Si el petróleo rompe los 80 dólares, provocará un shock mundial inflacionario

La prima de riesgo del 'oro negro' resucita tras los ataques a Arabia Saudí

César Vidal
Bolsamania | 21 sep, 2019 06:00 - Actualizado: 15:28
iran, petroleo

El petróleo ha recuperado su protagonismo como fuente de incertidumbre para los mercados. Los ataques con drones realizados contra las principales instalaciones petrolíferas de Arabia Saudí, que han recortado a la mitad la producción del principal exportador mundial de crudo, han 'resucitado' la prima de riesgo del 'oro negro', que según los últimos cálculos puede oscilar entre 5 y 10 dólares por barril.

Y aunque todavía es pronto para saber si esta 'prima de riesgo' del crudo ha vuelto para quedarse de manera indefinida, los expertos ya están realizando análisis para calibrar su posible impacto. Desde el banco suizo Julius Baer, destacan que el precio del oro ha repuntado con fuerza en paralelo al petróleo.

“El oro es una cobertura contra la incertidumbre inflacionista, que ha aumentado como resultado de los ataques. Y los riesgos geopolíticos también se han elevado a medida que podrían producirse más ataques”, añaden estos analistas.

“Sin embargo”, remarcan, “para tener un impacto duradero en el oro, se necesitarían precios del petróleo mucho más altos, es decir, muy por encima de los 80 dólares por barril, para desencadenar un gran choque inflacionario, golpear la economía y desacelerar el crecimiento global”.

No obstante, estos expertos mantienen su visión alcista sobre el oro “independientemente de los ataques” a Arabia Saudí, debido a un “entorno de crecimiento mundial aún inestable y al riesgo relativamente grande de otra escalada de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China”.

Por su parte, Greg Sharenow, gestor de activos en Pimco, comenta que si bien el impacto final dependerá de una combinación de la magnitud del daño, la respuesta de EEUU y Arabia Saudí, y si se producen más ataques, “la disminución actual de la producción exacerbará el endurecimiento del mercado petrolero que ya estaba en marcha y agregará una prima de riesgo geopolítica más duradera a los precios del petróleo”.

Desde el banco francés Société Générale (SocGen), contemplan que habrá “más interrupciones” en el suministro de crudo y se preguntan qué pasará si el precio del 'oro negro' repunta de manera significativa hasta la horquilla de 80-100 dólares. Según sus cálculos, un petróleo a 100 dólares recortaría el crecimiento del PIB mundial en un 0,6%, lo que provocaría una huída de los inversores de las bolsas hacia el mercado de bonos.

Para SocGen, el hecho de que Arabia Saudí haya asegurado que restaurará la producción al 100% a finales de septiembre son “un intento de limitar la subida de los precios y también de reducir los temores sobre la credibilidad del país como una fuente fiable de suministro”.

En este escenario, esperan “considerables picos de volatilidad” durante el cuarto trimestre hasta que haya más claridad sobre el suministro, por lo que han elevado “de manera moderada” su previsión para el precio del barril Brent hasta 70 dólares en los últimos meses de 2019.

No obstante, tras los ataques, reconocen que hay “riesgos alcistas” para esa previsión y que “ciertamente la dinámica de los precios puede cambiar”. En el actual escenario, contemplan que Irán seguirá realizando acciones de presión, como “ataques a petroleros no americanos”. Esto puede provocar una escalada precaria del conflicto que no llegue a una guerra, pero que eleve 10 dólares el precio del barril de crudo. Los cálculos de SocGen implican que una subida de este calibre recortaría el crecimiento del PIB mundial en un 0,1%.

En su opinión, una subida del petróleo hasta 100 dólaressituaría a la zona euro cerca de la recesión”, lo que obligaría a los estados europeos a aplicar estímulos fiscales para impulsar el crecimiento. En relación a la inflación, estiman que cada subida del 10% en el barril Brent aumenta la inflación en 25 puntos básicos después de seis o nueve meses.

Además, hay efectos indirectos sobre los costes de producción que elevarían la inflación subyacente. También sobre los salarios y las expectativas de inflación, donde se produciría “el mayor impacto sobre el IPC subyacente”.

En cualquier caso, como concluyen los expertos de Citi, "los recientes desarrollos del mercado petrolero probablemente ejerzan una mayor presión al alza sobre las expectativas de inflación”. Su previsión es que el precio del crudo aumente "10 dólares por barril", aunque la clave será comprobar si esta subida es temporal o sostenida. Esa es la clave para las próximas semanas y meses.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión