Fridman, sobre la opa a DIA: no habrá mejora del precio y los accionistas se arriesgan al concurso

LetterOne pide a la banca más flexibilidad y 210 millones millones extra en una línea de liquidez

Ainhoa Murga
Bolsamania | 18 abr, 2019 06:00 - Actualizado: 09:38
ep dia supermercado
Dia, SupermercadoEUROPA PRESS - Archivo

Dia

0,649

15:47 21/05/19
1,28%
0,01

LetterOne saca la artillería para lograr su opa sobre DIA. El fondo de Mijaíl Fridman, que controla un 29% de la cadena de supermercados, ha extendido el plazo de aceptación de la opa al 30 de abril, ha convocado a los analistas y recuerda a los inversores que no va a mejorar la oferta y que, si se quedan, compartirán la incertidumbre y los riesgos en los que navega DIA. Y es rotundo: si la opa fracasa, el Consejo tendrá que evaluar medidas como pedir la quiebra o que los bancos capitalicen la deuda.

En las dos semanas que lleva la opa abierta a aceptación, sólo un 4,64% del capital al que va dirigida (el 70,1% de las acciones de DIA) han aceptado. Pero las transacciones en DIA no se han detenido. Varios fondos han aprovechado que la cotización se mantenía varios céntimos por debajo del precio de la opa para tomar o elevar sus posiciones.

Al cierre del miércoles, más de un 15% del capital estaba en manos de seis inversores según los registros de la CNMV. Desde el fondo francés Boussard & Gavaudan (1,046%) y su fundador, Emmanuel Boussard, con un 3,899%, hasta el heredero de Carrefour Gregoire Bontoux (3,26%), Credit Suisse (4,14%), o el 'hedge found' Melqart con un 1,148%. A ellos se suman los minoritarios de la Asociación de Accionistas Defensores de DIA, que acumularían alrededor de un 6% del capital y que ya han indicado que no acudirán a la opa.

LetterOne se da una semana extra para convencer a los inversores. Fridman no va a subir el precio de la opa, como han reiterado desde su brazo inversor L1 Retail, ya que considera que los 0,67 euros por título son más que razonables dada la situación en que está la compañía. La contraprestación es "justa desde un punto de vista financiero", apuntaron los expertos de Bank of America a los que consultó el Consejo de DIA y Barclays en su último informe sitúa en 0,67 euros su precio objetivo para la compañía tras recalcular su valor.

"En una situación donde el apalancamiento es alto se pueden generar importantes oscilaciones en la valoración en función de cambios bastante pequeños en la hipótesis", apuntan los analistas que consideran que sería "poco sincero" dar una valoración demasiado precisa. Sin embargo, ven "razonable" valorar en 0,67 euros por acción a DIA. "Existen escenarios plausibles en los que se puede realizar una valoración más alta, pero también existen para hacer lo contrario", concluyen los expertos.

Aunque el nivel de aceptación en este momento sea bajo, los analistas señalan que suele ser habitual y que el momento decisivo para la operación suelen ser los últimos dos días. Aun así, LetterOne se cura en salud y advierte ya a los accionistas de DIA de que si no venden ponen en riesgo el éxito de la opa y, con ello, el destino de la compañía.

"Si no se cumple el nivel mínimo de aceptación (un 35,5% del capital), el Consejo podrá verse obligado a adoptar medidas severas en relación con su situación financiera como la declaración de concurso o la capitalización de la deuda bancaria por parte de los bancos acreedores", señala el principal accionista de DIA. El plazo de dos meses para encontrar una forma de revertir la causa de disolución de DIA y evitar la quiebra comenzó a correr el 20 de marzo, tras la junta de accionistas. Además, en mayo vence el plazo de los créditos otorgados por los bancos en diciembre.

INCERTIDUMBRE PARA LOS QUE SE QUEDEN EN DIA

LetterOne se esmera en subrayar que no vender en la opa no garantiza a los accionistas un beneficio en el medio o largo plazo. Si la opa tiene éxito, como esperan con este llamado masivo a los accionistas, el precio de la acción no tiene porque subir más allá de los 0,67 euros que ahora ofrecen, sostiene el fondo, y aquellos accionistas que no hayan vendido enfrentarán los mismos desafíos que ellos ya que la compañía afronta todavía desafíos de liquidez y negocio que no auguran una buena temporada.

"La situación actual de DIA es muy complicada, con descensos en las ventas que se están acelerando en términos like-for-like. Sin una inyección de capital y un cambio en el gobierno y en el liderazgo para lograr una exigente transformación, liderada por LetterOne, la viabilidad del negocio está en duda", sostiene el fondo en un comunicado.

"LetterOne ha sido claro en que cree que la recuperación de DIA es un proyecto a largo plazo, cualquier esperanza de que registre mejoras rápidamente es muy optimista. Estos riesgos deberían ser considerados a la vez que la esperanza de lograr beneficios en los próximos años si se sigue invirtiendo junto a DIA", afirman los analistas de Barclays en su último informe sobre DIA.

DETERIORO DEL NEGOCIO

El primer trimestre "ha acelerado" la tendencia negativa del negocio de DIA, señalaba el Consejo en su informe sobre la opa. El equipo de Borja de la Cierva desvelaba entonces una caída de las ventas like-for-like en España del 4,4% y "un empeoramiento de la tendencia a medida que avanza el año", subraya el informe de Barclays. "Esperamos que este deterioro lo haya causado en parte la débil disponibilidad de producto por los temores de los proveedores ante la falta de liquidez de la compañía", apuntan los analistas que consideran que "la publicidad sobre la mala situación de DIA no ha ayudado a atraer clientes".

Este deterioro del negocio subraya "el riesgo significativo de la viabilidad del negocio para todos los stakeholders de DIA, incluidos los accionistas, si no hay acceso a más capital", insiste LetterOne.

En paralelo al avance de la opa, el fondo de Fridman ha continuado sus negociaciones con la banca acreedora de DIA para pactar una estructura de capital viable a largo plazo. La delicada situación de la compañía y sus dificultades de liquidez han llevado a LetterOne a solicitar "mayor flexibilidad a los bancos", lo que incluye un aumento de 380 millones de una nueva línea de financiación super senior, frente a los 170 millones previstos anteriormente.

La opa no está condicionada a que LetterOne cierre este acuerdo con la banca, pero sí es una línea roja marcada por el fondo de Fridman para inyectar más capital en DIA a través de la ampliación de capital de 500 millones que prevé destinar a su plan de transformación y al pago de los bonos que vencen en julio.

Además, recuerda LetterOne a los accionistas que pretendan quedarse en DIA esperando una revalorización, la ampliación producirá con un descuento sobre la cotización y aquellos que no participen verán su participación significativamente diluida. Por otra parte, LetterOne mantendrá suspendido el dividendo hasta que su plan de transformación empiece a dar frutos y, en cualquier caso, ya ha advertido que no se compromete a mantener la anterior política de retribución.

GKFX Te regala el libro sobre Técnicas de Trading de 162 páginas