Trump usa el impuesto digital francés para ganarse a Europa: "Divide y vencerás"

El presidente de Estados Unidos aislará a París para debilitar al Viejo Continente

Sergio García
Bolsamania | 12 jul, 2019 06:00
ep trump receives briefing on drug trafficking on the southern border
Trump.Polaris

Trump ya tiene excusa gracias a Francia. El presidente de Estados Unidos tiene en el impuesto digital el arma ideal para dividir a Europa y ganarle 'su' guerra arancelaria. El conflicto tarifario, tras tomar el sector del automóvil, ahora se desplaza hacia la industria tecnológica.

París impondrá un impuesto del 3% a las empresas de este sector que ingresen, al menos, 750 millones de euros en todo el mundo. Las principales afectadas son claramente Alphabet, matriz de Google, Apple y Facebook, entre otras.

Ahora Trump solo tiene que esperar. Países tan relevantes dentro del engranaje mundial como Alemania ya han dado un paso atrás y no impondrán impuestos a las tecnológicas, sin duda, temiendo precisamente la represalia estadounidense. Otros países como Irlanda, cuyo ecosistema de impuestos bajos es el paraíso para los colosos tecnológicos, también se niegan a seguir los pasos de Macron.

La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, defendió el pasado mes de abril la necesidad de un impuesto digital en el Viejo Continente. "Europa debe dar un paso adelante", afirmó por aquel entonces, haciendo un llamamiento para que "cada Estado miembro que quiera hacer algo, lo haga ahora".

Pese a esto, la respuesta entre los países europeos ha sido tibia y los expertos opinan que Trump no va a ceder en su guerra comercial con Europa porque está convencido de que tiene menos que perder. Lionel Laurent, columnista de 'Bloomberg', sostiene que "Trump es el gran examen de la unidad de Europa y está por ver si logra aprobar".

FRANCIA RECAUDARÁ 1.000 MILLONES EN DOS AÑOS

Francia hará caja mientras tanto. El senado francés espera recaudar 400 millones de euros en lo que resta de 2019 y otros 650 millones de euros en 2020. Unas cifras que contrastan con las actuales, teniendo en cuenta que este tipo de empresas apena tiene impuestos en países como el de Macron. EEUU no se quedará de brazos cruzados y el representante estadounidense de comercio, Robert Lighthizer, ya ha calificado el impuesto digital de "injusto para las compañías americanas".

Acto seguido, el departamento de Lighthizer procederá a investigar este impuesto bajo la Sección 301 del GATT 1974, una especie de tratado comercial que permite al Ejecutivo estadounidense negociar acuerdos comerciales con autorización temporal del Congreso. Este acuerdo se basa en "el principio incondicional de la nación más favorecida".

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión