ep amp- 26m- la participacionlas elecciones municipalesaragondel 519 similarla2015
EUROPA PRESS

El resultado de las elecciones europeas será bueno para las bolsas del Viejo Continente y para el crecimiento económico de la zona euro, según valora Jörg de Vries-Hippen, director de inversiones de Allianz Global Investor.

Este experto destaca que el resultado peor de lo esperado de los movimientos populistas y euroescépticos proporcionará una plataforma para el crecimiento, ya que los principales partidos siguen teniendo la mayoría de los escaños. "Esto debería significar que la UE tiene una plataforma más sólida para ofrecer un entorno propicio para el crecimiento", opina Vries-Hippen.

Aunque reconoce que la incertidumbre política no ha desaparecido, sobre todo porque 2019 es un año en el que se producirán muchas elecciones nacionales, la formulación de políticas de la UE "no enfrenta los obstáculos que una insurgencia populista más grande hubiera creado".

Después de seis años de crecimiento continuo, la economía de la eurozona se ha movido a una marcha más baja debido a una demanda externa más suave y algunos factores específicos de los países y los diferentes sectores, como las interrupciones en la industria automovilística alemana, las protestas en Francia y las crecientes incertidumbres políticas en Italia.

Si bien el crecimiento del PIB dependerá casi por completo de la demanda interna, "el contexto fundamental para el consumo privado y la inversión (dinámicas favorables del mercado laboral y condiciones de financiación) sigue siendo sólido por el momento".

"A medio plazo", concluye Vries-Hippen, "el rechazo del euroescepticismo populista también debería reflejarse en los mercados de valores, ya que una mayor estabilidad política proporciona el optimismo que las empresas necesitan para invertir".

MAYORÍA PROEUROPEA

Por su parte, los expertos de Finanzas Públicas de Scope Ratings comentan que los partidos proeuropeos mantienen una mayoría parlamentaria con capacidad de gobierno, aunque más fragmentada, capaz de impulsar la agenda de integración de la UE, como se esperaba.

Incluso excluyendo los 13 escaños del partido húngaro Fidesz, son posibles dos mayorías pro-europeas, lo que debería facilitar el equilibrio adecuado entre la defensa de los valores europeos fundamentales y el mantenimiento de un debate político pluralista.

Mientras que los partidos de derecha y euroescépticos obtuvieron un total de 171 escaños, especialmente debido a los buenos resultados logrados en Francia, Italia y el Reino Unido, "su capacidad para influir en la política se sentirá aún más en sus respectivos países que a nivel europeo", concluyen.

Noticias relacionadas