ep camion electricofcc
Camión eléctrico de FCCFCC
135,40€
  • 3,80€
  • 2,89%

La crisis del coronavirus está golpeando sin distinción a todos los sectores. Pero dentro de la construcción hay compañías que están sufriendo menos que otras. Se trata de aquellas que tienen un negocio más diversificado y centrado en la prestación de servicios, como Acciona, FCC o Ferrovial.

La división de Infraestructuras de Acciona supuso solo el 31% de su resultado bruto de explotación (ebitda) de 2019, con 431 millones de euros. El peso de su cuenta de resultados recae en la energía, lo que le ha servido para calmar en apetito vendedor de sus inversores. Desde el pasado 24 de febrero, la primera jornada en la que el miedo al virus comenzó a notarse con fuerza en los mercados europeos, sus títulos han caído un 10%.

En FCC, la construcción representó el 9,8% de su ebitda durante el ejercicio pasado. Para equiparlo con Acciona, hay que añadir las áreas de Cemento y Concesiones, con lo que el porcentaje sobre el negocio total ascendería al 21,3%. El resto de la tarta se reparte en Medio Ambiente (48%), Agua (27,5%) y otros servicios (3,2%). Estas cifras muestran una estrategia de diversificación que le ha servido para mantener el tipo en bolsa, con una caída del 34% en las últimas cuatro semanas.

Ferrovial y OHL también tienen un negocio algo más diversificado, que les ha permitido paliar el golpe bursátil de las últimas semanas. Desde el 24 de febrero, las acciones de la primera se dejan un 36%, mientras que los títulos de la segunda retroceden un 42%.

ACS Y SACYR, LAS MÁS AFECTADAS

Puede parecer que un retroceso superior al 30% en bolsa es mucho. Y lo es. Pero no tanto si se compara con el desplome de más del 50% que están sufriendo ACS (-55%) y Sacyr (-56%). Como explica el analista de XTB, Joaquín Robles, "las constructoras menos diversificadas podrían sufrir más durante esta crisis".

Sacyr solo dedica el 16% de su ebitda a la prestación de servicios, mientras que en ACS esta cifra aumenta hasta el 34%. Se juegan la mayoría de sus cartas a las construcción y los inversores temen que las obras que están realizando por todo el mundo se vean obligadas a parar. Robles también apunta que sufrirán más aquellas empresas más expuestas a las regiones más afectadas por el virus, ya que la situación económica de dichos países "podría quedar comprometida para los próximos años".

Desde Banco Sabadel también advierten del problema que le supone a ACS la caída del tráfico en las autopistas. La constructora presidida por Florentino Pérez tiene el 49% de Abertis, que está sufriendo las restricciones de movimientos impuestas, sobre todo, por los gobiernos de España e Italia para intentar frenar la expansión del coronavirus. La entidad advierte de que una caída de hasta el 50% en el tráfico durante los dos próximos meses supondrá un gran impacto, aunque se prevén compensaciones para las concesionarias por parte del Estado.

Noticias relacionadas

contador