ep melia ha anunciado la apertura de su decimotercer hotel en vietnam
MELIÁ HOTELS INTERNATIONAL - Archivo

Meliá registró pérdidas netas atribuidas de 595,9 millones de euros en 2020, frente a los beneficios de 112 millones de euros obtenidos un año antes, aunque sin incluir los deterioros, perdió 425,9 millones de euros. Unas cifras que confirman la gravedad del impacto de la pandemia del Covid-19 sobre las empresas turísticas, según ha comunicado este jueves la compañía hotelera, que ingresó 528,4 millones en este año, lo que representa un descenso del 70,7% frente al ejercicio anterior.

  • 6,60€
  • -0,18%

Como explican en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la tendencia positiva de 2019 se mantuvo durante los dos primeros meses del año, truncándose a partir de marzo ante la mayor crisis sanitaria, económica y social nunca vista en tiempos de paz. En conjunto, la ocupación media registrada en 2020 por la compañía fue del 34,9%, sobre un portfolio medio de hoteles abiertos en el ejercicio del 46%.

Sin embargo, Meliá asegura que la anticipación mostrada por el grupo y su eficaz gestión de contingencia han permitido mitigar los peores impactos de la crisis, al atenuar la caída del Ebitda, mediante un estricto control y reducción de los gastos de explotación, ahorro que alcanzó el 50,6% para todo el 2020. Adicionalmente, la compañía obtuvo un ahorro de 37 millones de euros entre condonación y aplazamientos en alquileres, gracias a la negociación con las propiedades.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) del año fue negativo por 151,5 millones de euros, frente a los 477,9 millones de euros de un año antes, mientras que el resultado operativo cayó hasta los 557,3 millones de euros negativos, en comparación con el beneficio de 222,8 millones de 2019.

En cuanto a la deuda, se incrementó en 2020 en 662,7 millones, hasta situarla en un total de 1.255 millones de euros. La compañía finaliza el año con una liquidez de 316 millones, incluyendo la tesorería y las líneas de crédito no dispuestas. En este sentido, Meliá señala que continúa explorando otras vías adicionales para obtener liquidez y, en su caso, reducir deuda, hasta que se logre la recuperación de los ingresos, como podría ser la venta de algunos activos.

Por áreas geográficas, dado el carácter global de la pandemia, la crisis ha impactado con dureza en la práctica totalidad de las áreas en las que Meliá se encuentra presente, con la excepción de China, donde una vez superadas las fuertes restricciones iniciales, la demanda interior ha permitido una recuperación de niveles de reservas prácticamente similares a los anteriores de la pandemia, que se mantendrán siempre que el Covid-19 continúe bajo control en dicho país.

2021

De cara a 2021, la compañía mantendrá activado su plan de contingencia durante el primer trimestre debido a la incertidumbre y las restricciones, confiando en una recuperación progresiva a partir del segundo trimestre gracias a los avances en la vacunación y el tratamiento de la enfermedad y a la mejora de la coordinación para la movilidad internacional.

Además, dada la gran demanda embalsada y los antecedentes de crisis anteriores como la del SARS en China en 2003, Meliá prevé que la demanda se recuperará con fuerza tan pronto como se normalice la situación sanitaria, primando el corto radio y el segmento vacacional, y continúa apostando por una estrategia de alta flexibilidad. • Desde la prudencia, el grupo ve con moderado optimismo el fuerte repunte de reservas a partir de mayo y junio, inducido, sobre todo en el segmento vacacional, por las mejoras en el control de la pandemia y la apertura de fronteras en el Reino Unido.

Para el vicepresidente ejecutivo y consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer, "seguimos sin tener una bola de cristal para predecir el momento exacto en que se reactivará la demanda turística, pero la respuesta del mercado en crisis pasadas y la reciente evolución en China, confirman nuestros datos sobre la fortaleza de la demanda actualmente latente. De este modo, confío en que lo peor puede haber ya pasado, y que podremos tener una positiva temporada de verano, siempre y cuando los programas de vacunación y tratamientos continúen ampliando su eficacia en el control de la pandemia. Mientras tanto, seguiremos trabajando en las líneas de digitalización, reorganización interna hacia un modelo más digital y eficiente, y en luchar por seguir asegurando la liquidez de la compañía".

contador