ep se alquila alquiler cartel arrendamiento
EUROPA PRESS

La 'burbuja del alquiler' parece no tener fin y el Banco de España ha decidido tomar 'cartas en el asunto'. Por un lado critica la "debilidad" de la oferta pública de viviendas de alquiler y la dificultad de determinados colectivos con menor renta para acceder a este mercado. A la vez que advierte de que los alquileres suben más en los barrios pobres que en los ricos.

De este modo, se rompe con uno de los tópicos del mercado del alquiler que se basa en que los precios suben más en los barrios más céntricos ya que tienen una oferta más reducida y una demanda muy pujante. Sin embargo, el estudio 'Evolución Reciente del Mercado del Alquiler de Vivienda en España, elaborado por el Banco de España, desmiente esta idea, y muestra la tendencia al alza en los distritos de rentas más bajas en ciudades como Madrid o Barcelona.

En el caso de Madrid, según los autores del informe, se observan “menores aumentos acumulados de precios de oferta del alquiler en municipios de renta elevada cercanos a Madrid y mayores crecimientos en municipios con menor renta o que se encuentran más alejados del centro de la ciudad.

De acuerdo con el Banco de España, aún hay una elevada incidencia del desempleo, escasa duración de los nuevos contratos o un aumento de la jornada reducida. Esta combinación dificulta a un porcentaje significativo de hogares, especialmente jóvenes, con niveles de renta y patrimonio reducidos el acceso a un préstamo para la adquisición de vivienda”.

PRECIOS AL ALZA EN ESPAÑA

Según el ‘Informe de precios en alquiler en España’ elaborado por Idealista, en términos anuales, el precio medio del alquiler en el conjunto de España repuntó un 5,8%, situándose el precio del suelo en 10,9 euros por metro cuadrado, muy cerca de su máximo histórico alcanzado en junio de 2019 cuando llegó a costar 11 euros.

Por comunidades autónomas, Navarra es la zona donde más se ha disparado el precio del alquiler, concretamente un 9,9% en lo que llevamos de año, elevando el precio a 8,2 euros por metro cuadrado. Le sigue Galicia con un avance del 8,9% hasta los 6,6 euros por metro cuadrado, y La Rioja, que ha aumentado su precio un 8,1% y el suelo cuesta 6,2 euros por metro cuadrado.

La Comunidad Valenciana y las Islas Canarias han registrado incrementos del 7,7% (7,5 euros por metro cuadrado) y 7,1% (10,2 euros), respectivamente.

En cuanto a los suelos por metro cuadrado más caros en el conjunto de España, la Comunidad de Madrid se sitúa a la cabeza con 14,7 euros, muy cerca de su máximo histórico registrado el pasado mes de mayo cuando el metro cuadrado se alquilaba a 14,8 euros. Otras zonas caras son Cataluña con 14,4 euros y Baleares con 13,5 euros.

Por el contrario, en lo que llevamos de año también se han producido algunos descensos en el precio del suelo. Es el caso de Ceuta, donde ha caído un 10,2%, hasta los 8,9 euros por metro cuadrado, o Baleares donde el suelo ha cedido un 1,2%, aunque sigue siendo de las zonas más caras para alquilar una vivienda.

'BOOM' HACIA LOS PUEBLOS

Al contrario de la tendencia habitual, el Banco de España ha detectado que las mayores alzas en el precio del alquiler se están produciendo en municipios alejados de la gran ciudad y con una renta menor. De este modo, en un análisis de la Comunidad de Madrid destaca sobre todo el marcado repunte en el precio del alquiler en Aranjuez donde ha subido un 48,5% en lo que llevamos de año, situando el precio en 7,2 euros por metro cuadrado. Seguido de Villaverde que ha aumentado un 20,5% hasta los 12 euros por metro cuadrado, Vicálvaro, con una subida del 12,4% hasta los 10,9 euros, o Pinto que ha elevado el precio del alquiler un 13,7% hasta situarse en los 9,4 euros por metro cuadrado.

Sin embargo, en la provincia de Madrid se han ajustado los precios del alquiler en algunas zonas como Alpedrete (-6,5%), Arroyomolinos (-3,9%), Rivas-Vaciamadrid (-3,6%) o Majadahonda (3%).

En Cataluña también se da este 'boom' hacia zonas más alejadas de la 'metrópoli'. En Barcelona ha aumentado el precio del alquiler un 4,7% hasta situarse en los 16,6 euros por metro cuadrado. Pues bien, hay que destacar la subida de precio del 19,4% hasta los 16,7 euros en Sant Adriá de Besós que registra así su máximo desde antes de la crisis. Lo mismo sucede en Sant Pere de Ribes donde el precio ha repuntado un 14,7% y fija su precio máximo en 10 euros.

SOBRECARGA FINANCIERA

El Banco de España también ha criticado la sobrecarga financiera a la que están sometidas la mayoría de los hogares, complicando la situación especialmente para los jóvenes y colectivos con menos rentas, empujados a alquilar por la incapacidad de sufragar una hipoteca por la precariedad laboral que padecen.

Lo más alarmante es que, debido al "estancamiento" de la renta disponible de algunos tipos de hogares y a la subida de los precios, el 24,7% de las familias que viven arrendadas dedican a pagar el alquiler más del 40% de sus ingresos, el umbral máximo aconsejado ya en el 2014, último año con datos disponibles.

La media de los países de la OCDE era de apenas el 13,1%. El porcentaje se elevaba al 63,9% en las familias con rentas más bajas, un nivel solo superado por Grecia y Reino Unido. Según datos del informe, en el conjunto de los hogares arrendados, lo más habitual era que dedicaran el 27,8% de sus ingresos al pago de la vivienda, cercano al nivel que marca la sobrecarga financiera (30%).

En cuanto a la tradición de arrendamiento en España, con solo un 22,9% de población viviendo de alquiler frente al 30,7% de media de la UE, el 48,6% de Alemania, el 35,6% de Francia o el 35% de Reino Unido.

La tendencia, sin embargo, ha ganado peso desde el estallido de la crisis económica, con un aumento de 3,6 puntos desde 2007, intensificada especialmente desde el inicio de la recuperación económica, en 2013. El colectivo más ligado al alquiler son las personas entre los 30 y 44 años, cuya tasa de arrendamiento ha pasado del 19,1% de 2010 al 29,9% de 2018, revela el Banco de España, que explica que los efectos de la crisis en el retraso de la emancipación y el envejecimiento de la población va ampliando el espectro de arrendatarios.

Noticias relacionadas