La gran pregunta: ¿Estamos al final o esto es solo el principio de la guerra comercial?

El mercado empieza a asumir, cada vez más, que el conflicto tardará en solucionarse

Nieves Amigo
Bolsamania | 22 may, 2019 06:00 - Actualizado: 09:33
trump china eeuu portada buena
Xi Jinping y Donald Trump.

Dicen los expertos que la pregunta del millón ahora es si estamos al final de la guerra comercial entre China y Estados Unidos o sólo al comienzo del conflicto. La cuestión no es baladí porque, si esto es sólo el principio, entonces el mercado deberá acostumbrarse a convivir con este 'nuevo normal' y tendrá que prepararse para afrontar unas consecuencias que se aventuran más catastróficas cuanto más se extienda el conflicto.

Hace varias semanas, la mayoría creía que la guerra comercial estaba finiquitada. Todo hacía prever que el acuerdo era inminente y algunos analistas, como los de Danske Bank, apostaban reiteradamente por un pacto a corto plazo. Sin embargo, después de que Donald Trump 'rompiera la baraja' y anunciara un aumento de los aranceles a China, todo cambió. Ahora, con Huawei como invitado especial al combate, éste ha alcanzado un punto álgido.

La cuestión, llegados a esta situación, es si las cotas de tensión han tocado techo y desde aquí sólo queda mejorar, o si el contexto se mantendrá así de enrarecido e incluso irá a peor y, sobre todo, durante cuánto tiempo.

Los expertos de Rentamarkets advertían hace una semana de que "la pugna entre ambas potencias durará décadas" y avisaban además de que la rivalidad irá en aumento. "La capacidad ociosa que podría crear una menor demanda china volvería a reactivar las peligrosas dinámicas deflacionistas de las que llevamos más de diez años intentando escapar. Economías como la alemana ya están sufriendo por estos motivos", indicaban.

UN DAÑO "MUNDIAL"

Los expertos insisten en el daño global que esta crisis está provocando y puede provocar. Desde Divacons Alphavalue apuntan a una escalada de medidas y contramedidas entre China y EEUU tras los últimos acontecimientos e insisten en esta idea: "No sólo dañaría a los intereses de chinos y norteamericanos, sino al comercio mundial".

'Finalmente Times' publicaba este martes que el presidente de China, Xi Jinping, está preparando al país para una larga guerra comercial, mientras que CNBC ha informado de que China no tiene prisa por retomar las conversaciones comerciales. De momento, EEUU ha reculado y ha dado a Huawei una tregua de 90 días para que compre productos de fabricación estadounidense para mantener las redes existentes y actualizar sus 'smartphones'. En la práctica, esta tregua a Huawei, que finaliza el 19 de agosto, es una tregua en la guerra comercial que abre una nueva ventana a un posible acuerdo.

LA GUERRA COMERCIAL COMO ARMA ELECTORAL

UBS intenta mantener el optimismo y da un 50% de posibilidades a su escenario base: un acuerdo entre China y Estados Unidos dentro de seis meses, es decir, a finales de año.

"Consciente de los riesgos políticos de llegar a un mal acuerdo, Trump puede que finalmente prefiera hacer campaña con los aranceles sobre China incluso en el marco de una economía estadounidense más débil", avisa UBS

Eso sí, estos expertos advierten de que el camino hasta ese pacto "será complicado" y precisan que la evolución de los mercados financieros y los cambios en las perspectivas económicas podrían afectar el calendario y el ritmo de negociaciones. "Una corrección significativa del mercado de entre el 15%-20% o un debilitamiento de los datos económicos podría forzar a una de las dos partes a ofrecer mayores concesiones", indican desde el banco suizo.

Sin embargo, UBS no descarta que la situación se alargue aún más, especialmente teniendo en cuenta el calendario electoral en Estados Unidos, con las elecciones presidenciales en noviembre del año que viene. "Consciente de los riesgos políticos de llegar a un mal acuerdo, Trump puede que finalmente prefiera hacer campaña con los aranceles sobre China incluso en el marco de una economía estadounidense más débil", prevé.

En última instancia, desde el banco consideran que un acuerdo no eliminaría completamente las tensiones entre las dos potencias. "Las recientes acciones contra Huawei confirman nuestra opinión de que la relación entre Washington y Pekín se mantendrá tensa. El litigio va más allá de lo comercial y se extiende a ámbitos como la tecnología, la seguridad y la política exterior. La creciente rivalidad entre las dos mayores potencias económicas del mundo se mantendrá a fuego lento en un segundo plano, con repercusiones en los negocios y las inversiones", concluye UBS.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión