutar su hoja de ruta para DIA. Pero para Banco Santander las condiciones no son las adecuadas y los bonistas deben también asumir su parte de pérdidas.

Para el resto de bancos acreedores la postura de Santander es lógica, ellos tampoco quieren ser los únicos que asuman ese riesgo y que los bonos de julio se reembolsen, pero llegados a este punto lo sensato es llegar a un acuerdo para evitar entrar en concurso y, más adelante, pulir el acuerdo para que todos queden contentos. Pero el negociador de Santander ha sorprendido dejando las conversaciones y desmarcándose de la mayoría sin tener en cuenta que los demás ya habían firmado el principio de acuerdo.

El movimiento ha generado malestar entre los demás acreedores ya que creen que su postura les deja de nuevo expuestos a la incertidumbre de que DIA tenga que pedir el concurso voluntario, apuntan fuentes financieras. "Confiamos en que esto sea una forma de presionar a LetterOne y que finalmente acceda a firmar", apuntan ya que no creen que Santander quiera embarcarse en el proceso de liquidación de una empresa de más de 26.000 trabajadores en España ahora que tiene que afrontar un ERE en su propia casa.

Que DIA vaya a concurso de acreedores no es la mejor opción para los bancos. Fuentes del sector reconocen que, igual que se decidió salvar a compañías como Pescanova o Abengoa porque no había interés en participar en este tipo de negocios, su plan no es entrar a formar parte de una cadena de supermercados capitalizando la deuda.

NEGOCIACIONES 'IN EXTREMIS'

El fondo de Fridman y la docena de bancos acreedores de DIA -liderados por Banco Santander, Barclays, Caixabank y Societe Generale-, empezaron las negociaciones hace semanas, partiendo de las condiciones ya acordadas con el Consejo de DIA y de los requisitos que LetterOne exigía para poder implementar su plan de reconversión de la cadena de supermercados.

En las últimas semanas, la espantada de algunos de los acreedores como Barclays, Commerzbank o JPMorgan que han vendido con descuento su parte de deuda a 'hedge funds' ha fragmentado aun más la mesa de negociación, añadiendo una nueva complicación al diálogo. Este viernes ha sido una jornada clave en las negociaciones de LetterOne con Banco Santander. Se espera que ambas partes trabajen para lograr un acuerdo antes del lunes.

Consigue gratis el libro de 105 paginas "Lecciones de un trader de éxito"