ep banderas comision europea en bruselas
AMIO CAJANDER/FLICKR - Archivo

La Comisión Europea cree que los proyectos de presupuesto para el próximo año de Francia e Italia podrían estar violando las reglas fiscales de la Unión Europea (UE), con lo que ha solicitado aclaraciones a través de cartas enviadas a los ministros de finanzas de los países. Este aviso viene después de que Bruselas haya reñido a España por el riesgo de "desviación" del déficit público.

Estas advertencias se suman a las emitidas por parte del Ejecutivo de la UE a Finlandia Portugal y Bélgica.

En cuanto a Italia, el movimiento de la UE es considerado como necesario, dados los planes de Roma de gastar más para impulsar el crecimiento. Algo que es poco probable que conduzca a una repetición del enfrentamiento del año pasado, cuando Bruselas obligó al antiguo gobierno euroescéptico de Italia a modificar su presupuesto para evitar sanciones después de un pelea prolongada que golpeó los mercados.

"El plan de Italia no cumple con el punto de referencia de reducción de déficit en 2020", dice la carta, fechada el 22 de octubre y firmada por los comisionados económicos Valdis Dombrovskis y Pierre Moscovici. En ella se añade que una evaluación preliminar del proyecto de presupuesto para 2020 mostró que no cumplía con las recomendaciones fiscales de la UE para reducir el gasto.

Moscovici cree que el presupuesto de Italia está lejos de ser visto como un problema importante

Aún así, Moscovici cree que el presupuesto de Italia está lejos de ser visto como un problema importante, a pesar de que puede requerir trabajo. Roma ahora tiene un gobierno favorable a la UE y la comisión actual también está a punto de finalizar su mandato de cinco años.

En concreto, Bruselas quiere que el ministro de finanzas de Italia, Roberto Gualtieri, explique por qué, según su proyecto de presupuesto, el saldo estructural del país, que excluye los ingresos y gastos únicos, empeoraría en un 0,1% de la producción en lugar de mejorar en un 0,6% según lo solicitado por la UE. Si finalmente Bruselas concede un margen de maniobra, como se espera ampliamente después de la solicitud de Roma, la flexibilidad podría permitir a Italia desviarse de los objetivos fiscales sin violar las reglas fiscales de la UE.

En lo que respecta a Francia, la UE también ha mandado la correspondiente carta en la que avisa de que el actual proyecto de presupuesto que París violaría las normas de la UE sobre el déficit público. Francia no prevé ninguna mejora estructural el próximo año en contra de las solicitudes de la UE de una mejora por valor del 0,6% del PIB.

Noticias relacionadas