OPINIÓN | Ciudadanos debe rectificar por el bien de la economía española

La fuga de talento amenaza con convertir al partido en irrelevante

  • Sus votantes entenderían un apoyo a Sánchez para que no quede en manos de Podemos, ERC y Bildu
Eduardo Segovia
Bolsamania | 25 jun, 2019 06:00 - Actualizado: 09:27
ep audienciareyalbert rivera de ciudadanos-partidola ciudadania cs
Albert RiveraRicardo Rubio - Europa Press

Ciudadanos vive su peor momento desde que saltó a la política nacional en medio de una fuga de talento (Manuel Valls, Toni Roldán...) y las críticas generalizadas por pactar con Vox y por dar el poder en ciudades y autonomías al PP sin recibir nada a cambio. Más allá de sus problemas internos, Albert Rivera debe replantearse el postulado que está en el origen de esta crisis -negarse a pactar con el PSOE- por el bien de nuestra economía: para evitar un Gobierno en manos de Podemos y de los independentistas que nos lleve a una nueva crisis.

Cuando Sánchez convocó las elecciones forzado por la negativa de los independentistas a aprobarle los Presupuestos, en Bolsamanía lo avisamos: Ciudadanos tenía la clave del nuevo Gobierno. Aunque faltaban meses para conocer el resultado, todas las encuestas apuntaban a que debía elegir entre pactar con el PSOE o hacerlo con el PP y Vox. Así ha sido en las autonómicas y municipales, pero las generales dejaron como única opción viable la del apoyo a Pedro Sánchez. Sin ese apoyo, se repetirá el Ejecutivo que salió de la moción de censura, con los apoyos de Unidas Podemos, ERC y Bildu.

El problema es que Rivera es preso de su promesa de que no iba a pactar con el PSOE mientras Sánchez estuviera al frente. Ahí está el pecado original de toda esta crisis: el líder naranja se ha enrocado en esa posición y eso le fuerza a hacer todo lo que está haciendo, es decir, regalar Gobiernos al PP y pactar con Vox donde es necesario. Lo cual refuerza el giro a la derecha que se plasmó muy gráficamente en la famosa foto de Colón.

Fuentes de Ciudadanos explican que Rivera lanzó ese órdago porque pensaba que alejarse de Sánchez -y de sus guiños a los nacionalistas- le iba a dar más votos. Quizá haya sido así, pero en mucha menor medida de la que esperaba el líder; no olvidemos que Ciudadanos lideraba las encuestas antes de la moción de censura. Después de esos discretos resultados, ¿merece la pena el 'sostenella y no enmendalla' actual?

LOS VOTANTES ENTENDERÍAN LA RECTIFICACIÓN

Pues no lo parece, la verdad. El sapo de pactar con Vox, las críticas de sus socios europeos, la huída de cuadros importantes y el escaso rédito que está sacando a su apoyo al PP (el ejemplo de Burgos es palmario) son un precio altísimo por no rectificar. Si sigue por esta cuesta abajo, se arriesga a acabar siendo un partido irrelevante, como le sucederá a Podemos si no es necesario para la formación del Gobierno.

Cuando, además, esa rectificación sería bien aceptada por la mayoría de los votantes de Ciudadanos si se presenta como una decisión "de Estado" para evitar que el Gobierno vuelva a caer en manos del populismo de izquierda y de los independentistas. Y si, a cambio, impone a Sánchez unas duras exigencias en economía y en la cuestión territorial.

Desde el entorno de Rivera sostienen que es el PSOE el que debería hacer un gesto y que ellos sí apoyarían a un candidato que no fuera Sánchez. Pero eso es inviable con la victoria electoral y conociendo al personaje, que se aliará con quien haga falta con tal de seguir en Moncloa. Por tanto, la única alternativa es que Ciudadanos rectifique.

Para la economía y los mercados, que es lo que nos interesa aquí, es mucho mejor un Gobierno PSOE-Ciudadanos que otro del PSOE respaldado por Podemos, ERC y Bildu. Dejando aparte las cesiones a los independentistas, ya sabemos lo que traería eso: más gasto público, más déficit, más impuestos, más restricciones a la libertad y al mercado, y, con todo ello, el riesgo de que la desaceleración actual se agrave y se convierta en recesión. Evitarlo está en manos de Rivera.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión