• Continúa con su plan de derogar la reforma laboral de Rajoy y de Zapatero
ep el secretario general de podemos pablo iglesias

Unidas Podemos ha presentado este domingo su programa electoral y, para sorpresa de todos, propone para las generales de noviembre el mismo programa que presentó el pasado 28 de abril. Su líder, Pablo Iglesias, ha insistido en que harán hincapié en medidas frente a una posible recesión económica, como crear un nuevo impuesto para las grandes fortunas con el objetivo de recaudar hasta un 1% del PIB de patrimonios superiores al millón de euros.

Los dirigentes de Podemos han presentado este domingo estas medidas en un gran acto electoral en Madrid, que ha contado con la participación del secretario general, Pablo Iglesias, la 'número dos', Irene Montero, la portavoz parlamentaria Ione Belarra y el secretario de Acción de Gobierno, Pablo Echenique.

El documento, que quiere hacer frente a una nueva crisis económica "con garantías", incluyen también un impuesto sobre los beneficios de las grandes empresas por contaminar, el impuesto a la banca que aumente 10 puntos el tipo impositivo de las entidades financieras o eliminar privilegios fiscales de grandes corporaciones con un tipo mínimo efectivo del 15%.

En el documento resumen de las medidas más relevantes, al que ha tenido acceso Europa Press, el partido liderado por Pablo Iglesias pretende rehabilitar al menos 500.000 viviendas al año para que afronten la transición energética, y fuentes apuntan que podrían llegar hasta el millón de viviendas al año.

Además, al igual que en abril, desde Podemos prevén derogar tanto la reforma laboral de José Luis Rodríguez Zapatero de 2010, como la de Mariano Rajoy de 2012. Quieren un ingreso básico garantizado de al menos 600 euros al mes, alcanzar en la legislatura un salario mínimo interprofesional de 1.200 euros y que la jornada laboral sea de 34 horas semanales.

CATALUÑA YA NO SERÁ UNA LÍNEA ROJA

Por otro lado, desde la dirección del partido han asegurado que su posición respecto a Cataluña no ha cambiado y apuestan por la celebración de un referéndum para desatascar la situación, sin embargo, no será una línea roja en las negociaciones que se celebren después del 10-N, según ha publicado Efe.

El documento que presentó Unidas Podemos para las elecciones del 28-A recogía la idea de que "la gestión viable del conflicto en Cataluña pasa por construir un proceso de reconciliación que permita el diálogo y llegar a acuerdos. Apostamos por un referéndum pactado en el que Podemos defenderá un nuevo encaje para Cataluña en España".

De hecho, para el partido de Pablo Iglesias, la celebración de este referéndum no será una exigencia inamovible si toca negociar la investidura o la gobernabilidad tras las elecciones de noviembre.

Noticias relacionadas